The Adversiter Chronicle

sábado, 24 de octubre de 2020

"Días de vinilo y cassetes", suplemento musical cutre

Una sección de El Bis en exclusiva para The Adversiter Chronicle

LOS ROCKEROS VAN AL INFIERNO (1980)

El rock duro siempre ha sido un estilo y una tribu urbana dificil de digerir para algunos tímpanos. Estética, pintas y trazas de la tribu heavy provocaban, ya no tanto, reacciones de repulsa y encanto en la adolescencia que veía una salida musical que brindaba además un estilo de vestir y una filosofía de vida. Pero dejando tópicos aparte, el rock duro hispano ha dado bandas míticas a la altura de las anglosajonas. Igual que una balada de Scorpions toca la fibra sensible seas de la tribu que seas, las bandas hispanas supieron dar grandes letras que, pasado el tiempo, siguen tan frescas y vigentes como el primer día...

Estamos en 1980 y de la escisión del otra banda mítica como Coz, surge una banda con
nombre ya rompedor como es Barón Rojo, dicen y cuentan que como homenaje al legendario as alemán de la aviación en la la I Guerra Mundial. Estética heavy y producciones como mandan los cánones, pero con letras que son una historia, que dicen algo y no se limitan a berridos con acordes sinfónicos de guitarra eléctrica, que logran una comunión casi espiritual y que se graban a fuego, que no importa la edad o el tiempo que haya pasado desde que la escuchaste por primera vez. Y es que las bandas hispanas como Barón Rojo han logrado trascender de su tribu, puede que tu rollo musical sea opuesto, pero en el momento adecuado si escuchas una de sus canciones puede que sin darte cuenta estés canturreando el estribillo y meneando el cuerpo.

Barón Rojo siempre se ha distinguido por sus letras donde ocurre lo dicho antes, no te acuerdas nunca de ellas pero es escucharlas y sentirte parte. Esta canción es casi un credo, no importa el tiempo transcurrido porque habla de rebeldía y de juventud eterna del alma. La banda son auténticos jornaleros de la música que lograron ya éxito y popularidad desde su primer disco y que han paseado palmito por giras en el continente europeo y americano. Toda una referencia de banda de rock duro hispano y parte del manojo de grupos que pusieron el orbe hispano a la par del anglosajón sin falta de cantar en inglés como ocurrió con bandas de otros países. Escucharla hoy sigue siendo una gozada y si no se conoce es toda una experiencia de los sentidos, porque la música, fuera el consumismo de parafernalia estética, debe tocar el alma y provocar sensaciones. Es además ideal para poner en sitios acostumbrados al chunga-chunga actual de letras iguales y sonidos programados con distorsiones de estudio que convierten mugidos de búfalo en voces y a sus dueños en cantantes...
Eso sí, acabaréis a hostias como mandan los cánones.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es 

                                                         

viernes, 23 de octubre de 2020

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre

Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle


A LA CAZA (1980)
(Cruising)

Hay todo un subgénero dentro del cine policiaco que no es otro que el de los topos o infiltrados, agentes honestos de policía que aspiran a tener un sitio como inspectores de paisano, alejarse de las patrullas a pie y de la inmundicia de las calles para pasar a resolver asesinatos. Y si hay un actor representante del subgénero, sin duda Al Pacino es el referente, todos recuerdan Sérpico pero también la propuesta de hoy, producción de 1980 pero con la textura, el color y la sordidez de las pelis de los 70´s. Es además un fresco, una cápsula del tiempo donde vemos de fondo desfilar las calles y la sociedad de la década ya pasada en la fecha de su estreno...

Es una película que fue no muy bien tratada por la crítica y quienes la vieron en su estreno,
o en vídeo posteriormente, la recuerdan con cierta aspereza aunque vista hoy en día se aprecia una película que trata de la sordidez del ser humano. Al Pacino interpreta a un joven agente de policía que aspira en secreto a lograr la placa dorada de inspector. Llamado por su superior, un decente policía que sabe que está rodeado de mierda con agentes de patrulla que extorsionan a maricas para que se la chupen en el coche patrulla. Porque estamos en 1980 pero la sociedad no aceptaba la homosexualidad y los jefes de policía no dan crédito a testimonios de maricas, se les interroga sin piedad en busca de la verdad, se les llama casi a escondidas para que den chivatazos, pero son considerados como enfermos que cometen actos atroces y depravados sin saber cómo ni porqué, porque son maricas, se les tolera en sus barrios, en sus bares de ambiente, pero son ciudadanos de segunda a ojos de la Ley.

El joven agente convertido en topo debe infiltrarse en el ambiente de los homosexuales a los que les va el rollo sado y masoquista, de chupas de cuero, látigos y gorras de policía. Se han cometido una serie de asesinatos y aparición de cuerpos desmembrados flotando en el río, pero el superior y reclutador de Al Pacino está convencido con olfato de sabueso de que todos los crímenes están relacionados, que puede que sean maricas las víctimas, pero hay un asesino suelto en la ciudad y tanto su puesto como el de su mentor político dentro del cuerpo dependen, antes de las elecciones, de que Al Pacino logré dar caza al asesino de maricas...

La película es desde el principio sin concesiones, el ambiente sado-maso se muestra como
bacanales romanas, puños con vaselina, mamadas y pezones pellizcados, para el joven detective supone un mundo nuevo pero durante el día descubre que los homosexuales tienen vida propia como él, con sueños de futuro, parejas sentimentales que no les comprenden, pero al llegar la noche, cuando debe infiltrarse, poco a poco le cambia, le supera y sin embargo algo le atrae, no puede evitar su instinto de policía aunque por el camino se quede su relación de pareja. Un gran Al Pacino que logra una interpretación solvente, su rostro ligeramente maquillado, sus contoneos con el pañuelo rojo en el bolsillo trasero, su iniciación cuando no puede evitar por más tiempo que alguien le saque a bailar, pero a cada nuevo día, algo de él se rompe.

Firme pulso de dirección de Willian Friedkin así como de Paul Sorbino cuyo rostro al final nos llena de su congoja e incertidumbre cuando, detenido el psicópata, aparece otro marica brutalmente asesinado. Película sin el glamour de otras posteriores dentro del subgénero donde Al Pacino no recuerda para nada a Sérpico salvo en cierto idealismo común a todos los dispuestos a ser topo. También una óptica de cómo se veía la homosexualidad, el confortable escenario de la ciudad de Nueva York y un reparto solvente a su vez. Carece de acción trepidante y tiroteos, peleas o mamporros. Hay planos, escenas, diálogos que logran condensar una infinidad de matices que no se supieron apreciar ni valorar en su estreno. Por supuesto es imprescindible si os gusta Al Pacino como actor que ya mostraba entonces todos los valores interpretativos que le han hecho, además de estrella de Hollywood, un actor que nunca defrauda, que puede que alguna película no nos haya gustado, pero no por él que una vez más lograr dar a una película un toque de excelencia que la convierte en una pequeña joyita a descubrir.

Ideal para la juventud del siglo XXI y que sepan que la libertad que ahora se disfruta en la sexualidad es un bien y un logro que deben mantener pero también recordar cuando eran ciudadanos de tercera y condenados y condenadas quienes eran no heteros a las catacumbas de la nocturnidad y la clandestinidad...
Ideal para ver ahora que hasta el Papa reconoce el derecho a las uniones de parejas homosexuales y que, aunque ahora vivimos tiempos de incertidumbre y turbulencias, hemos avanzado y mejorado desde 1980.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es

miércoles, 21 de octubre de 2020

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre

Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle

SOLo
(O cómo ser Gianmarco Onestini sin parecer Rodolfo Langostini)

Sigue adelante este híbrido de telerrealidad, donde hay que pagar para poder fisgar, con la salida de un Maestro Joao que ha cumplido con creces lo que se esperaba de él, que no es otra cosa que su predisposición para apuntarse a un bombardeo, hacer cuchufletas o actividades. Joao ha sido un profesional que si bien es cierto que satura no es óbice para reconocer sus méritos durante las dos semanas que pasó en el contenedor-apartamento. El relevo es un personaje venido de Italia que alcanzó el famoseo gracias a su rollo con la dulce Adara, un tipo agradable a la vista pero que satura como diez platos seguidos de pasta y que extraña verle en un programa de encierro cuando se supone que iba a estudiar en Italia...

La sorpresa con el Maestro Joao vino de su pulcritud y orden, sobre todo comparado con
como lo tuvieron Anabel Pantoja primero y la Sofía Suescun después. Encimeras brillantes, suelo impecable, cojines en perfecta formación, cocina impoluta, horarios rutinarios y armario en perfecto estado de revista; sorpresa porque Joao nos ha mostrado a una persona maniática del órden de las cosas, incluso a la hora de comer y entre bocado y bocado, ordena el plato a golpes certeros y precisos de cuchara o tenedor. Pero pese a ser un maniático del orden, su paso ha sido irrepochable sin caer en el desánimo y gimoteos con abundancia de lloros. Entró, soportó el encierro y siempre tenía una palabra a la cámara y donde ser maniático le ha ayudado en su singladura en solitario...
Impecable y ganador del premio, si lo hubiera.

Y tenemos para fisgar el encierro de Gianmarco Onestini, otro famosillo de tercera fila pero que poco a priori puede ofrecer. Pasadas menos de veinticuatro horas desde su entrada en el contenedor-apartamento, basa su estrategia en hablar constantemente a la cámara, otra cosa que el Joao hizo a la perfección y sabiendo cuando imponer silencios. Otro detalle a destacar del italiano es que en una hora ya tenía las estancias como auténticas cochiqueras de adolescente en campamento vacacional: migas, restos de comida, ropa y calzado tirados por los suelos y un armario más digno de ser llamado bazar desordenado que armario donde se ordena la ropa...

No se puede negar que tiene su público pero de determinada franja de edad ya que, para
audiencia veterana, resulta un tipo con grotesco bigotito, chulapo de camisa desabrochada mostrando pectoral y un aire a Rodolfo Langostino, el del legandario anuncio de Langostinos Pescanova. A Gianamarco le gusta gustar, pero no estamos seguros de que tenga la fortaleza mental necesaria para estar solo, hablar continuamente a la cámara sin pausa ni descanso le puede llevar a un agotamiento mental y cierto estrés que posiblemente acabe en lloros. Ha entrado de sobrao, de saber dónde se mete y cómo tiene que hacerlo aunque lo primero que debería hacer es poner algo de orden y pulcritud en su hábitat. Será difícil batir al Maestro Joao, lo hará mejor que la Anabel Pantoja y puede que se parezca un poco a Sofía Suescun...
Pero juraríamos que el mozo afirmó que se volvía a Italia a estudiar.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es
                                         



martes, 20 de octubre de 2020

IMPLANTACIÓN DEL TOQUE DE QUEDA: ANÁLISIS

 Con la colaboración del Teniente Coronel Tapioca, miembro retirado del Estado Mayor de La Legión y que actualmente regenta una tienda de Todo 1€
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Se impone la dura y cruda realidad de la pandemia por coronavirus y asistimos al comienzo del establecimiento del toque de queda. Tal vez por la pax de la OTAN que disfrutan los países miembros de la Unión Europea desde 1945, la ciudadanía desconoce el significado de un toque de queda, nadie mejor por tanto que nuestro asesor en estos asuntos que escapan a la mentalidad civil pero que forma parte de la cultura castrense...

-¿Qué carajo es un toque de queda como el que se está implantando, ein?

-¿Toque de queda, pollo? ¡Lo sabía y lo he advertido aquí en otras ocasiones! ¿Han

sido los marroquís con apoyo portugués y logística de los independentismos territorialistas? ¡Seguro que los murcianos están metidos en el ajo! ¡Seguro! Bien pollo, lo primero es que salvo que se salga a la calle, estamos seguros en los domicilios. Esos paracas marroquís no respetarán a quien se salte el toque de queda y dispararán a todo bicho viviente que pulule a esas horas. ¡Desde un punto de vista militar es inaceptable el contubernio luso-marroquí y que nos impongan su jodido toque de queda...! ¡Aaaah si este fregao me pillara en activo y no en la reserva, bien sabe Dios que mis muchachos devolverían a sus miserables terruños desérticos a las tropas invasoras...!

-Suele usted venir algo pedo ya a la redacción habitualmente, pero hoy se supera... ¡No nos ha invadido nadie, redios, nadie! ¡Es un toque de queda por la propagación descontrolada del coronavirus, que no se entera Tapioca, que no se entera!

-Deme fuego, ande, deme fuego. Ustedes el estamento civil sin una mínima preparación militar básica tienden siempre al alarmismo. Hablamos de un toque de queda de índole civil digamos. En realidad este toque de queda sigue la tradición de antaño en algunos pueblos y villorrios cuando se tañía la campana para que todo kiski se recogiera. No supone un incordio más allá de asiduos y asiduas de locales de ocio nocturno, garitos y lupanares. Aquí prima más el advertir y sancionar a alguien que meterle un tiro por no saber que a determinadas horas, previamente establecidas por la autoridad gubernativa competente, mejor en casa que paseando el palmito. Si dejaran que los profesionales de la milicia se encargaran de hacer respetar el toque de queda, todo se desarrollaría conforme a todos los gustos, desde la obediente masa ciudadana a los lupanares y garitos de mala nota y peor estofa, así de simple.

-No entiendo que el ocio nocturno se beneficiará de patrullas militares, la verdad...

-Lo que voy es a darle a usted un toque de queda, también llamado despeje, porque acapara los petas que da gusto, traiga hombre, traiga de una puta vez... Eefffffffssxx, gggrr...biennnffxxss, las patrullas militares estarían de apoyo a las fuerzas del orden y conociendo la idiosincrasia de la milicia pues está claro que a lo largo de la noche deberían parar en algún sitio para descansar... Venta de bocatas, refrescos y chupitos, sin que falte algún inevitable chuche, churritos con chocolate de alborada y las lógicas birras al terminar el servicio, garantizan unos ingresos a los locales y establecimientos. ¡Desde un punto de vista militar, el toque de queda sólo reporta beneficios sin menoscabo de ser profiláctico para la masa civil metida en las respectivas casas de cada cual!

-Lo que no tengo todavía claro es lo de los murcianos, como que no acabo de pillarlo...


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es 
                                             



lunes, 19 de octubre de 2020

REFLEXIONES EN VOZ ALTA de Skizo´s Blues

Al acantilado llegan alaridos de indignación porque las consultas al galeno han dejado de ser presenciales y se realizan por teléfono...
Sin embargo, en mi demente caso, veo más ventajas que inconvenientes. Para empezar, evitas engorrosos reconocimientos y auscultaciones que detecten cualquier mierda y salgas de la consulta enfermo cuando habías entrado sano...
Por teléfono se tiende a la amabilidad y nos obliga a escuchar al interlocutor médico, mientras que en la consulta solemos tener tendencia a interrumpir y contar cosas, que ni tienen que ver con la dolencia, interrumpiendo al médico u médíca de turno en ese momento...
La consulta telefónica siempre supone un ahorro para el bolsillo y para el sistema, puesto que no pueden recetar medicamentos caros y sí los típicos y asequibles, en la cita presencial pueden atinar más el diagnóstico y en consecuencia recetar medicamentos especializados y más caros de lo normal...
Puede que, como ha ocurrido con el veraneo, el ocio nocturno y pasear la mascota, basta que sepamos y nos digan que al médico lo justo y urgentemente necesario para que hagamos lo contrario poniéndonos enfermos o con necesidad inmediata de acudir a consulta, quién sabe...
Por último, suele ocurrir que se va a consulta y por distintas causas no está en funciones el galeno habitual y te sientes raro ante una cara nueva, sobre todo cuando hay varios suplentes y no acaban de asignarnos uno para casi siempre. Pero por teléfono una voz, un tono, un timbre de voz siempre suena mejor que en presencia donde al desconocer la faz del interlocutor podemos imaginar al médico u médica habitual...
Al comenzar todo este circo, me aprovisioné en el acantilado de remedios curativos como son el elixir bucal, digno heredero de aquellos crecepelos decimonónicos que lo mismo servían para un dolor de muelas que para un estreñimiento. No falta espuma de afeitar para molestias en la piel como quemaduras, rozamientos o granos diversos; y manzanilla, que siempre alivia de molestias estomacales. Tiritas, agua oxigenada y mercromina componen finalmente mi pequeño botiquín para pasar la pandemia sin solicitar cita médica...
Y sí, si me pusiera jodido de verdad tendría que acudir sí o sí a consulta y puede que urgencias, no lo niego a su señoría, pero al menos ganamos que ahora vamos al médico cuando es necesario y no como antes de la pandemia...
Pero por si acaso pintan bastos, todos los días enciendo un velón a San Cucufato de Antioquia, que no se si sirve para curar en salud pero al menos tengo lumbre sin gastar mechero...
Y es que si no me consuelo es porque no quiero, oiga.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es
 


sábado, 17 de octubre de 2020

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre

 Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle

Duelo crepuscular de egos entre Jorge Javier y Mª Teresa Campos donde pierden ambos

Todo indica que estamos ante el fin de un ciclo de la histeria televisiva con una decadencia evidente en la galaxia de Sálvame y sus programas satélites orbitando, cada vez más, en propiciar enfrentamientos entre el elenco colaborador de periodistas y analistas diversos. En uno de los duelos más mierdosos que se recuerdan, la cosa ha llegado al paroxismo con dos protagonistas indiscutibles de la televisión contemporánea como son el presentador Jorge Javier y la ya venerable periodista Mª Teresa Campos. Un descenso a los infiernos de la telemierda con broncas, reproches, insultos, horas de debate televisivo en los distintos contenedores y duelos al sol cada semana con las inefables hermanas Campos, la madre, el presentador, antiguos subordinados de la periodista en sus programas, la nieta y hasta el Caparrós metiendo baza, caña, mofa y befa para deleite de yonkosos de la telemierda...

Eclipsado por los acontecimientos, por fortuna para él, la cosa comenzó en realidad por

culpa del Antonio David que para salvar el culo de la que le estaba cayendo por sus hazañas extramatrimoniales en váter de discoteca y aledaños, lanzó un misil a las Campos sobre un hermano que tienen y del que nadie sabíamos nada. La cosa degeneraba por los cauces normales en estos embrollos cuando hace quince días la Mª Teresa Campos se planta en el plató de Sálvame Delux imponiendo condiciones desde el inicio ante un Jorge Javier que en apariencia se lo tomaba a cuchufleta y aguantaba el progresivo chaparrón de exigencias, reproches, indirectas e insultos que le soltaba la periodista venida a personaje televisivo.

Y es que hay que hablar un poco de ambos para intentar entender este delicioso sainete en tiempo real donde todas y todos tienen algo que decir. La decadencia de Jorge Javier como presentador inicia hace dos temporadas televisivas y agudizado desde que es actor de teatro. El presentador fue dejando a cada presentación el título de tal para ir degenerando a un tipo que, como presentador, se le nota que no le gusta lo que presenta y ha ido implantando un método, ya plenamente operativo, donde hace pseudomonólogos donde suelta retazos de su ideología política, turras filosofando sobre el tema a tratar donde interrumpe a quien ha otorgado el turno de intervención a los treinta segundos para seguir con sus parrafadas. Es cierto que todas y todos parecen tener miedo de quejarse del robo del turno de intervención, otras veces se queda como ausente y deja que se convierta todo en un gallinero con Rafa Mora como gallina mayor del cacareo. Luego el rollo de que actúa, trata de, ante la cámara con gestos, muecas y mohínes, algo espantoso que hace farragosa de digerir la tarde televisiva...

Lo de Mª Teresa Campos seguramente se estudie a medio plazo en las facultades

universitarias sobre el tránsito de periodista con pedigrí que ha hecho historia de la televisión, incluyendo medalla reconocedora de su labor, pero que se ha convertido en personaje más de la farándula que orbita Sálvame, con la inestimable colaboración de sus inefables hijas y sumando a su nieta, cuya juventud ya peca de los males del famoséo de nueva hornada en base a viceversos y viceversas. La imagen que nos queda de la matriarca es la de una persona con un ego profesional que la convertía en una tirana de los platós, pero son testimonios que dan la impresión de apuntarse al akelarre. Si tuvieran las Campos tanta dignidad televisiva, pues se irían de la cadena y que le den, pero siguen participando los fines de semana lo cual brinda a la audiencia fermosos duelos verbales que son contestados a lo largo de la semana en Sálvame y vuelta a empezar...

Sarna con gusto dicen que no pica y al final pierden ambos, ellas porque ya son personajes

encasillados pese a sus pasados profesionales y un Jorge Javier que muestra síntomas de algo depresivo, pesadito como la mierda con el tema de que tiene cincuenta años. Lo malo es que llega un momento en que cansan, son cansinos. Unas amenazando y luego amagando, el otro parasitando el minutaje a costa de cortar el ritmo al programa y soltar uno de sus vaticinios, aunque como pitoniso tiene menos acierto que el Maestro Joao u el Paco Porras en sus tiempos de gloria y verduras. Un ocaso, en suma, de todo un género televisivo que tiene pinta de extinguirse por implosión de sus principales personajes. Así que a disfrutar de un enfrentamiento entre dos viejos pìstoleros donde una ha ejercido siempre una fascinación sobre él que ha terminado como el rosario de la Aurora, beata meapilas que un día se le cayó el rosario en la túrmix y éste acabó convertido en zumo, zumo indigesto como no podía ser de otra forma, pues lo de estos dos, igual.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es
                          


viernes, 16 de octubre de 2020

"El sermón de la pradera", por el padre I. N. Mundicia

 

Una sección del padre I. N. Mundicia en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Aclaraciones acerca del cepillo digital instalado en la parroquia

Como bien sabéis y conocéis, queridos feligreses, desde hace unos días se ha procedido a la colocación e instalación del cepillo digital, que no consiste en meter mano a la parroquiana de al lado cuando se pasa el cepillo clásico tal y como ocurrió en la primera misa con el artefacto ya operativo. Pero se ve que vuestra cerrazón mental a las medidas necesarias a que obliga la nueva normalidad os lleva a la confusión en cuanto a su funcionamiento. Es por ello que procedo a la aclaración de diversos aspectos de la implantación...

Que tenga forma de máquina tragaperras, emita sonidos de máquina tragaperras y que

responda su tabaco, gracias, cuando se procede a tramitar el donativo, únicamente se debe a que el Pascual, que como bien sabéis es antenista, ha ofrecido sus conocimientos a la parroquia para prescindir de las engorrosas comisiones que cobran las distintas entidades bancarias por instalar y utilizar el cepillo digital. Reciclando componentes y carcasa de una máquina expendedora de tabaco junto con la de una máquina tragaperras, tenemos un diseño familiar a la vista, una voz conocida y una forma de redimir vuestros vicios ludópatas y el tabaquismo crónico, una conversión de dos artefactos del vicio que ven la luz en forma de cepillo digital.

Sé que algunos miembros, con perdón, de este rebaño ha sufrido los inconvenientes inherentes a la implantación de una nueva tecnología en forma de ver sus cuentas transferidas a la cuenta del cepillo digital. Comentados tales hechos al Pascual, me indica didácticamente que es cosa de la conexión que por alguna razón no atendía a la demanda de introducir el importe deseado y, estúpido como todo artefacto, al quedar anulada en el reciclaje a cepillo digital, la función de devolver el cambio, pues se ve que la centralita de gestión electrónica interpreta que hay un ludópata feligrés que desea jugar todo el importe de su cuenta dando lugar a que todo el dinero en la cuenta del feligrés pase a la cuenta del cepillo digital. Me ha dicho Pascual que ahora sólo atienden los viernes en la sucursal bancaria pero que esta semana queda todo solucionado.

Por último comentar que la comisión que se cobró por un importe que oscila entre los cinco

y los diez aurelios es motivada por el tema ya citado de la reconversión a cepillo digital de la máquina expendedora de tabaco que interpreta que, una vez hecho el donativo, el feligrés espera su cajetilla de tabaco que, lógicamente desde la lógica de una máquina expendedora de tabaco, procede a su cobro antes de dar la cajetilla. Cosas de la cibernética queridos feligreses y cosas del Pascual que se escapan a mis conocimientos digitales y a vuestras seseras de feligreses. Recordaros que la borriquilla que utilizó Jesús en su entrada en Jerusalén era reciclada de las borriquillas de los legionarios romanos para sus cosas, otro ejemplo temprano de cómo ya Jesús reciclaba en aquellos lejanos tiempos y ahora el Papa Francisco recupera la tradición, de forma que dejar de quejaros y adaptaros, no ver malicia ni maldad en lo que son fallos del sistema que, como todo sistema, necesita un periodo de adaptación. Por tanto seguir donando en el cepillo digital aunque temporalmente os deje sin ahorros, no aprovechéis la circunstancia para hacer gala de vuestra avaricia y racanería a la hora de pasar el cepillo, pasar por él en este caso, AMEN


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es