The Adversiter Chronicle

viernes, 10 de julio de 2020

"Deporte sin porte", por F. O. Roffön


Una sección de F. O. Roffön en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Diez años desde el Mundial de Sudáfrica

Finalmente el Real Sporting cumple los pronósticos fuera del triunfante discurso oficial y se queda sin opciones reales, nunca fueron realistas, de luchar por el ascenso tras la reapertura de la competición liguera tras el estado de alarma. Tocan tiempos difíciles para el deporte con la espada de Damocles del confinamiento si hay rebrotes de la pandemia y sería buen momento para que el club rojiblanco recuperara su esencia de club de cantera y asturianía como divisa. Son casi vanas estas esperanzas donde el primer paso sería no vender la moto en pretemporada y decir a la parroquia que llevará dos o tres temporadas armar una plantilla competitiva para pelear por el ascenso directo, dejar de confiar en la Santina y entrenadores de paso con fichajes de canteranos al borde del retiro, cojitrancos y saldos de plantillas sobre dimensionadas...

Pero se cumplen diez años de una gesta deportiva que fue un bálsamo para el alma deportiva de una nación y para una generación traumatizada por el Naranjito del Mundial de 1982. Recuerdo que en el chigre se vivió con emoción y tensión de liturgia esperada desde hacía demasiado tiempo donde la única referencia eran añejas imágenes de un cuarto puesto hacía demasiado tiempo, la tristeza del fallo de Arconada en la final de París de la Eurocopa mas éramos campeones de Europa nuevamente con un estilo de juego y una filosofía de trabajo grupal superando las trabas tribales de los clubs de procedencia los seleccionados. Paisanos y suegras que no se hablaban, pendencias de naipes perdidas en el tiempo, pelmas gorrones y hasta conocidos morosos del chigrero nos unimos en comunión conteniendo el aliento, trasegando hasta el agua de los floreros...

El inicio había sido volver a la realidad pese a ser campeones europeos con la derrota ante Suiza. Todo volvía a ser lo de siempre con pésimo juego, nulo conjunto y sensaciones de ser varios en lugar de uno solo. Cruel espejismo que La Roja fue haciendo añicos partido a partido, enamorando en cada uno, rendido el orbe futbolero a una España que jugaba como una orquesta afinada, conjunto poderoso de todo terreno que superaba los obstáculos del rival de turno, una soldadura como grupo que daba armonía al conjunto y las ansias y el hambre de gol de una generación sin traumas, convencida de sus posibilidades y competitivos como el que más. Holanda sería nuestra rival, rivalidad de siglos donde las sombras de la Historia parecían querer una vez más que España y Flandes se midieran en el campo de batalla, el campo del honor...

El pulpo pitoniso nos daba como favoritos en su pecera pero el partido nos llevó hasta la prórroga con las injusticias de siempre en forma de faltas obscenas no pitadas, sustos del rival que también tenía sus cuentas pendientes tras el no triunfo mundialista de la mítica naranja mecánica, pero Casillas estaba en gracia como el resto de La Roja y fue Iniesta quien hizo que nos abrazáramos en comunión celebrando el tanto y el pitido final que nos daba el trono por cuatro años, que devolvía la mirada ilusionante a una infancia que ya éramos adultos y aún nos entra diarrea y vómitos cuando vemos al Naranjito de los cojones. En todos los territorios se sacó la bandera y ondearon banderas regionales, de clubs. Sacamos la bandera nacional sin miedo ni temores, sin dueños porque todos y todas estábamos en la bandera que simbolizaba la fortaleza y donde ser campeones era solventar una injusticia deportiva y con el fútbol español.

Luego la cagamos como siempre en Brasil y ahora mismo ni siquiera sabemos qué selección tenemos ni casi qué entrenador. Pero queda el recuerdo como siempre y parece tan cercano y lejano a la vez que hace pensar en lo efímero del presente. Quedan pocos en activo de aquella piña de deportistas que se fotografío saltando y brincando con la copa recién recibida. Las banderas ondearon unos días en ventanas y balcones sin connotaciones políticas. Durante aquellas gloriosas jornadas camino a la final se fue enganchando gente que no veía ni entendía de fútbol pero que escuchaban incrédulas que La Roja jugaba como los ángeles, que la duda no era si podríamos superar al rival sino cuántos goles les meteríamos, algo espectacular que traspasaba los encuentros y mostraba en los reportajes y entrevistas a un grupo de jóvenes y no tan jóvenes atletas nacionales que se lo pasaban bien porque eran amigos además de compañeros sabedores de que toda una nación estaba con ellos en la distancia. Hasta el chigrero hizo la vista gorda con los pinchos y tuvo el detalle de poner cacahuetes en abundancia...
Inolvidable y un Mundial mágico que fue hace diez años pero parece que fue hace diez minutos, así volvemos a ser de pringaos diez años después.
F. O. R.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 


 
theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                     

jueves, 9 de julio de 2020

"El ojo púbico", por P. Gargajo Bilioso

Una sección de Palomino Gargajo Bilioso
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

El despotismo ilustrado de los señores Pablo Iglesias y Pablo Echenique

Resulta curioso que los dos líderes del partido que gobierna en coalición con el PSOE, un purgado PODEMOS que sólo tiene ya el nombre de lo que era un hermoso sueño colectivo de regeneración de las formas y maneras políticas, son claramente antimonárquicos, anticlasismos sociales y supuestos defensores de la democracia demuestran en sus modos y maneras un despotismo ilustrado donde tienen la convicción de que son los pastores de un rebaño de acémilas franquistas que forman la sociedad española. Una vez más España tiene mala fortuna con sus dirigentes en época de crisis a todos los niveles. Esta vez la cosa es mundial y nadie puede ni podrá apropiarse de la victoria aunque PODEMOS, como socio de gobierno, trata de meter con calzador y camuflado entre las medidas de reconstrucción puntos de su programa que sólo representan a una porción de la sociedad española incluyendo las sociedades periféricas, sociedades territoriales ya que el término territorio vuelve a llamar por su nombre lo que es un problema territorial que se hunde en los cimientos de los siglos de forja de la nación española.

En momentos de crisis a todos lo niveles que provoca un conflicto y sus estragos, aunque sea biológico el enemigo, los estadistas de raza siempre anteponen el bien general y la prioridad que siempre es e implica toda reconstrucción tras un conflicto y sus estragos como es el ejemplo de Portugal sin ir más cerca. Por desgracia en el resto de la península carecemos de estadistas y quienes así han vendido su imagen engañando a su electorado de que eran estadistas de un Estado sólo ofrecen balbuceos balcánicos de populismo étnico-cultural. Resulta lamentable que las principales formaciones que no están en los extremos no escuchen a sus votantes y hagan el pasillo a los extremismos nacionales y territoriales que medran con su discurso acusador al resto de la sociedad española. Treinta mil muertos oficiales no les bastan, siguen en 1936 ignorando este conflicto y por tanto no están capacitados para liderar una reconstrucción que no sólo es española sino que es europea y mundial, pero son tan miopes que quieren que sus votantes lo sean y el resto se hagan los miopes para comprar sus gafas.
 
El señor Iglesias y el señor Echenique son socialistas, teniendo el socialismo como antesala del comunismo, sólo de palabras, los gestos, la demagogia y la forma de hacer política populista. Son los modernos aristócratas de la ideología, los elegidos por el destino, ahora ya no es por causas divinas, para devolver a España a julio de 1936 y parar el golpe militar en 2020 arrasando con todo lo que no sea republicano. Ambos saben lo mejor para la sociedad española y ahora que están en el poder demuestran que sólo son el mascarón de proa de una nueva casta aristocrática desde un punto de vista político. En el otro extremo se adueñan de los símbolos comunes como hiciera la dictadura franquista y ambos extremos pescan en rio revuelto, prueba una vez más de que no dan la talla junto con el nazionalismo de formas balcánicas y muertos por su mala gestión que, una vez más, es culpa del resto de la sociedad española.

La última muestra es el actual ataque en frente secundario pero muy activo de la monarquía constitucional en España. Es cuestión de horas que se empiece a murmurar que hay que ir a referéndum y que Felipe VI abdique. Los chanchullos financieros de su padre están haciendo un daño a la imagen de la monarquía pero que son chanchullos del ciudadano Juan Carlos I y la Justicia verá si se le puede y debe juzgar por evasión de impuestos. Una muestra de que la tesis paranoica del nazionalismo catalán de que la justicia es franquista se cae por los hechos una vez más. Pero que el señor Echenique aproveche para tumbar la monarquía de un plumazo e instaurar su modelo federal que es tan respetuoso con los distintos territorios y sus ansias como lo fue la URSS cuando heredó el imperio zarista es un punto de inflexión que debe hacernos recapacitar las prioridades como nación de una sociedad española, y en todo Occidente, vapuleada por dos crisis para las que no se estaba preparados, económica una y biológica la segunda.
 
PODEMOS se ha convertido en un partido excluyente que ha dilapidado los sueños políticos de sus propios votantes. A la vez que desembarcaba el señor Cascos en la política asturiana, PODEMOS rentabilizó la crispación y los sueños que se manifestaron en forma de acampadas. Ya desde las mismas el señor Echenique ejerció un férreo control de los canales innovadores de comunicación que eran las redes sociales e Internet. Hasta ese momento, los círculos de debate y toma de decisiones que eran el alma de PODEMOS fueron sometidos a purgas en municipios rurales donde la purga pasaba más desapercibida. Las purgas han seguido hasta lograr un PODEMOS donde se acata la directriz del politburó supremo y si no acatas, te largas. Sin nombrar hipotecas de burgueses pijoteros, chanchullos laborales o peregrinas y populosas ideas como garantizar un pesebre social regularizando de una tacada a seiscientos mil emigrantes, sin causas como la valía laboral o profesional que les brinde una oportunidad del sueño europeo, simplemente crear un nicho social y votante en deuda con PODEMOS, nicho social que forma parte de un proyecto de engranaje social que dé legitimidad a las acciones políticas que lleven a tumbar la monarquía constitucional para instalarse la troika de PODEMOS con sus dachas custodiadas por la Guardia Civil que sería convenientemente reconvertida como Guardia Social Republicana...

La táctica de los señores Iglesias y Echenique es saltarse los resortes constitucionales para que al igual que hizo Lenin, rodear el parlamento republicano en su primera sesión e instaurar el comunismo, un nuevo comunismo que sin fuentes soviéticas coge un poco de allí, un poco de acá, mucho de modelos populistas indígenas adaptado a la idiosincrasia española y europea. Pero no dirigen al proletariado y la receta para el mismo es nacionalizar, cosa por cierto muy franquista si nos ponemos a su altura argumental. La reconstrucción debe ser pactada por la mayoría y ésta ni es nacionalista excluyente ni es socialista revolucionaria y 1936 es Historia...
Así de simple y así de complicado.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 



 
theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                     


miércoles, 8 de julio de 2020

"Ni a pata ni alpargata y menos a La Alcarria", suplemento viajero cutre

Suplemento viajero cutre de The Adversiter Chronicle

Viaje a la biblioteca pública en la nueva normalidad

El viajero tiene ganas de salir a pasear y cuenta con una buena excusa como es ir a devolver un préstamo a la biblioteca aunque sea sabedor de que le espera un castigo por devolver fuera de plazo pero éste cumplió en pleno confinamiento. En un gesto de magnanimidad las autoridades bibliotecarias ampliaron el plazo de entrega a todo el mes de junio aunque el viajero ha dejado pasar el plazo porque en la nueva normalidad sacar libros en préstamo de la biblioteca pública es una verdadera jodienda que priva al viajero de disfrutar revolviendo con la vista las estanterías repletas de libros. Opina el viajero que se pierde la liturgia en la frialdad de dar al personal de la biblioteca los datos para que le busquen el libro...
Hace sol y calienta si le da al viajero en la cocorota, podría haber cogido el autobús pero quiere el viajero aprovechar para caminar y quemar lorzas porque si bien pasó el confinamiento sin engordar sí que desea perder un kilo y medio, está el viajero entre dos tallas de pantalón y quiere adquirir unos que no le queden holgados pero teme que una talla menos le oprima las carnes así que espera que soltando kilo y medio de lorza pueda cambiar de talla sin traumas...
Debe el viajero esquivar al prójimo que se salta la distancia social alegremente como si no fuera cosa de todos. De las mascarillas mejor no hablar, de bufanda, de colgante de una oreja, en la mano. En todas partes menos en la cara lo cual causa un halo de depresión y miedo a la incertidumbre por un instante que trata de dejar atrás en su pensamiento...
El viajero se detiene delante del escaparate de una tienda que ya ha mencionado en anteriores viajes, se ve que no ha resistido el parón económico por la pandemia porque está de liquidación por cierre. Escaparates marchitos como las flores de una semana en una sepultura, estantes con contenido pero vacíos en comparación al antes. Echará en falta el viajero lo que era, aún es, una parada casi obligatoria y casi mística donde el viajero tomaba resuello para el resto del viaje y miraba las cosas expuestas, todas ellas apetecibles para el espíritu consumista y siempre demasiado caras para el viajero que sólo recuerda una ocasión, hace años, en que entrara a comprar algo. Es triste la ciudad que se va desvaneciendo y muta casi imperceptiblemente pero palpable para el viajero que ha visto la ciudad mutar un par de ocasiones en su vida, recuerdos que se instalan sin pedir permiso siquiera...
El tráfico vuelve a ser el habitual, tal vez un poco menos por las mismas fechas que el año pasado, la pandemia parece lejana hasta que la vista vuelve a la realidad y ve las mascarillas en los rostros, pero hay ambiente veraniego, terrazas ampliadas comiendo acera, trajín urbano pero teñido de algo raro el ambiente y se nota en las miradas fugaces, el apartarse ya casi instintivamente cuando el otro no se aparta. Hay miradas hermosas tras ojos preciosos con ese halo de misterio oriental que les da la mascarilla piensa el viajero por un fugaz instante al cruzar su mirada con una desconocida...
El viajero se lleva un chasco cuando llega a la biblioteca pública y ve un cartel que indica que está cerrado por obras hasta nuevo aviso, cosa que no deprime del todo al viajero porque ha sido una buena caminata y un viaje placentero dentro de todo lo placentero que es hacer algo en la nueva normalidad...
No perdona el viajero el cafelito mientras medita si hace el camino de regreso andando, en autobús o combinar ambos que aprieta el calor y llevar la mascarilla es como estar en un traje de goma bajo el sol, piensa el viajero...
Pero ése, es otro viaje.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 





 
theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                      

martes, 7 de julio de 2020

OBITUARIO

Por Antón Rendueles

Ennio Morricone

Nos ha dejado el compositor y director de orquesta italiano Ennio Morricone, cuyas composiciones para la gran pantalla forman parte de la banda sonora vital de varias generaciones entre las que se incluye la mía. Mi generación creció con el cine como parte de su vida en la infancia, escuchando a los adultos que hablaban de cines de verano, de mitos en blanco y negro, de cines de arte y ensayo. Nuestro cine ya era en color y las de indios y vaqueros atraían a los adultos, se emitían por televisión y se escuchaban las bandas sonoras en la radio pero también se compraban las cintas en expositores de bares y gasolineras donde era imprescindible tener una de Ennio Morricone y sus composiciones para las del Clint Eastwood rodadas en Almería.
Si se mide el paso de una persona en este mundo por su influencia en sus semejantes durante su vida, Ennio Morricone ha influido con su música de una manera que logra que siga vivo ahora que ya no está. Mi primer contacto con él y su obra fue asistiendo a ver La muerte tenía un precio, no era un estreno pero recuerdo la sala abarrotada vista desde el entresuelo. La sala quedó unos segundos a oscuras y de súbito comenzaron a sonar los acordes mientras en la pantalla se veía una escena con filtros de luz donde cabalgaba una silueta de un jinete y su caballo mientras los títulos de crédito se sucedían con disparos entre unos y otros, pero sobre todo la música que sonaba donde se integraba en las imágenes, se instalaba en la memoria sin defensas posibles, era una música sencillamente perfecta y formando parte de las imágenes que escupía el proyector...
Desde entonces me hice creyente de las bandas sonoras de Ennio Morricone. Al enterarme de su fallecimiento sin poder recoger en persona el galardón Princesa de Asturias, he ido a mi pequeña biblioteca musical y he puesto un CD de sus bandas sonoras para el cine de vaqueros y siempre regreso a aquella tarde o noche en que mis padres me llevaron al cine y le escuché por primera vez, es un recuerdo feliz y es gracias a su música...
Descanse en paz.
Antón Rendueles

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 




 
                                                     

lunes, 6 de julio de 2020

REFLEXIONES EN VOZ ALTA de Skizo´s Blues

Es curioso lo rápido que hemos pasado de un estado bélico a otro veraniego en estos extraños días de extraña neonormalidad que vivimos...
Da la sensación de que sólo el gremio sanitario, los veteranos que salieron vivas y vivos de las UCI y los familiares de los treinta mil fallecidos oficiales sean los únicos que son conscientes de que puede llegar un rebrote que nos devuelva al combate y que nos estamos saltando la distancia social, la mascarilla y olvidando a los colectivos vulnerables...
En la juventud puede entenderse, siempre arrogante ante la muerte y una vitalidad que logra que se adapten a la circunstancia. Es normal que salgan, se reúnan, se emparejen y hasta que se enamoren pero también que se contagien y propaguen el coronavirus. La juventud toma consciencia de la muerte cuando se mata alguien de la cuadrilla en un absurdo accidente, la muerte repentina de los progenitores, pero en la guerra la juventud es la savia de la vida, el futuro cuando toda esta mierda se termine...
Pero no comprendo que los tramos de edad que ya no tienen una dinámica juvenil, personas responsables en sus puestos de trabajo, padres y madres sin tacha y todo aquel que tiene cuatro décadas en velas de cumpleaños se salten a la torera las sencillas normas de llevar mascarilla y mantener distancia social...
A veces desciendo por el acantilado y paro en un abrevadero típico de barrio, es pequeño pero suficiente, ambiente cotidiano de parroquianos que se conocen de décadas en el trabajo y que ya jubilados se siguen viendo en la barra del bar. Son un grupito acogedor, de risas con la camarera, de arreglar el mundo a golpe de cervezas, chupito, cafés. La barra tiene forma de L y en la parte corta es donde se junta un grupito de cinco, apelotonados con el taburete de árbitro que marca la distancia y la diferencia entre quien está sentado y está de pie. Es cierto que entran con mascarilla pero es cruzar la puerta del garito y mandan a tomar por el culo mascarilla y distancia, hablándose como antes de la pandemia, a la puerta del bar soltando salivazos inocuos en marzo y contagiosos ahora en julio...
Supongo que cuando falte uno de los parroquianos, contagien a sus seres amados o volvamos al confinamiento tomen consciencia de su responsabilidad personal que afecta a la responsabilidad colectiva. Si la juventud observa que la tercera edad, que su entorno y la política hacen caso omiso de las advertencias y recomendaciones sanitarias qué podemos esperar de quienes sólo ven la alegría de vivir si quienes conocemos la tristeza de la muerte nos la pasamos por el forro...
Alguien me comentó que la neonormalidad es una mierda y habría que añadir que nuestra consciencia de responsabilidad colectiva es una mierda aún mayor sin menosprecio de otras mierdas que afloran en estos días extraños y que se suman a las mierdas que ya teníamos antes de la neonormalidad...
Las gaviotas parecen ajenas a todo lo humano aunque al mirar sus cabriolas aladas y sus planeos es como si nos observaran, como si me observaran...
Pero yo también las observo a ellas.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 


 
theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                      

sábado, 4 de julio de 2020

"Fogones de fogueo", suplemento fartón cutre

Suplemento fartón cutre de The Adversiter Chronicle

Pizza a domicilio de Telepizza

Tras tres meses de estado de alarma, confinamiento y establecimientos hosteleros cerrados pues que apetecía retomar la nueva normalidad y comer algo contundente, suculento y fartón. Nada mejor que una buena pizza y a domicilio que aún dura el yuyu y da algo de grima salir al exterior con el riesgo de contagio, rebrote y recontagio. El servicio de atención y recepción telefónica de pedidos sigue esmerado y atento como antaño. Decido pedir una pizza mediana para dos aunque sea para comerla uno, mitad cuatro quesos y mitad carbonara con masa clásica...

Recepción puntual en el domicilio, incluso minutos antes de la media hora anunciada. Que gratificante sensación el calorcillo de la pizza a través del cartón, ese aroma a comida caliente a domicilio que tanto se añoraba. Presentación impecable aunque siguen pecando a la hora de dejar troceada la pizza y se hace necesario filo cortante para separar las porciones. Ya que era una ocasión especial me doté de platito, cuchillo y tenedor, trucos simples para hacer más duradero el placer de la ingesta. De bebida un refresco de naranja, gaseoso que te deja el estómago saciado y logra que se eructe dejando sitio al resto que falte de la pizza...

Llegados a este punto con la pizza en porciones, refresco carbonatado, cubiertos y servilleta, pudo más la gula y me abalancé sobre la pizza ignorando a la cubertería y saciando a tragos la sed que toda comida basura e industrial provoca en el organismo. Deliciosa, sublime, pecado, bocatto di cardinale, pura gula, masticación compulsiva y devorar las porciones como si fuera a terminarse el universo conocido. Un final de cena gochona total que calma hasta el próximo confinamiento la ansiedad y el estrés de no poder disfrutar de pizza a domicilio. Y es que la pandemia se ve de otro color con la tripa llena, concretamente del color del techo visto desde el sofá donde tuve que aposentar mis posaderas por el empacho de la pizza y último que recuerdo antes de quedar dormido como un lirón y fartuco como un obispo...
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 


 
                                                    

viernes, 3 de julio de 2020

"Bits a bits", suplemento videoconsolador

Una sección de Kitapayá en exclusiva para The Adversiter Chronicle

BATTLEFIELD V

La propuesta de hoy es un título que hay que jugar sí o sí en caso de que os vaya el género de disparos en primera persona. Es además miembro de una noble saga guerrera que si sois de las y los que habéis retomado el videojuego y os va el tema bélico o documentales de la II Guerra Mundial, os veréis inmersas e inmersos en los confortables escenarios míticos de la guerra en Europa. Yo sólo puedo manifestar que en cuanto tuve oportunidad de jugarlo me enganchó desde el inicio y estoy deseando jugarlo de nuevo para saborearlo con calma y quietud como un buen coñac ya sin esa excitación y ansiedad de quien espera y desespera...

La toma de contacto ha sido con el modo campaña pero permite jugar en línea y otros modos de juego colectivo aunque hace falta tener una cuenta, cosa que ya depende del gusto de cada kiski aunque es inevitable recomendar que si sois celosos de la intimidad informática y el tratamiento informático de la misma, que tenéis miedo de ataque el servidor del juego y que vuestros datos sean expuestos pues elegís el modo campaña y sin problemas. Un titulo que mejora lo mejorable de anteriores y ofrece lo que ofrece la saga: acción trepidante, tensión casi contínua y una subrutinas que aunque repetitivas son variadas en cuanto a opciones de elegir cómo y dónde atacar. Otro logro es que cada capítulo de la campaña, e incluso dentro del capítulo, hay que adaptarse a la forma de lucha del personaje de turno. En ocasiones la audacia, la capacidad de crear distracciones y el ataque directo con potencia de fuego deberá combinarse con la astucia de perro viejo del francotirador con silenciador, deslizarse por el campamento enemigo con sigilo y deshacerse con cuchillo de los centinelas. La munición es finita, armamento variado de la época y la ambientación es sencillamente espectacular.

Y luego está el factor psicológico de sentirse partícipe de lo que hemos visto en infinidad de documentales, libros y fotografías. El único capítulo flojito, pero sólo por la experiencia previa con los previos, es tripulando un tanque Tigre y luchando sabiendo que todo está perdido. Pues siendo el más flojito es de una intensidad inmersiva total, así que imaginaros el resto. Por supuesto se pueden saquear los cadáveres en busca de munición, conducir vehículos icónicos como el Kübelwagen Tipo 82 es una experiencia onírica donde pasas del combate y le dedicas unos cuantos minutos de pilotaje. Pijaditas en suma que os harán sentiros protagonistas. Se hace corto y quedas con ganas de más y como siempre en la saga echas en falta un escenario más abierto pero agradeces que no haya chorraditas como en otros...

Yo me lo he pasado muy bien con una grata sensación de juego con las mejoras y el abanico de posibilidades de encarar la acción que deja con gana de más. Opciones en línea si os va el combate en grupo y las y los veteranos de la prehistoria un título que os muestra los increíbles avances de la industria en cuanto a grafismos y modo de juego. Ideal para la nueva normalidad donde salir es arriesgado y se busca por instinto la seguridad del hogar. Así que menos añorar el pasado y afrontar el presente con el videojuego como una opción más de ocio que además quita herrumbre a reflejos, coordinación y neuronas, porque como siempre os digo:
¡Quien no se consuela es porque no videojuega!
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 


 
theadversiterchronicle@hotmail.es