The Adversiter Chronicle

martes, 21 de enero de 2020

"El sermón de la pradera", por el padre I. N. Mundicia


Una sección del padre I. N. Mundicia en exclusiva para The Adversiter Chronicle

El pin parental es necesario

De nuevo, queridos feligreses, la esencia de nuestra tradición educativa basada en los valores morales y éticos que han de inculcarse en las descerebradas mentes infantiles desde que dan sus primeros pasos en las aulas, se ve agredida por el ateísmo impío de las autoridades gubernativas que no sólo pretenden la perdida de la tradición educativa si no que además se arrogan la potestad de tener la última palabra en materia educativa sin contar con la autoridad paterna, que la materna suele ser casquivana y precisa del conjunto del santo matrimonio para que la autoridad, sin ser autoritaria, sí que beba las esencias del autoritarismo educativo...

¡A ojos de Dios, educar a la infancia en valores ateos y protestantes heréticos prescindiendo de la tradición educativa es condenar sus almas a ser seres ateos que prefieren vivir la alegría consumista sin preocuparse de la Iglesia y sus valores inculcados a través de los siglos por los siglos amén! ¡Tan descerebrados sois que no queréis ver lo que ocurre en la escuela con vuestros hijos! ¡Acaso pensáis que cuando estéis en la vejez van a cuidaros! ¡Sois un atajo de ciegos! ¡Una cosa es explicar que son los genitales y otras manuales de retozar cual íncubos y súcubos sin distinguir churras de merinas y todos refocilando en alegre y pecaminoso fornicio con la bendición de las autoridades gubernativas que vosotros, rebaño de acémilas descreídas, eleváis con vuestros votos a los altares del poder!

A veces me gusta ilustraros con pasajes de la vida de Cristo, su periplo vital siempre nos ilustra ante problemas de esta índole. Jesús era hijo putativo de carpintero, profesión ponderada y respetada por los romanos y las autoridades, tanto judías como romanas. Pues bien, mira que los romanos eran fornicadores y lujuriosos de todo tipo de depravaciones fornicadoras, sin embargo a la hora de educar no faltaba el latín ni el látigo. Ahora, apenas se usa el latín y es delito usar el látigo. Jesús, que no hay lugar a la duda de que podía intervenir como Dios, jamás de los jamases se le ocurrió poner en duda el criterio educativo tanto de las autoridades gubernativas romanas como judías, y si hubiera querido podría haber intervenido. Pero no, Dios dejó que su Hijo, que era Él, siguiera el recorrido escolar que se llevaba en aquellos paganos tiempos...

¡Estáis dispuestos a que metan a vuestros hijos e hijas en centros donde a escondidas de los ojos del mundo, que nunca de Dios, nunca, donde serán expuestos a todo tipo de aberraciones sexuales; que aprenden materias escolares en las aulas, sí,  pero que al caer la noche se convierten en Sodoma y Gomorra! ¡Que cuando sean adultos serán tarados pervertidos, maltratadores y violadores de otros niños y niñas! ¡Acaso esperáis que el Señor permanezca impasible, lo esperáis! ¡Pues cuando la ira de Dios descargue sobre vuestras cabezas no vengáis a implorar su perdón! ¡Educar en los valores tradicionales bajo la tutela de la Iglesia y dar la espalda y quitar los votos a quienes promueven, bajo altos valores morales y éticos, lo que es lujuria, depravación y desenfreno, algo que nunca hallaréis en las aulas que son como Dios manda y la autoridad gubernativa debería amparar y proteger!
AMËN

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 






 
theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                  







No hay comentarios:

Publicar un comentario