The Adversiter Chronicle

miércoles, 22 de septiembre de 2021

"Lomo con tapas", suplemento literato cutre

Suplemento literato cutre de The Adversiter Chronicle

Libro:
Crónicas de la América profunda
Autor: Joe Bageant
Editorial: Los libros del lince, s.l.
Traducción: Pablo Manzano Migliozzi
Edición: Mayo de 2008

Aún tenemos frescas en la memoria las imágenes del asalto al Congreso de los EEUU por una horda de furibundos y armados seguidores y votantes del advenedizo del Donald Trump al final de su mandato. Todavía nos preguntamos como alguien cómo Trump fue votado para presidente de la nación referente para las democracias del mundo y que obtuviera ochenta millones de votos en las últimas elecciones. Todavía estamos asombrados de ver a Donal Trump presidente fotografiarse con una Biblia ante una iglesia y apoyado por distintas congregaciones cristianas que daban gracias a Dios por tener a Donald Trump de presidente. Y todavía imaginamos a un grupo de palurdos bebedores de cerveza, amantes de las armas de fuego y trazas de tramperos como sus votantes. La propuesta de hoy es un libro donde el autor toma de referencia su localidad natal en tierras de Virginia y a sus vecinos cuando regresa tras una vida fuera de allí. Sin piedad, Joe Bageant nos muestra con el saber de quien forma parte pero pudo salir un fresco de la clase obrera blanca estadounidense atrapados en un círculo vicioso por las grandes fortunas del partido republicano, el Sistema, la televisión y el fundamentalismo cristiano expansionista que, al igual que el fundamentalismo musulmán, busca implantar un orden basado en un texto religioso tergiversado, la Biblia en este caso...

Joe Bageant, fallecido en 2011, trabajó treinta años de su vida como redactor de mesa en el Oeste hasta que un día decidió regresar al barrio pobre de Winchester (Virginia) donde había nacido y escribir una primera crónica contando las tristes vidas de sus vecinos, la gente que había ido con él al instituto. Mandó el texto por e-mail y, de la noche a la mañana, se convirtió en uno de los blogueros más leídos de su país. “Soy, indudablemente, un producto de internet”, dice, aunque aquella primera vez no sabía ni qué debía hacer para proponer a alguien que colgara un documento en una web. La publicación de su primer libro en Estados Unidos fue apoteósica: en dos semanas había agotado 30.000 ejemplares. La crítica y los escritores norteamericanos han saludado su obra con admiración.

Datos sacados de la contraportada y actualizados al año de edición, aunque el escritor falleció en 2011. Y sin más, unas breves reseñas que os animen a su apasionante lectura:

Obreros blancos y pobres...

El desarrollo intelectual y vital de esta gente, la de los currantes más jodidos, no sólo se ve entorpecido por la estrechez mental provinciana de la sociedad en la que han nacido. Son seres predestinados a convertirse en siervos y permanecer toda la vida así por la existencia de una red local de familias adineradas, gente de la banca y la construcción, abogados y empresarios, a los que les va muy bien por tener mano de obra barata, incondicional y obediente, capaz de pagar alquileres elevados y costosas facturas médicas. Esa élite social realiza una importante inversión en el cultivo de estas fuerzas de trabajo a base de no invertir en absoluto (¡a eso se le llama sacar dinero de la nada!) en educación y calidad de vida, salvo en las suyas propias. Lugares como Winchester son, tal como ellos dicen, `paraísos del inversor´. Lo cual se traduce en que son ciudades con impuestos bajos, pocas o nulas normativas locales, ningún movimiento sindical y una cámara de comercio dispuesta como una manada de putas a dar la bienvenida a cualquier nueva industria contaminante de ácido para baterías a cuyos empleados les esté prohibido la afiliación sindical. `¡La contaminación me la suda, tío! Vamos a vender unos terrenitos, amigo. ¡Vamos a trapichear con bienes raíces, que es lo que mola!´. Grandes constructores, agentes inmobiliarios, abogados..., todo el mundo se lleva su tajada del pastel, todos excepto los mediocres y gilipollas palurdos no sindicados, que serán contratados con sueldos míseros en esa fantástica nueva fábrica de humos contaminantes.”

El exterior, un mundo desconocido...

Para la mayoría de los trabajadores que viven aquí, el mundo exterior, es decir, todo lo que se encuentra más allá del Royal Lunch, de Rubbermaid o de Winchester, Virginia, es una fantasía, algo que carece de existencia real. Claro que hay quien decide viajar a Orlando, o a Branson, Misuri, o a la Pensilvania holandesa, pero si te pasas los días aletargado por un trabajo repetitivo y por las noches te espera la tarea de cambiar los neumáticos del coche, reparar la instalación eléctrica de tu casa, llevarle a tu anciana madre una carga de leña -como hizo Tom al día siguiente de nuestra conversación-, o recuperarte de dicho trabajo tumbándote en el sofá contemplando el recibo de los últimos gastos realizados con tus tarjetas de crédito, ¿de dónde vas a sacar el tiempo y los medios necesarios para pensar en las consecuencias del calentamiento global? Eres como un muerto viviente, así que un par de noches a la semana te dejas caer por el Royal Lunch y riegas con cerveza tu masa gris inerte. Recuerdo que hace algún tiempo vi a una multitud reunida en un bar que miraba atentamente y en absoluto silencio un canal de televisión donde salían unos afganos jugando al polo con una cabra decapitada. Si aquellos no eran muertos vivientes, a saber qué eran.”

Una casa en propiedad, que es una caravana en realidad...

En la mayor parte de los casos el comprador no puede escoger a su depredador. A quien entra en un establecimiento comercial, pongamos por caso la Earl, Fabricación y Venta de Casas Móviles, nadie le dejará salir por la misma puerta para que vaya a otro sitio a comparar ofertas. Y ésa es una de aquellas cosas que nunca fallan. Los vendedores tienen unas cuantas tácticas para desalentar la comparación de precios y productos para colocar el suyo. Por ejemplo, aunque la comprobación bancaria del crédito que tiene un comprador potencial le cuesta al vendedor unos pocos dólares, siempre le carga al cliente un importe de veinticinco dólares o más a cuenta de dicha comprobación o de `gastos de solicitud´. Me han dicho que en ocasiones los gastos de solicitud alcanzan los 150 dólares. Por lo general a esto hay que añadir un depósito de entre 300 y 400 dólares que uno debe pagar antes de que lo dejen salir, y así consiguen atar al cliente a esa `atractiva casa prefabricada multiespacio´. Los fabricantes y vendedores cuentan maravillas de lo mucho que han mejorado las casas modulares, y no dejan de resaltar lo bonitas que son y el hecho de que no tienen nada que ver con las caravanas, pero sin embargo siguen siendo cajas de madera laminada que se transportan sobre ruedas rumbo al terreno en el que finalmente van a ser montadas, como ocurre con cualquier caravana.”

Cristianismo fundamentalista...

La religión fundamentalista nos exige gratitud por todo lo que Dios nos ha concedido. De modo que esta gente está más que agradecida de ganar apenas tres dólares por encima del salario mínimo: `Al fin y al cabo, ¿no estamos mejor de lo que estaban nuestros padres?´. Quizá, si no fuera porque la mayoría de sus padres contaban con seguro médico y se las apañaban sin que hubieran de trabajar los dos miembros de la pareja. Pero, claro, ellos tienen más `cosas´ de las que llegaron a poseer sus padres. Así pagan por un par de zapatillas de marca para sus hijos ,más de los que sus padres pagaban por la comida de un mes. Como la cifra de las nóminas ha ido creciendo con los años, su casa está repleta de chismes, y con eso les basta para creer que nadan en la abundancia y que tienen el deber de sentirse agradecidos, pese a que alguna que otra vez no les queda más remedio que comprar la comida con tarjeta de crédito. Porque en la India la gente pasa hambre, ¿no? De acuerdo: a juzgar por los traseros descomunales que ocupan los bancos de la iglesia, aquí nadie pasa hambre. Dios provee Big Macs y bollería industrial para todos. Son un montón de cosas por las que tenemos que dar las gracias. Pero por encima de todo debemos estar agradecidos por formar parte de esta iglesia. Hay que reconocer que, a diferencia de las escuelas públicas o los centros cívicos, la iglesia fundamentalista es una de las estructuras sociales que todavía funcionan en América y donde todo el mundo es bienvenido, rico o pobre, bueno o malo. Si echan un vistazo a los fieles que acuden a todas estas iglesias verán que no son en absoluto malas personas, sólo trabajadores cuya vida interior fue aniquilada a golpes hacia finales del siglo XX. Forman parte del resurgimiento global del fundamentalismo que empezó a producirse cuando el materialismo se elevó triunfante después de la era de la Ilustración. (¡Pobre y querida Ilustración! ¡Qué poco duró! Sólo faltaron para liquidarla del todo dos guerras mundiales, Verdún, Dresde y Auschwitz, los gulags, las armas nucleares y ahora el inminente desastre ecológico.) Dos generaciones consecutivas de ciudadanos que se criaron en escuelas cristianas en medio de la hostilidad tenaz y el miedo avivados por la guerra fría. ¿Acaso debe sorprendernos que se vean tan seducidos por el anuncio del Apocalipsis? Todos y cada uno de ellos se asoman a la ventana en sus hogares y lo que ven coincide con lo que les enseñaron: se aproxima el fin del mundo.”

Asistencia médica...

No son miedos injustificados. Les diré que, al igual que la mayor parte de los hospitales regionales de esta clase en el corazón del país, el Winchester Medical Center es el mayor generador de bancarrotas de nuestra zona. En estados Unidos las facturas médicas son la principal causa de quiebra personal para la gente que carece de seguro de salud. La mitad de los no asegurados debe dinero a los hospitales, y en un momento u otro un tercio de ellos acaban siendo perseguidos por las agencias de cobros, que no dudan un segundo en demandarlos incluso por una suma de apenas cien dólares. En 2005, un estudio de la Universidad de Harvard reveló que el cincuenta por ciento de los expedientes de quiebra personal eran consecuencia total o parcial de los desembolsos para gastos médicos, y esto supone un incremento del 2.200 por ciento desde 1981. La deuda media de los individuos que tienen que pagar a los médicos de su propio bolsillo y que han terminado declarándose insolventes es de 12.000 dólares. En Estados Unidos cada treinta segundos alguien se declara en bancarrota como consecuencia de un problema de salud grave.”

Una visión de una parte de la sociedad de EEUU que eligió a alguien como Donald Trump para presidente y cuyas consecuencias globales nos afectan a todos. Un libro donde el tiempo ha dado la razón no a un visionario, a un miembro de la clase trabajadora blanca que pudo salir del círculo vicioso para ver mundo y darse cuenta de la explotación sin redención a la que está condenada la clase obrera blanca y pobre que lejos del glamour del consumismo son los nuevos siervos del sistema capitalista en EEUU y cuyos fundamentos encuentran ecos en los populismos de derechas de todo el mundo civilizado. Imprescindible para comprender y entender los derroteros políticos en EEUU que permitió a Donald Trump ser presidente y que les empujo a tomar al asalto el templo de la democracia convencidos de su patriotismo y estar bendecidos por Dios en sus acciones cuando en realidad son carne de cañón obrera y voto inducido por los mismos que les empujan a la servidumbre.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org





theadversiterchronicle@hotmail.es 




martes, 21 de septiembre de 2021

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre

Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

EL ESPECIALISTA (1994)

Hay películas que en el momento de su estreno y pese a tener un elenco taquillero, argumento interesante, guion con humor solapado y una correcta dirección, son tachadas de bazofia y, en el mejor de los casos como ocurre con ésta, el mayor halago que recibe es que es entretenida. El equipo de cata cinematográfica no dudamos en dejar a un lado el mocho, linterna y caja de herramientas para surtirnos de pistachos y birras frías porque sale una bella Sharon Stone, el Stallone, uno de nuestros actores malotes favoritos como es Eric Roberts, toda una leyenda como el Rob Steiger y sobre todo nuestro amado y admirado James Woods. Lo cierto es que es una gozada verles a todos y a la Stone y ahora, camino de tres décadas desde su estreno, es una película que se mantiene fresca, la historia es entretenida y el guion es en ocasiones para partirse de risa, una de esas películas donde el conjunto de todo crea un producto que gana con los años...

Se mantiene fresca por el detalle de la informática que vemos en la acción, podría ser de hoy en día con la consiguiente licencia del paso del tiempo, pero no nos parece ver tecnología de los 90´s. El sistema de escaneo de seguridad en la casa del Stallone ya es realidad lo mismo que las capacidades de los ordenadores portátiles. La trama es interesante con un par de giros inesperados, la coreografía erótico festiva entre el Stallone y la Sharon Stone conserva su turbador encanto que te lleva de la sonrisa a la sorpresa y hasta se ve una teta, todo ello arropado de sensualidad chusca y bizarra donde la mente prosigue la escena cuando esta se funde en negro. Tanto el elenco principal como los secundarios de matones, agentes de policía y del primer al último figurante tiene personalidad propia y hasta la banda sonora está redonda. Es cierto que en conjunto parece una obra menor como resultado final, pero se lo pasa uno en grande gracias al reparto y el humor del guion.

Empezamos con el Stallone, que viraba sus papeles a personajes con sentimientos atribulados y la fortaleza física que tanto gustaba en los 80´s ya se veía en 1994 pasado de moda. Hay un guiñó a los mamporros en la escena del asiento del autobús, con Stallone en estado puro de sus inicios como personaje de acción y músculos. Las escenas erótico festivas producían risa porque era dotar de sensibilidad a un personaje con matices de sentimentalismo que luego se haría habitual en el cine de acción. Aquí es un ex-agente de la CIA en acciones encubiertas que trabajaba con el James Woods, uno ponía las bombas y el segundo las hacía explotar. En su último operativo Stallone se da cuenta de que su compañero es en realidad un psicópata que disfruta matando, ya sean adultos o niña en el asiento de atrás. Años después Stallone es un mercenario especialista en detonaciones que entra en contacto con una clienta que busca venganza hacía una familia de mafiosos donde su ex- compañero trabaja como experto en seguridad...

James Woods está magnífico haciendo de malo malote y a la vez de personaje cuchufletas.
La escena cuando llega al departamento de artificieros y le vacila al experto de la policía, su mueca labial cuando habla o ve al hijo del mafioso tan mafioso como el padre y casi tan psicópata como el James Woods, la escena de la centralita de escuchas acojonando al personal tras entrar en brote de ira, o verle debajo de una lluvia de centollos, dotan a la película de un humor inteligente que el James Woods borda, tanto en la interpretación como con el movimiento corporal y facial. NI él ni Stallone se hacen sombra y cada uno juega con sus virtudes para el papel logrando un engranaje que funciona a la perfección, sencillamente magnífico como casi siempre.

Un secundario de lujo con el bueno del Rob Steiger haciendo de patriarca mafioso. Le ves y da respeto, luego casi comprendes su paternalismo protector con el cenutrio de su hijo y finalmente le vemos en toda su crueldad. El hijo es nuestro querido Eric Roberts, no valorado en su época, con cara de hijo de puta que cuando sonríe te pone los pelos como escarpias. Se complementa con su padre y odia al James Woods, lo cual es mutuo, y está a la altura de las dos grandes estrellas. Ambos, padre e hijo, forman una simbiosis que saben transmitir. Ambos son en realidad tan protagonistas como el trío principal y hacen creíbles sus papeles de villanos. Nos han encantado y están ambos genial.

Y, no por la última no es la principal estrella, está Sharon Stone que enamoró a toda una generación en Desafío Total, nunca estuvo tan hermosa y sensual, que la siguen venerando. Su personaje nos ofrece otra interpretación corporal y facial, al principio ninfomaníaca,  luego sabemos que sufre en realidad y que es utilizada, cosa que no le importa porque busca venganza. A ratos la deseamos, luego la odiamos por zorra y finalmente nos enamoramos como el Stallone y somos felices cuando ambos triunfan sobre los malos. Tildadas de cutres en su día, el director Luis Llosa transmite erotismo sin que, tres décadas después, no estallemos en carcajadas ante el hieratismo corporal del Stallone, pero sin maldad y en vez de teta, vemos un seno de la Sharon Stone. Está divina con esa belleza crepuscular que despide a la juventud y recibe la entrada de la madurez...

Y que sí, que en 1994 era un bodrio erótico festivo de reclamo y parecía una serie B, pero que en realidad es un fabuloso comic cinematográfico con la ciudad de Miami de fondo, una de novela negra que es una transición del cine de acción de los 80´s a la ñoñez de los 90´s. Stallone demostró que podía ser sensible en sus personajes, la Stone reafirmaba su reinado y el resto del elenco es soberbio y te ríes incluso del humos socarrón del guion. Por supuesto, el James Wood que nos enamora siempre y los matices marca de la casa con los que adorna a sus personajes. Para verla en buena compañía y disfrutar de explosiones de verdad sin trucas digitales y disfrutar viendo una peli de acción que ha superado su faceta erótico festiva que tantas críticas cosechó en su estreno...
Una película que ha ganado con el tiempo.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org





theadversiterchronicle@hotmail.es 




lunes, 20 de septiembre de 2021

REFLEXIONES EN VOZ ALTA de Skizo´s Blues

Desde hace unas lunas observo que se alzan voces acerca de poner vallas a Internet debido a diversos contenidos que incitan a malas virtudes, estafas varias, comportamientos rarinos y diversas taras potenciales...
Me temo que la mayoría considerará apropiado el vallado mientras no les afecte a sus adicciones a colgar fotos y vídeos con los chutes de me gusta, puedan seguir navegando y hasta respiremos aliviados porque alguien vigila los contenidos en Internet con poder delegado, supuestamente, por nuestro consentimiento al vallado para censurar, quitar y prohibir los contenidos no apropiados...
Una vez más, se ponen vallas al campo pero no se educa, instruye y enseña para los habitantes dentro del vallado. Siguiendo los argumentos de quienes ansían poner vallas a Internet, debería prohibirse y poner trabas a las ventas de mecheros y cerillas, a fin de cuentas sigue siendo más urgente evitar la deforestación por incendios...
Se acaba el verano y entra otoño en erupción, y por si fuera poco tener volcanes activos a nivel social, económico y político ahora tenemos un volcán activo en La Palma que esparce lava, cenizas y gases sin distinción de méritos y cargos...
Y a la libertad en Internet, como a las lenguas de lava, no se le pueden poner vallas de contención.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org





theadversiterchronicle@hotmail.es 



sábado, 18 de septiembre de 2021

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre

Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle

SECRET STORY: Sofía Cristo cuenta un secreto que no es el secreto tal y Frijenti caga estrepitosamente su concurso con el Chimo Bayo de primer expulsado

Aunque siga el argumento de secretos del elenco concursante que deben descubrir, este formato es una especie de neo GH y además para seguir las tramas hay que tragarse otros contenedores. Es el caso de la trama de Bigote Arrocet que tienen la continuación en el exterior con Terelu de protagonista y su madre de telón de fondo. Porque es un gran hermano descafeinado, sin anónimos concursantes y salvo el rollo de los secretos que dan nombre al concurso, el resto es puro formato de telerrealidad fisgona de convivencia. El primer expulsado ha sido el Chimo, tipo ya veterano que ha pasado totalmente desapercibido y quienes estábamos en la supina ignorancia acerca de su persona hemos descubierto que es lo que toda la vida se llamó pinchadiscos, ahora anglosajonado al término más fino y esnob de DJ (pronúnciese diyei). Aparte desconocimientos, es un famoso y popular pinchadiscos de tecno en las fiestas tales. De todas formas no pintaba nada en la convivencia y su secreto es que obró un milagro, claro que esto de los milagros es cuestión de creencias, que haberlos los hay aunque luego sean casos de la excepción que confirma la regla de mortandad de ciertas enfermedades...

Y si hay un artilugio televisivo que está dando juego a los concursos y programas es sin
duda la llamada Curva de la vida en su origen y que ya es habitual, una simple pizarra donde el tipo u la tipa de turno tiene una hora para escribir en la misma lo azaroso de su vida, las vicisitudes de su existencia y los hitos que marcan sus penas y alegrías. Sofía Cristo, en otro de sus auto psicoanálisis televisados, confesó el secreto, pero no el secreto del concurso, de que sufrió abusos sexuales con cinco años. Nos deja la duda de si fueron continuados en el tiempo y quién fue el autor. Ha descartado a su padre y su madre ya saca rendimiento en platós del dolor que le ha causado la confesión. Si sirve para dar visibilidad a esa lacra con la infancia, buenos dineros son, pero si nos quedamos con el drama, las memorias y cobrar se habrá perdido una gran oportunidad de ayudar a quienes sufrieron y sufren abusos sexuales siendo niños y marcados para siempre como adultos. Sofía Cristo es un ejemplo claro de cómo se estropea una vida para siempre por culpa de un depredador sexual de niñas y niños, así de simple.

El que ha excrementado su concurso de manera garrafal ha sido el Miguel Frijenti, un tipo que ha querido ser concursante, periodista, colaborador y portera de escalera decimonónica. Gracias a su capacidad de formar corrillos, luego irse a otro y chismorrear repitiendo la jugada una y otra vez hasta que explotó la cosa con la Rábago que se ofendió profundamente cuando Frijenti le escupió que no le gustaba y apareció Jorge Javier preguntando si Isabel Rábago tuvo que ver con la salida del colaborador de un programa de la mañana donde ambos coincidían. Jorge Javier escurrió el bulto en plan ¿he sido yo? Pero la mecha estaba encendida y terminó explotando...

En el momento de escribir esta crónica el Frijenti es un apestado en la casa, está nominado y con bastantes papeletas para ser expulsado, aunque no implica que lo sea. Nominado junto a la alemana con español castellano y el inefable Edmundo que da más juego dentro y fuera estando dentro que estando afuera...
Pero no hay quien entienda el rollo de los secretos de las narices, oiga.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org





theadversiterchronicle@hotmail.es 




viernes, 17 de septiembre de 2021

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre

Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

12 VALIENTES (2018)

        (12 Strong)

No hay mejor argumento para aparcar los trastos de faena que un título del género de hazañas bélicas, reparto interesante, historia basada en hechos reales y plena actualidad tras la retirada de la OTAN de Afganistán fechas atrás y aún asimilando la retirada. Así que preparamos pistachos y birras frías para visionar esta producción estadounidense de 2018 y dirigida por Nicolai Fulsig, sin duda conocido en el ambientillo cinematográfico sin obviar conocidos y familiares. Es otro caso de película que no satisface a nadie, correcta de hechuras pero a retales de otras precedentes que termina aguando la historia por la forma de contarla con mediocre guion y una dirección que bebe de diversos títulos sin que se note en apariencia...

La producción es pasable, hay paisajes afganos, chatarra soviética de transportes blindados, que no tanques salvo uno que siempre es el mismo y las confortables imágenes de puestos estadounidenses con helicópteros desde las pelis de la guerra en Vietnam. Tras el 11-S, Bush II entra en guerra con los talibanes y para ello debe ganarse la confianza de los señores de la guerra que forman la Alianza del Norte contra el gobierno talibán. Para ello despliega distintos comandos de una docena de soldados que serán el enlace con el señor de la guerra de la zona. En contra de lo previsto, los modernos soldados deberán librar una guerra a caballo donde las rencillas entre familiares y parientes dictan las ofensivas y la alianza del señor de la guerra depende de la capacidad del observador aéreo en tierra para ordenar bombardeos que seduzcan al aliado. Por desgracia el director tira de sensibleria barata con la escena de la madre ajusticiada por enseñar a sus hijas y ser maestra de escuela, escenas que ya predisponen a no tener compasión con los talibanes.

Del reparto, la estrella es un Chris Hemsworth que salva la película en el aspecto de protagonista pese a la dificultad de un guion que concede pocas reflexiones, y las que hay son ñoñeces costumbristas de cartas a casa, recuerdos y tal. Despierta empatía en la retina y promete ser una estrella, su papel resulta menos creíble a medida que avanza el metraje y la película se diluye a cada segundo como un azucarillo en agua de mar para perder lo dulce en segundos y ser salitrosa a cada minuto. Le acompaña nuestro querido Michael Peña, un actor que hace su papel y aporta matices casi imperceptibles que gustan al respetable porque aunque interprete siempre a un pachuco sí sabe darle personalidad. Por desgracia los personajes no parecen reales, un triste homenaje a los héroes de la historia, porque el director parece coger cosas de otras pelis para resolver las escenas de acción donde se echan en falta cuerpos que se desmiembran en las explosiones y amputaciones con casquería tan en boga desde hace unos años en el cine bélico.

Hay que verla y se espera un estilo de Black Hawk derribado, nos parece Rambo III en la imagen y trato de los afganos, da la impresión de que no son hechos reales y sí una del oeste trasladada a la guerra contra el talibán, y aunque se ven tiros y escenas de alcanzados por disparos, parece un episodio del Equipo A. La crítica la machacó de lo lindo y al final lo cierto es que parece una versión actualizada de la mítica, por propaganda, de Boinas Verdes. Si os va el género, hay que verla, otra cosa es si merecía la pena pasar por taquilla para verla, y pagando ya hay que pensarlo porque defrauda. Pero si la veis de forma gratuita o dentro de la oferta de la tele de pago, se puede ver pero deja un sabor de boca decepcionante y se buscan las causas, como hicimos en animada tertulia posterior hasta la hora de fichar la salida, siendo el resultado de la tertulia que la película está mal contada tanto en imágenes como en guion y dando la sensación de cine, si no de propaganda, sí de elogio a las fuerzas armadas. La historia ocurrió y forma parte de los anales de la guerra aunque lo que nos cuentan, por la forma de contarlo, resulta bastante increíble...
No es mala, pero lo parece.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org





theadversiterchronicle@hotmail.es 



jueves, 16 de septiembre de 2021

"Ni a pata ni alpargata y menos a La Alcarria", suplemento viajero cutre

Suplemento viajero cutre de The Adversiter Chronicle

Viaje al recuerdo de llevar la palma

Piensa el viajero en los versos del poeta que decían que si mirando hacia el mar es un buen lugar para irse a olvidar, el sofá del viajero es buen lugar para sentarse a recordar...
El viajero recuerda aquel domingo de ramos en que ir a llevar la palma, un par de buenos puros y una docena de mejores pasteles, al padrino y la madrina. El viajero sólo les veía una vez al año cuando en compañía de sus padres salía a las afueras nobles de la ciudad, ya terreno rústico, donde el padrino y la madrina tenían su casa, con amplios terrenos y todos los artilugios y utillaje para hacer sidra. Recuerda el viajero los grandes, por no decir enormes, toneles que siempre parecían grandes y enormes cada año pese a que el viajero se hacía también grande...
Para el viajero su padrino y madrina eran dos absolutos desconocidos. La gran casería que ahora el viajero veía algo vetusta y destartalada, había sido grande y productiva en los tiempos posteriores al fin de la guerra civil española, un mundo ajeno al pequeño que era el viajero entonces. Siempre había escuchado el viajero por estas fechas a su abuela que le contaba cómo entro de sirvienta siendo aún adolescente y cómo arrancaba minutos al sueño cuando le mandaban hacer camas y adecentar y dormitaba unos minutos. Siempre se refirió, hasta el día de su muerte, al padrino y la madrina del viajero como los amos. El niño que era el viajero, siempre le embargaba la emoción escuchando a su abuela y, desde que tuvo seseras, la emoción era una amarga ensoñación donde su abuela era una esclava y sus amos el padrino y la madrina...
Pero aquel año era especial para el viajero ya que por primera vez en su vida iba a ir solo a llevar la palma, los puros y los pasteles. Un hito en el crecimiento del viajero que ya era adolescente y quedaba lejano el niño que fue el viajero hasta entonces. Tampoco le llevarían e iría en un taxi donde entró el viajero nervioso cargado de los presentes...
Estaba nervioso el viajero cuando despidió al taxi y cruzó la entrada a la finca. Le extrañó no ver la algarabía de infancia y juventud, corrillos de los adultos, siempre pensó el viajero cuando era niño que debieron ser amos de muchas abuelas a juzgar por la muchedumbre de ahijados, ahijadas y sus adultos, más esclavas...
Otra historia le viene al recuerdo al viajero donde escuchaba como madrina había enviudado de su primer marido y se casó con el que era capataz, padrino del viajero. Siempre era encantador ese día con adultos y ahijados y ahijadas. La madrina era un ser distante y tenían una hija con minusvalía psíquica que siempre estaba en la cocina y al rebufo de la madre sonriendo tontamente o callando tontamente...
El viajero llama a la puerta y le abre la hija de su padrino y madrina. Le mira con sorpresa y le invita a pasar, llega a la cocina y ve a su madrina sentada, triste y mirando los pasteles y los puros. El viajero soltó las palabras que había barruntado en el taxi y estampó dos besos en las mejillas de su madrina que le miró fijamente y le comunica al viajero que habían enterrado al padrino el jueves pasado...
El viajero se ríe regresando al presente cuando recuerda cómo quería que se abriera un agujero en la cocina que le tragase y le sacara de la cocina. El viajero vuelve a pedir un taxi de regreso con la palma y los puros, no le pareció oportuno llevarse los pasteles, mientras pensaba que se habían acabado los viajes a llevar la palma y recibir el bollo. También recuerda a su madre cuando llegó a casa y le contó lo sucedido, la cara de sorpresa y ver que no se habían enterado de la defunción del padrino...
El viajero finaliza el viaje al recuerdo sin nostalgia, disfrutando de lo bailado sin nadie que se lo quite, se levanta y piensa que es hora de tomarse un cafelito para...
Pero ése, ya es otro viaje.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org





theadversiterchronicle@hotmail.es





miércoles, 15 de septiembre de 2021

"Bits a bits", suplemento videoconsolador

Una sección de Kitapayá en exclusiva para The Adversiter Chronicle

FORTNITE TEMPORADA 8


Nueva temporada del título multijugador de Epic Games que dio comienzo con evento, inherente y esperado por la masa usuaria, que estuvo bien, al menos a mí me gustó más que el de la temporada siete a la que dediqué el artículo correspondiente. Vuelven los míticos cubos aunque confieso mi ignorancia de temporadas atrás, pero ha sido bien acogido. Ahora la isla presenta heridas causadas por los alienígenas con restos del platillo volante gigante de la temporada anterior. En algunas zonas de restos hay una especie de tobogán y montaña rusa donde flotar en ingravidez y que sirve para desplazarse de forma rápida y salir despedido en paracaídas cuando consideramos oportuno...

Y la otra gran novedad es una especie de burbuja naranja y cuando entramos en la misma podremos conseguir armas alienígenas, una minigun y un fusil que dan un punto de combatividad y proporcionan potencia de fuego. El resto es lo de siempre y hay vehículos para desplazarse aunque echamos en falta el helicóptero. Podemos incendiar instalaciones y es recomendable coger herramientas para modificar las armas donde predominan los fusiles de asalto y se cotizan los lanzagranadas o RPG. Sigue siendo recomendable desplazarse en vehículo para evitar los letales francotiradores, que al disparar delatan su posición y de esa forma dirigirnos con el vehículo para liquidarlo neutralizando su ventaja.

Seguro que alguien de vuestro entorno es jugón o jugona y para veteranos de la prehistoria es un videojuego que sirve para retomar el mando y quitar herrumbre de décadas sin videojugar. Hay muy buenos jugadores y distintas modalidades con creaciones de los usuarios y distintos tipos de combate. Yo me he propuesto aprender a construir, hay auténticos genios de la arquitectura y sin duda dominar las artes de construcción siempre da un plus de competitividad. Así que olvidaros de lamentos de un verano que ya se acaba y nada mejor para liberar estrés que tirarse en paracaídas en la isla, conseguir armas y a quedar el último, que es el que gana. Porque como siempre os digo:  ¡Quien no se consuela es porque no videojuega!

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org






theadversiterchronicle@hotmail.es
 



martes, 14 de septiembre de 2021

ENTREVISTA AL MOÑAS DE LA BARRA DEL BAR

Las autoridades gubernativas han levantado la restricción que afectaba a tomarse algo en la barra del bar. Han sido meses largos donde nos hemos acostumbrado a fuerza ahorcativa sin alternativa salvo sentarnos en una mesa viendo la desangelada barra convertida en zona vallada con cinta y en el mejor de los casos a que hubiera mesas a su vera, pero sentados. Si alguien ha sufrido los rigores de la restricción en sus barras de abrevaderos habituales han sido los moñas. Todo garito que se precie tiene su moñas particular y sin embargo ha sido raro verles durante la restricción, es por ello que entrevistamos a Ramón, conocido moñas del bar del barrio, para que nos ilustre en tan apasionante tema...

-¿Se es consciente de que uno es un moñas, Ramón?


-Es que da la sensación de que ando moña todo el tiempo y nada más lejos de la realidad. Ahora, que si tomarse un trago en la barra del bar, y me refiero a un trago tras otro, y estar de campechanía con los amigos de la barra y vacilar un poco a la camarera hablando como si estuviera mascando un polvorón, si es delito pues soy un moñas. El moñas forma parte de la psique del consumidor en bares y cafeterías, tal es así que cuando un moñas es expulsado sine die por la dirección del local, dirección a la salida me refiero, ni el negocio ni la parroquia de la barra admiten que el puesto del moñas sea ocupado por otro moñas. Fíjese que llegan las navidades y vuelven a admitir al moñas en el establecimiento y eso no sucede ni con los pedigüeños.

-¿Por qué no se les ha visto durante la clausura de las barras en hostelería, ein?


-No es lo mismo, no es lo mismo. La barra es una liturgia, desde acechar y gorronear las bandejas de pinchos hasta disfrutar del generoso escote de la camarera, dicho esto sin ánimo patriarcal ni mucho menos. Si alguien aprecian los moñas es a las camareras, siempre con una conversación, que acepta nuestros piropos de pedete lúcido sin ofensa. Pero una mesa es una jodienda, el pincho no tiene alternativa como en la barra donde puedes dar el cambiazo en la bandeja, garrapiñar más pinchos de la misma e incluso intercambiarlo con otros parroquianos de la barra del bar, la mesa es como un corsé victoriano, que no entiendo de corsés pero queda fino lo de victoriano.

-Algún que otro moñas le pega a las tragaperras...


-¡Mejor pegarle a las tragaperras que a la mujer! Dicho sin ánimo patriarcal, que conste, es un chiste de moñas pero vivimos tiempos inquisitoriales con los chistes. Sí, hay dentro del colectivo auténticos ludópatas irredentos, pero por lo general el moñas es jaranero, sociable, parlanchín sin ser lenguaraz, amable con las damas y amigo de sus amigos. Y ser moñas no implica estar moña, es un apelativo cariñoso entre la parroquia del bar, formamos parte como el lector del periódico, los taburetes o el cartel que informa de los horarios y los días de descanso. Otra cosa es que te lo llame la suegra o el cuñado, la primera pilla unas torrijas cada nochebuena que ni le cuento porque para ella todas las noches son buenas, y el segundo agarra unas cogorzas de muy señor mío cada vez que sale de caza con su cuadrilla de garrulos igual que él.

-
Pues a disfrutar de nuevo de la barra del bar y del moñas.


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org





theadversiterchronicle@hotmail.es 



Powered By Blogger