The Adversiter Chronicle

sábado, 31 de julio de 2021

"Manual del Buen Comer", por el profesor T. A. Rambaina

Con la colaboración del profesor T. A. Rambaina 

en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Cocido madrileño de lata

La diversidad de la cocina española con sus variantes regionales, variantes territoriales con el lenguaje políticamente correcto que se estila ahora, tiene su reflejo en el laterío, desde las lentejas a la riojana a los garbanzos con bacalao pasando por la fabada asturiana sin olvidar los pimientos rellenos. Hoy tratamos sobre un plato contundente y nutriente si se hace en los fogones hogareños y que tiene su versión enlatada, nadie mejor que nuestro asesor el profesor Rambaina para que nos ilustre...

-Nadie confiesa comer laterío, pero en el súper tienen que reponer todos los días el laterío de lentejas, fabada o el cocido madrileño, ein?

-En la psique social sigue el pensamiento de que comer de lata es cosa de otros tiempos, ahora se tira a restaurantes o suegras manitas en los fogones. Sin embargo, hay estudios que demuestran que el consumo de platos envasados, platos regionales me refiero, es grande pero en la intimidad del hogar y con escusas del tipo de que no hay tiempo hoy para cocinar, cansancio laboral por horas extras donde apetece algo pero rápido y simplemente el prejuicio que despiertan las latas cuando cualquier sucedáneo lleva más aditivos que una lata estándar de plato cocinado. En el caso del cocido madrileño puede combinarse con una sopa de sobre y tenemos un plato contundente, que sabe a lo que promete y que alimenta, no olvidemos que hablamos del garbanzo.

-¿Soporta el garbanzo de cocido madrileño enlatado un análisis del mismo en comparación con uno de cocido casero?

-A ver, no se trata de convencer o persuadir a la masa consumista de laterío y que no lo es de que es mejor este garbanzo que el otro, si se quiere comer un buen cocido madrileño hay que cocinarlo a la manera tradicional. Se trata de ver si el garbanzo de cocido madrileño enlatado es tal y no una cosa irreconocible al paladar y a la vista. Desde un punto de vista estético, el garbanzo de cocido madrileño de lata presenta un buen color, algo pálido pero sin ser repulsivo, es suave al mascado con la dureza suficiente para reconocer un garbanzo y no una masa no computable para las neuronas cuando se masca. Pasa bien por la garganta y su gusto, obviando el efecto glutamato, resulta familiar al paladar. El mascado es correcto y no provoca nada que no apacigüe un buen vaso de la bebida con la que acompañamos la ingesta.

-¿Es necesario, como sucede con otros alimentos traídos a la sección, acompañar el plato de bebida más o menos espirituosa de forma que el pedete lúcido impida las arcadas al comer?


-En este caso del cocido madrileño de lata bien sirve cualquier bebida con la que el consumidor se sienta a gusto y que amortigüe el efecto del caldo en el estómago al hacer la digestión. Un agua con gas que haga eructar, un buen tinto de rioja que nos lleve a la modorra para una reparadora siestecita, sirven perfectamente sin tener que recurrir a sidra asturiana, orujo gallego o licor de guindas posterior. Una lata de cocido madrileño sacia a dos comensales si no quitan el caldo y el mondongo de acompañamiento. Muchos usuarios de platos de lata suelen tirar el caldo, posiblemente cohibidos por ese aspecto grasiento de desagradable color anaranjado inherente al estado de enlatado, pero desaparece al calentar y se vuelve perfectamente comestible y en este caso no queda al ir enfriando trozos semisólidos pegados a encías y molares como sucede con alguna lata de fabada asturiana.

-Pues ya saben, consuman sin riesgo el cocido madrileño de lata sin remilgos, otra cosa es la evacuación de los mismos que daría para un artículo aparte...

-¡Jajajaja, es usted un cachondo Skizo´s, un cachondo! Es cierto que puede producirse un cuadro de ventosidades más o menos sonoras y que en algunos casos un síndrome diarreico a la media hora de ingerir la lata, pero si no hay problemas intestinales crónicos, sensibilidad rectal por irritación o antecedentes de aerofagia compulsiva, es un proceso evacuatorio sencillo, algo oloroso pero que no se pega al inodoro cuando tiramos de la cisterna como sucede con algunas de las lentejas a la riojana envasadas, por poner un ejemplo ilustrativo.

-Las lentejas... ¡Jejejeje, las lentejas! Si el inodoro hablara...


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org







theadversiterchronicle@hotmail.es 




viernes, 30 de julio de 2021

"El sermón de la pradera", por el padre I. N. Mundicia

Una sección del padre I. N. Mundicia en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Nuevas normas para venerar la talla de San Cucufato

Hoy, queridos feligreses, debo anunciar medidas protectoras a la hora de venerar la talla de San Cucufato que tan querida os resulta y al que invocáis en vuestras oraciones cuando se pierde o extravía algo, pronunciando la conocida y popular oración donde si no se recupera lo perdido, al día siguiente es costumbre poner un lazo en las partes pudendas de la talla. Por otra parte, un grupo de feligresas considera que el acto simbólico de atar los cojoncillos de San Cucufato con un lazo, es, y cito textualmente, un acto denigrante para la mujer y símbolo de patriarcado. No voy a entrar en polémicas y no sé qué tiene que ver el inocente y simbólico acto de poner un lazo en los cojoncillos de San Cucufato con el machismo o ser un patriarca, como si Moisés y demás patriarcas de la Biblia tuvieran que ver con tales argumentos...

Se hace necesario recordaros que San Cucufato sufrió martirio del infiel y cuando dos siglos después la Santa Cruzada llegó a Jerusalén y al ir a visitar la tumba de San Cucufato, encontraron que los dichos cojoncillos estaban incorruptos y un caballero cristiano los trajo de regreso y se veneran todos los años sacándolos en procesión cuando no lo impide la autoridad gubernativa como sucede en estos tiempos de pandemia. Por supuesto que los cojoncillos de la talla es algo simbólico y los verdaderos e incorruptos cojoncillos son custodiados bajo llave. En ningún momento al limpiar se tocan los verdaderos cojoncillos y sí un bulto simbólico de madera como el resto de la talla. No veo, pues, motivos para que la parroquia esté dividida entre quienes hacen una veneración como Dios manda y quienes ven un acto obsceno en mantener limpia y en condiciones la talla de San Cucufato.

Pero el paso del tiempo, y alguno que no se lava las manos nunca, han dejado residuos microscópicos en la talla, concretamente en los cojoncillos simbólicos, que me llevan a tomar medidas previsoras. La primera es que los lazos deberán comprarse en la tienda parroquial, los lazos caseros traen impurezas y bacterias que van destruyendo la talla en sentido ascendente desde los cojoncillos hasta la cabeza de la misma, los lazos parroquiales al estar fabricados en China son una manera de utilizar materiales ateos en buenas causas de creyentes como es poner un lazo en los cojoncillos de San Cucufato. La segunda es que, desde este domingo, la limpieza de los cojoncillos y recogida de lazos, ya sé que aunque sea escuchada vuestra oración y encontréis lo perdido seguís la tradición de poner el lazo, sólo se hará bajo supervisión del monaguillo que tiene instrucciones precisas de cómo llevar a cabo el protocolo de limpieza y recogida de lazos, que debéis cuidar ya que se ponen de nuevo a la venta en la tienda parroquial y hace innecesario pedir más remesas chino-comunistas a la vez que se aumentan los ingresos porque hay que pagar por cada vez que se coloca uno en los cojoncillos de San Cucufato. Ir en paz y espero que respetéis las normas de veneración, no tenga yo que poner un lazo, pero de alambre de espino en los cojones de alguno, que os conozco y todo lo tomáis a guasa.
AMEN


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org





theadversiterchronicle@hotmail.es 


jueves, 29 de julio de 2021

"Días de vinilo y cassetes", suplemento musical cutre

Una sección de El Bis en exclusiva para The Adversiter Chronicle

I WON´T LET YOU DOWN (1981)

Hay canciones atemporales pese a que son mascarón de su Era, es el caso de la canción del grupo británico PhD, sonido ochentero pleno con soniquete de sintetizador que se graba a fuego en el hipotálamo pese a que hablamos de 1981. Jim Diamond como vocalista, Tony Hymas a los teclados y Simon Philips a la batería, dotan a la canción de una magia sonora que sigue sorprendiendo y enganchando si se escucha por primera vez. Lo del soniquete no es coña marinera, es la típica canción que nunca recuerdas pero en cuanto oyes el comienzo te engancha una y otra vez...

Y aunque la canción ya suena bien por sí misma, es con el videoclip que alcanza rango de mítica en su estilo. Factura cinematográfica en cuanto a la historia que cuenta y cómo la cuenta, que ocupa también un lugar en el pedestal de los videoclips, cuando el cine era el referente tanto técnica como en montaje. Un estilo de videoclip que puede darse por desaparecido hoy en día salvo alguna excepción. Engancha la canción y engancha el vídeoclip pese a que el resto de sus discografía es bastante desconocida en la actualidad. Una canción que sigue fresca, vigente y con el encanto de los tiempos en que el videoclip alcanzaba forma y parte propia a la hora de lanzar un disco.
A descubrir si no la conoces.


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org

theadversiterchronicle@hotmail.es 




miércoles, 28 de julio de 2021

"Bits a bits", suplemento videoconsolador

Una sección de Kitapayá en exclusiva para The Adversiter Chronicle

OLYMPIC GAMES TOKYO 2020

        -THE OFFICIAL VIDEOGAME-

Se están celebrando los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, con un año de retraso por la pandemia, y era inevitable hacer un artículo sobre la versión en videojuego de los mismos. La solvencia de SEGA en el desarrollo de un título sacado al mercado un 24 de julio de 2019 y que nos permite, de forma virtual, ser partícipes de la fiesta olímpica desde casa, el trabajo y en definitiva desde cualquier lugar con conexión puesto que hay versiones para varios tipos de sistemas de videoconsola y para PC...

Podemos personalizar nuestro avatar, elegir país al que representar y manejo sencillo del mando para múltiples disciplinas que nos garantizan horas y horas de diversión y entretenimiento, puede jugarse en línea y los gráficos son amables a la vista y está logrado el ambiente. Antes de pasar a competir podemos hacer un tutorial que yo he probado en tenis, agradables sensaciones y sencillez de los mandos, el fútbol que ofrece emoción, intentar jugar con sistema y hasta con estilo, y finalmente la competición de bicicleta donde los pulgares pueden acabar pidiendo misericordia. Es un videojuego que nos permite disfrutar de los avances de la industria en gráficos y jugabilidad heredero de títulos de los 80´s donde destacaba el sistema MSX a la hora de simuladores de deportes lo que puede hacer derramar una lágrima de nostalgia si sois de la llamada prehistoria de los videojuegos.

Me lo he pasado bien en la toma de contacto donde, sin darme cuenta, me tiré mis buenas dos horitas sin enterarme porque la inmersión es total gracias a que se coge pronto el tranquillo del mando en las diferentes disciplinas deportivas y te queda el gusanillo de querer seguir jugando cuando no logras el objetivo, ya sea la victoria o ir mejorando a lo largo de la competición. Es el videojuego oficial del evento olímpico y al poco de tomar el mando ya nos sentimos partícipes y protagonistas ante rivales que no son mancos. Así que menos lamentos porque no hay público, porque los horarios son intempestivos y la escusa perfecta para retomar el hábito del videojuego sin complejos de edad, lorzas y dedos fofos, porque como siempre os digo: 
¡Quien no se consuela es porque no videojuega!

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org





theadversiterchronicle@hotmail.es 



lunes, 26 de julio de 2021

REFLEXIONES EN VOZ ALTA de Skizo´s Blues

Lo único que mis neuronas entienden de política es que hay que avisar o nombrar un sustituto que me represente en las reuniones de vecinos. Por fortuna, en el acantilado no dispongo de vecinos, y mucho menos de vecindario, así que estoy absuelto de asistir a las reuniones, que nunca se convocan, y de practicar política vecinal y diplomacia vaticana en el ascensor...
El caso es que, desde hace un tiempo, veo a mis semejantes hablar constantemente de la política y sus vicisitudes. Escucho en silencio, cualquiera osa rebatir o discutir los argumentos políticos de nadie que igual me pega. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones tengo esa sensación pasajera de que lo que me está largando y dando la turra ya lo había escuchado antes, en la tele, prensa o radio...
Como ejercicio mental siempre que tratan de convencerme o adoctrinarme, mientras sigue la turra me abstraigo y trato de recordar quién o cuál en tal medio dijo lo mismo, exactamente lo mismo mismito, oiga. Con el paso del tiempo y turras varias, logro identificar a tal o cual presentador u presentadora, tertuliano u tertuliana...
Lo más llamativo es que de política la turra es escasa, la mayoría de la misma son insultos al político de turno, graves ofensas de aquellos y airadas protestas con petición de cabezas clavadas en la picas de la plaza mayor. No oigo alternativas, argumentos neutros que sólo da el análisis de las cosas, ni siquiera aprecian lo bueno ni ofrecen alternativas que encajen en lo propuesto. Deduzco por tanto que la culpa es de la clase política donde unos no explican y los otros no ilustran...
Sin embargo, lo único que recuerdo de la política vecinal es a la vecina del séptimo, que cosas.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org





theadversiterchronicle@hotmail.es 




sábado, 24 de julio de 2021

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre

Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle

SUPERVIVIENTES 2021: Olga gana la final a Gianmarco de una edición extraña

Final chuchurría de Supervivientes 2021 tan extraña como lo fue la edición. No fue de jueves y se pasó al viernes, presentó el Carlos Sobera ante la ausencia de Jorge Javier que, pese a los intentos de la cadena, huele a chamusquina toda vez que Rocío Flores estaba en la gala final y es bien sabido su veto oficioso al otrora presentador reconvertido en actor que presenta. El Jorge javier tenía función, la cadena quería competir con la competencia y así todo parecía normal. Carlos Sobera, magnífico conductor de los debates que se emitían los martes hasta esta edición, no supo ni pudo dar a la gala aire de final, faltó tensión y fue el colofón a una edición anómala con protagonismo del exterior...

En la lucha final de nominados la audiencia decidió a favor de Olga para enfrentarse a los
otros dos finalistas, Melisa y el Gianmarco siendo Tom el expulsado. Un tipo cargante tras soportarle más de tres meses donde sus rollos con Sandra ya no los tragan ni ellos mismos. Su faceta cuchufletas no eclipsa sus rabietas, sus tonterías de insulto a la inteligencia de la audiencia y es un pica flor que se sabe gracioso pero acaba perdiendo la gracia. Ha llegado demasiado lejos para sus méritos siendo el único de los mismos su capacidad para tocar los redaños del Albalá siendo lo mejor de su concurso las rabietas con la inefable Marta López...
Ya nos tenía hasta las narices el muchacho soplagaitas.

Gianmarco quedó segundo y ha sido una de las satisfacciones de la noche verle morder el polvo cuando ya paladeaba el premio de ganador, hay que decir que el mozalbete ya desde el minuto uno estaba convencido de que era el ganador de la edición. Egoísta en la comida y sus repartos, tedioso en ocasiones con sus chapurreos y justa recompensa quedarse con la miel en los labios. No ha sido el superviviente que se cree que ha sido, ya lo creía desde que montó en el avión rumbo a la isla, y su nomineision pronunciado continuamente ya era taladrante para los tímpanos de la audiencia. A ver si se anima a seguir estudiando y nos libra de su empalagosa presencia televisiva...
¡Además ya nos jodieron en la Eurocopa!

Lola fue la primera finalista expulsada, una auténtica superviviente que tras la anómala
expulsión de Palito y luego soportar los rollos de sus compis en la reunificación, la hicieron desinflarse en las apuestas a la par que se desinflaba su ánimo de concursante. Era nuestra ganadora sí o sí pese a que machaconamente se repetía una y otra vez que no tuvo convivencia ni pasó las pruebas al estar en el palafito que no era tal. Pues ha sido superviviente y campeona moral porque se adaptó a un entorno hostil que la hizo querer irse a las primeras horas de superviviente. Se adaptó a la soledad venciendo sus lloros y lamentos siendo la más pescadora de la edición, prueba infalible de supervivencia y no las pruebas de campamento de verano para tullidos del resto. La convivencia con Palito, sin conocerse de nada y ser de ámbitos distintos, fue un ejemplo para propios y extraños. No querían que ganara y no ganó aunque si que se ganó nuestros corazones. Y papelón para el padre que tuvo que soportar la presencia de la, todavía, pareja de su hija que le ha puesto una cornamenta a Lola digna de venado alaskeño...

Melisa fue la tercera, niña mimada a ratos, serena y coherente por momentos pero débil si no tiene manos que la mimen. Se rindió antes de mojarse en la prueba de contener la respiración bajo el agua y es el resumen de su concurso: llega a la final con méritos, dio minutaje y trama con su ex- el inefable Tom pero cuando se ponía en modo niña de papá y de mamá, derribaba sus méritos. No fue finalista competitiva y puede decirse que llegó a la final por su méritos y la entregó con sus deméritos. Supo cantarle las cuarenta a Tom y tuvo entereza para sobrellevar la traición en forma de robo de comida de su muy mejor amiga, Olga. Pero le pierden sus necesidades de mimos y que la contemplen cuando pintan bastos.

Y llegamos a la ganadora, una Olga que ha despertado odios y pasiones a partes iguales.
Nuestra opinión es que no merecía el premio, sí llegar a la final y cogida con pinzas. Pero se ha polarizado tanto su concurso que si se habla mal es que apoyas a Rocío Carrasco y si hablas bien estás a favor del Antonio David y sus acechanzas a la hija de Rocío Jurado. Lo cierto es que ha sido ladrona de su amiga, manipuladora del Albalá y del Gianmarco, sobraban los lacrimógenos discursos de los últimos días acerca de sus hijos que son de Rocío Carrasco y siempre, siempre trató de hacer pequeñas trampas en las pruebas. Lo de robar la comida, y más a su amiga, ya la descalificaba para ser finalista y mucho menos la campeona de la edición. Es imposible sustraer su concurso de lo que iba sucediendo en el exterior y posiblemente la llave de su triunfo final en las votaciones, donde nos nos dieron ni porcentajes de votos toda vez que se acababa el tiempo de la final y su final fue apresurado y apretujado...
Enhorabuena por la victoria pero no la mereces Olga, no la mereces.

Y se acabó, edición extraña de extraños sucesos como filtraciones del exterior convertidas en un factor más del concurso, anomalías en las pruebas y bailes de días de emisión de galas y debates condicionadas por la disputa de la Eurocopa y la rivalidad entre cadenas en horario de máxima audiencia. Debería haber un extra hablando de SOLOS,, donde se han ido el Julen y la Penélope Cruz de su pueblo, auténticos muebles tirando a estatuas y que han sido sustituidos por otros dos muebles cojonudos como son la Fiama, estrenando ortopedias pectorales y el Ferre, personaje televisivo a medio camino del concursante cuchufletas y de la ley del mínimo esfuerzo que debería hacerse mirar la cada vez más prominente giba en que se está convirtiendo su pescuezo...

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org







theadversiterchronicle@hotmail.es
 



viernes, 23 de julio de 2021

"Memorias de La Transición", por Antón Rendueles

Unas memorias de Antón Rendueles en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Olimpiadas


Han comenzado las que seguramente pasen a la posteridad como Olimpiadas de la pandemia en Japón. Tal vez por las circunstancias, he recordado todo el día las Olimpiadas que recuerdo de la niñez. Montreal 78 está grabada a fuego, supongo que por Nadia Comaneci y sus medallas en gimnasia, pero poco más. De Moscú 80 recuerdo la medalla en vela, creo...
Pero mi verdadera primera olimpiada fue Los Ángeles 84, con el hombre cohete, el hechizante estadio olímpico y por supuesto Carl Lewis. Pero sobre todo, el recuerdo de la final de baloncesto ante los anfitriones, auténticos atletas profesionales de la NBA...
Recuerdo que la gesta de llegar a la final, tal vez algo menos meritoria por la ausencia de la URSS y sus aliados en la Olimpiada, boicot de revancha por el de cuatro años antes en Moscú de los EEUU y sus aliados; pero estábamos en la final aunque la diéramos por perdida antes de disputarla. Sin embargo, millones de españoles trasnocharon, robaron horas al descanso, madrugaron y se sentaron ante el televisor para ver a España jugar la final...
Es difuso mi recuerdo de si me despertaron o aguanté despierto, pero sé que me dormí en el sofá antes del descanso. Fue un momento importante, hacía falta aquel sentimiento patrio con la guerra al terrorismo de ETA y el GAL, la ausencia de triunfos en otros deportes salvo hazañas individuales que eran la excepción que marcaban la regla...
Hace ya décadas de aquella noche, los Juegos Olímpicos llegan con un año de retraso, sin público en los graderíos y deportistas sin recibir el aliento de ver sus nombres coreados, de aplausos a sus hazañas y el homenaje por sus gestas cristalizadas en medallas. Hoy la selección de baloncesto es de las favoritas y la avalan sus gloriosos resultados en citas anteriores. ETA y el GAL son historia pero han sido sustituidos por una clase política que vive del nacionalismo y engañar a sus votantes...
Ya nadie me despertará para ver tal o cual final porque ya están donde vamos cuando no despertamos más...
Antón Rendueles


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org



 


theadversiterchronicle@hotmail.es 



Powered By Blogger