The Adversiter Chronicle

miércoles, 30 de diciembre de 2020

"Memorias de La Transición", por Antón Rendueles

Unas memorias de Antón Rendueles en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Fin de año

Siempre me proponía, al menos la infantil esperanza, de que esperaría despierto a que mis padres llegaran de la cena de fin de año, el cotillón de Nochevieja...
La llegada de las campanadas de fin de año siempre me produjo sentimientos encontrados. El misterio de la cena a la que iban los mayores se mezclaba con el sabor agridulce de que también marcaba esa noche un hito en las vacaciones escolares de navidad, que ya quedaban pocos días, comparado con la alegría del inicio de las vacaciones donde todo eran promesas de días de jugar, estar en familia y cenar juntos sin tener que estudiar o madrugar. Sabía que sólo quedaba la noche de reyes y a los dos días volver a la escuela...
Pero era una jornada especial donde me pasaba el día haciendo prometer a mi madre que me traerían una bolsa de la cena, repleta de cosas como matasuegras, gafas postizas, gorros de papel y demás que encendían mi infantil imaginación donde la noche era una incógnita que me atraía como un remolino. Pero una vez aceptada la idea de que me estaba vedado ese mundo incógnito, al menos durante esa etapa de mi existencia, volvía a la alegría navideña donde no faltaba ir a recados ya que mi abuela cocinaba menú especial. Pero yo ansiaba que llegara la cena y luego ver la televisión donde esperaba pacientemente a que fueran desfilando los y las artistas del programa especial de fin de año. Miraba impaciente la pantalla esperando que salieran los humoristas y pese a mis propósitos de vigilia me quedaba finalmente dormido antes de que finalizase...
Me despertaba y salía raudo a mirar si me habían dejado las bolsas de cotillón que yo abría con ansia, fascinado por su contenido y abstrayéndome de la realidad por unos instantes. Son gratos recuerdos que tal vez afloran con más intensidad en este tiempo de peste vírica que padecemos, no habrá cenas de cotillón, hace ya tanto tiempo que no espero encontrar las bolsas al despertar que aumenta la intensidad del recuerdo como si hubiera sido un sueño...
A fin de cuentas, los recuerdos están hechos del mismo material que los sueños.
Antón Rendueles

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es

   



martes, 29 de diciembre de 2020

"Bits a bits", suplemento videoconsolador

 Una sección de Kitapayá en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Resumen 2020 y nueva generación de videoconsolas

Se acaba un año más y es buen momento para hacer una selección de títulos de los últimos doce meses donde por otra parte ha llegado la nueva generación de videoconsolas y alguna o alguno os preguntaréis si merece la pena adquirirla, cambiarla por la que se tiene y demás preguntas que nos asaltan y más cuando hay que hacer un desembolso importante para el común de los consumidores. Escojo tres títulos siempre con la perspectiva de que sois ya veteranas y veteranos en calendas y, por distintos motivos y razones, queréis retomar el sano vicio del videojuego, lo mismo respecto a las nuevas videoconsolas ya que infancia y juventud sin duda están deseando tenerla entre sus mandos pero para quienes no catan un mando desde la época de ATARI o los primeros sistemas de ordenadores como Spectrum, Commodore u MSX puede que la adquisición de la nueva generación de videoconsolas no sea tan urgente...

Puesto que en la sección jugamos con la PS4 será de su sucesora de quien trate hoy. Ya se
dijo en su momento pero cuando hubo que plantearse entre XBOX y PS4 se decidió que había que apostar por la más vendida y popular que garantizaba títulos nuevos, periféricos y accesorios dado las millonadas de PS4 vendidas en el mundo. La PS5 acaba de salir y como siempre que sale un nuevo sistema es sensato plantearse ver cómo se comporta según los usuarios y usuarias, las ventas y si presenta problemas que se han de subsanar. Si no se tiene ningún sistema es evidente que interesa invertir en la nueva generación y si ya se dispone de videoconsola, sea XBOX o PS5, lo más prudente es esperar porque habrá un periodo de dos a tres años donde convivan los dos sistemas pero con la certeza de que más pronto que tarde los nuevos títulos serán exclusivos de la nueva generación. SONY presenta dos propuestas de inicio a diferente precio siendo la más cara la que dispone de lector de CD aunque la tendencia actual es llevar al consumidor a elegir la digital con descargas en lugar de soporte en CD. Hablan maravillas del nuevo mando pero es una inversión que requiere pensar y meditar la adquisición. Sea cómo sea, animaros a disfrutar de nuevo videojugando.

El primer título seleccionado es Fortnite, popular juego de disparos que resulta ser ideal para el juego intergeneracional, es un título gratuito aunque luego nos tienta con hacer compras pero se puede jugar y ganar sin ellas. A la muchachada les encanta y para talluditos y talluditas una excelente forma de ponerse al día para afrontar títulos más complicados. Es un videojuego entretenido que ofrece varias formas de enfrentamiento y siempre es estimulante en cuanto a escenarios y combates contra el resto de jugadores ya sea en solitario, en pareja e incluso en escuadras. Es perfecto para jugar con infancia de la casa y soltarnos de nuevo además de ponernos al día en cuanto a gráficos, manejo del mando y perder el miedo no ya a jugar sino a jugar colectivamente.

STARS WARS – BATTLEFRONT II es la vieja fantasía de toda una generación hecha
realidad: poder jugar a ser personaje de La Guerra de Las Galaxias. Inmersión total, entretenida campaña con protagonismo de los personajes míticos pero también como miembro de las fuerzas imperiales. Os caerá la baba si os cayó con la saga cinematográfica y es de esos juegos que, una vez que ya vuelves a coger el vicio al mando, tienes que jugar sí o sí. Mejora notablemente otros títulos de la saga anteriores y ofrece acción y emoción. Imprescindible para nostalgias y viejas fantasías cinematográficas hechas realidad.

Y el tercer título, THE TURING TEST, es uno para hacer trabajar las neuronas y para amantes de acertijos, crucigramas y rompecabezas sin menoscabo de quienes simplemente buscan trabajar la mente pero de forma reposada, estimulante y motivadora. Escenario de nave espacial donde debemos averiguar qué ocurrió con la tripulación y resolver distintos rompecabezas para avanzar explorando la nave y averiguar qué ha causado que la computadora de a bordo no funcione correctamente. Al principio con un poco de temor pero desde el primer rompecabezas nos sentimos impulsados a querer más, que venga el siguiente. Ideal para quienes buscan estímulos mentales para ejercitar la mente y siempre sin agobiar ni que entren deseos de mandar a la porra el videojuego.

Por supuesto recomendar todos los títulos vistos hasta ahora en la sección y animaros de nuevo a vencer las reticencias que siempre nos asaltan cuando hay que volver a algo conocido pero nuevo porque hace lustros o décadas que no videojugamos. Es una opción de ocio que lejos de aislarte o engancharte se convierte es un perfecto compañero para trabajar reflejos, coordinación y memoria. Son tiempos además de estancias encerrados en casas y domicilios donde siempre se agradece tener una opción de entretenimiento, además del diálogo intergeneracional con la ventaja de que, tengas la edad que tengas, lo que cuenta es tener vicio y jugar mejor que el contrario. Así que como siempre os digo, añadiendo feliz 2021: ¡Quien no se consuela es porque no videojuega!


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es

lunes, 28 de diciembre de 2020

REFLEXIONES EN VOZ ALTA de Skizo´s Blues

Con el tema de llevar mascarilla sí o sí, he descubierto todo un universo de miradas...
Las hay de enigma oriental, mirada de odalisca que por un segundo hace imaginar a la mente escenas de odaliscas. Las hay con temor, a rozarse y romper la distancia social, que debería ser de dos metros pero la dejamos en unos centímetros. Las hay a lo suyo, con la dueña de los ojos a lo suyo y a la conversación por el móvil. Las hay misteriosas y las hay tristes aunque otras sean alegres...
Supongo que trato de buscar conscientemente algo bueno a la resistencia del subconsciente a ir embozado como mis semejantes, pero pese a lo de llevar mascarilla hay semejantes que siguen llevando orejeras como las acémilas, que siguen erre que erre como si no pasara nada con sus paranoias personales tratando de inocularlas al colectivo sin preguntarnos si nos interesa siquiera...
Han comenzado las vacunaciones, pocas y con retraso en la entrega de pedidos, y cuando hoy he salido al asfalto he tratado de buscar miradas y ojos de alegría o de esperanza al menos, pero no las encuentro ni siquiera cuando me miro al espejo...
Cuando algún día termine todo este circo y nos quitemos la mascarilla será interesante observar si las miradas vuelven a ser las que recuerdo sin mascarilla, aunque seremos más viejos y viejas en la mirada me temo...
Hace frío y viento en el acantilado, también en las miradas de mis semejantes.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es
             

sábado, 26 de diciembre de 2020

"Ni a pata ni alpargata y menos a La Alcarria", suplemento viajero cutre

Suplemento viajero cutre de The Adversiter Chronicle

Viaje a la cena de Nochebuena con pandemia

El viajero ha conseguido por fin llamar a un taxi, es Nochebuena y le ha costado estar a la espera con el teléfono móvil para que le atendiera la operadora. Es una noche oscura y fría digna de tiempo navideño donde sólo faltan los copos de nieve...
El viajero entra al taxi aún con el olor a comida rica y buenos guisos que pudo olfatear sin remedio al coger el ascensor en el descansillo, impotente ante la avalancha de fragancias culinarias que detectaba su olfato y se acuerda de cuando era niño y veía el trajín en la cocina de su abuela, pero no quiere el viajero caer en la típica melancolía navideña donde van faltando comensales...
Están las calles mortecinas y le recuerdan al viajero que deje las ensoñaciones y vuelva a la realidad. Tiene un diálogo con el taxista, que procura el viajero cortar en cuanto le es posible ya que el taxista coge carrerilla y entre la mampara de separación y las mascarillas no se entiende mucho. Pero el viajero ha dado una dirección, calle Tal esquina con Cual, y el taxista se muestra inquisidor porque no logra ubicar la dirección indicada. Finalmente el viajero escucha al taxista que le informa de que, aunque parezca casi una avenida en línea recta, la calle Cual se llama en realidad Pascual, lo cual embarga el ánimo del viajero que se siente un poco ridículo por no saber tal información. Afortunadamente el viajero sabe por el taxista que casi todo el mundo tiene la misma confusión y se permite una crítica a las autoridades municipales competentes que cortan en dos calles lo que por línea recta y continuidad sin cruces debería ser una sola con un sólo nombre...
El viajero no aporta ningún comentario y respira aliviado de que el taxista, como buen profesional, sabe cerrar el pìco y no gastar saliva en cháchara con el viajero, que gusta además de ir en taxi en silencio, observando la ciudad y sus cambios con su propio cambio reflejado en el cristal de la ventanilla...
El viajero abona la carrera y se aprieta el cuello de la chaqueta mientras se encamina al portal. Antes de entrar al mismo, el viajero echa un último vistazo a la calle cuyas luces navideñas tienen algo de irónico porque la gente se está muriendo ahí afuera, los vivos tratan de imitar la normalidad con el telón de fondo del toque de queda, pero todo resulta más dantesco cuanto más trata el viajero de abstraerse de la realidad con la pandemia del coronavirus...
El viajero siente un repentino escalofrío cuando abre el desvencijado ascensor y aprieta el botón para subir a cenar...
Pero ése, ya es otro viaje.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es
 


miércoles, 23 de diciembre de 2020

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre

Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle

Asunto, Antonio Canales Rivera: sexrroneo, mentiras y calzoncillos

¡Que delicioso vodevil con todos los ingredientes de un buen enredo de líos de alcoba, ambición inconfesable con resultado de traición, moza resuelta y dicharachera con el colofón del protagonismo de unos calzoncillos! Y es que hay de todo, pero de todo. La cosa tiene además de protagonista inicial al inefable Antonio David Flores, famoso siempre a rebufo de las mujeres que va de eterno aspirante de aprendiz de brujo y siempre acaba perjudicado de sus propios sortilegios, hechizos y encantamientos. El otro protagonista es nada menos que un torero, famoso de clan y además un tipo que empatiza a las mujeres y no despierta recelos de los machos alfa que más que como un rival le ven como un maestro, y además perdió los calzoncillos. Luego tenemos de entorno ese nuevo universo del siglo XXI que son las relaciones erótico-festivas, tanto a nivel fisiológico como virtual. Para finalizar un despliegue de medios de Sálvame que se acomoda en el barroquismo depredador de propios, colaboradores e invitados del programa...

El comienzo del enredo tiene de protagonista a ese galápago televisivo en que trata
de convertirse el Antonio David, cómo será la cosa que hasta su padrino en el programa Kiko Matamoros y la viperina de la Mila no le apoyaron. Tras la demostración científica de que es un embustero con esa máquina lectora de gestos faciales que es Copérnica, vivía el aprendiz de brujo televisivo, aspirante a, un momento más o menos dulce; el torero Antonio Canales Rivera se afianzaba a cada tarde como colaborador, daño colateral de la entrevista a Kiko Rivera donde renegó de su santa y folclórica madre. El caso es que Canales Rivera era el nuevo colaborador muy mejor amigo y el Antonio David se entera de que hay una mozuela que afirma que estuvo con el torero, que le fue infiel a su pareja y que además tiene, con foto, los calzoncillos del Canales Rivera como prueba.

Canales Rivera vivía, por su parte, una dulce luna de miel con el programa y se ganaba sus buenos aurelios con Copérnica. Encandilaba a elenco colaborador con su hablar pausado, casi de gañán pero urbanizado, de salpicar con anécdotas de su abuelo o su tío con sus sabios consejos. En la máquina le salía todo verdad y estéticamente es atractivo lo que unido a su barba, sus ojos de mirada de torero y sus buenos modales complemento a su sentido del honor y de la palabra, le hacían un raro espécimen televisivo. La dirección del programa vio carnaza y le suelta al torero y a la audiencia que el Antonio David, que había sido invitado por el torero a cenar en familia de amistades y éste creía que eran más o menos amigos, traiciona la amistad y además pretende ganar dinero con ello siendo el que gestione el asunto entre la mozuela y la cadena...

Canales Rivera se sometió a la prueba de la máquina de la verdad facial y salió triunfante
como el hombre de honor y orgullo torero que es fiel a su amada, Antonio David como un bellaco traidor a la amistad y a la cadena que le paga. Canales Rivera dio su versión donde sólo había visto a la mozuela de casualidad en una cena y porque iba con un amigo de su familia de farras, porque el tipo le llamó en directo para recordarle que esa pelandrusca que hacía tan mentiroso testimonio de infidelidad era su acompañante. Es entonces cuando aparece, desaparece más bien, el calzoncillo de Antonio Canales Rivera...

Eso fue el inicio porque en el momento de hacer esta crónica los hechos son los siguientes: Antonio David como jugador a dos bandas donde quería apuntarse un tanto ante los mandos del programa y de paso limpiar su sempiterna imagen de estar ahí por ser ex- de y padre de. Además jugaba a representante con la mozuela y así se ganaba un sobresueldo. Canales Rivera ha quedado como el típico macho alfa que las mata callando, confiando en el refugio de la confidencialidad entre quienes van de farra pero que dio hasta tres versiones diferentes a medida que la cosa se enredaba y salían pruebas y testimonios. Sigue manteniendo que no fue infiel y que si bien estuvieron en la misma habitación de hotel, al principio ni la conocía, durmieron separados. De los calzoncillos dice que no los encontraba y como llevaba maleta pues los dejaba en la habitación que tenía prisa. Su mayor habilidad es todo este jugoso asunto es que sabe poner cara de póker y por eso la cosa facial la supera con aprobado aunque mienta como otro bellaco.

Y es que para entender lo sucedido lo mejor es, en base a los hechos conocidos hacer un
somero resumen. Canales Rivera se apunta a las redes sociales y a los juegos de sexrroneo tan propios de la actual juventud y muchachada digital donde se chatea con juegos de seducción, vaciles y demás zarandajas que antes se hacían en sitios físicos y ahora en el universo digital. No sabemos a estas alturas si Canales Rivera es tan ingenuo digitalmente y se lanzó al ruedo sin conocer la arena ni el astado, el caso es que hay grabaciones de audio, pantallas de texto y hasta la foto del calzoncillo. Y luego está que en el siglo XXI a estas alturas la mujer está a la misma altura y categoría donde antes reinaban en solitario los machos alfa, ya no es el hombre el seductor ni el que presume entre risotadas y brindis, la mujer se ha liberado y tiene fornicio sin complejos postcoitales que se decía el siglo pasado. Sabemos además la postura del fornicio, a cuatro patas, que el torero gusta de fornicar tapado con la sábana, digno de estudio freudiano, que es de disparo rápido y se queda roncando tras la descarga. Además pierde los calzoncillos...

Al final como siempre es a la mozuela a quien quieren hacer culpable, el torero sigue
negando que hubo sexo, Antonio David sigue afirmando que el hizo su trabajo, no se pone colorado, y la chica tiene que sacar pruebas al ver que está ante dos merluzos y catetos que niegan la mayor y niegan la evidencia. Es un espectáculo de mágico fin de fiesta para una temporada jugosa e histórica, tanto por la pandemia como por los pifostios del clan Pantoja tras la caja de Pandora que abrió el ceporro de Kiko Rivera, siempre desde un punto de vista televisivo, al renegar de su madre en vivo y en directo. Proponemos que se miren las cintas de seguridad del hotel y se haga un análisis de ADN a los calzoncillos, que aunque no muy sucios según afirman, seguro que hay restos de orines y palomino que faciliten la identificación a fin de aclarar este asunto, oiga.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es 
                                                      

martes, 22 de diciembre de 2020

"Deporte sin porte", por F. O. Roffön

 Una sección de F. O. Roffön en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Parón navideño y rivales de La Roja para la Eurocopa

Se llega a la parada invernal de la competición con el Real Sporting en quinta posición de la tabla en puestos nobles, a distancia prudencial del Real Oviedo en el puesto treceavo y al que sacamos siete puntitos de diferencia, cierto que peca de irregular pero los carbayones salen de los puestos bajos de la clasificación. Empezar puntuando ha sido primordial para los rojiblancos y llegan a las navidades habiendo dejado buenas sensaciones, la afición vuelve a ilusionarse con jugadores de la cantera y con un entrenador que tiene las cosas claras, otra cosa es que pinten bastos los resultados. Pero hay otro talante que hacía lustros, por no decir décadas, no se palpaban en la parroquia sportinguista.

Pero el fantasma de que nos birlen los talentos yogurines se hace un poco más presente tras una campaña informativa llorando que el club necesita y precisa de un crédito de cinco millones de aurelios de vellón, parece que la cosa está hecha con La Liga de intermediario pero surge la duda razonable en el estrado de la afición de que pese al crédito haya que tirar de vender yogurines. En el momento de dictar al chigrero esta crónica se está celebrando Junta de Accionistas, fácil como toda junta donde la mayoría accionarial la tiene el mandamás de siempre. Se ha llorado en la prensa y medios de comunicación la necesidad ineludible del crédito y el tiempo dirá si con eso basta o no alcanzará como siempre y habrá que vender talentos, al menos que si venden no traigan cojitrancos, galgos y podencos para tirar de nuevo de Mareo...

Y hubo controversia racista porque en un partido de Champions el cuarto árbitro se refirió a un jugador de raza negra como el negro. Un jugador de raza negra escuchó el adjetivo y se montó un pifostio de tres pares de cojones con suspensión incluida del partido y polémica que trascendió fuera del terreno de juego. La verdad es que tiene su gracia porque si hay que indicar el jugador infractor al árbitro principal y no se sabe el nombre ni el dorsal y está rodeado de jugadores de raza blanca o menos negra, señalar que ha sido el negro parece lo más apropiado sin tintes racistas, si ocurriera al contrario se diría que el jugador blanco. Cuchufletas aparte, el fútbol se contagia de los vicios de la sociedad donde hay que ser políticamente correctos. Ocurre con el término afroamericano que tanto se utiliza cuando la población negra de EEUU no se identifica con el término porque son estadounidenses desde hace al menos tres generaciones. No se me ocurre, metido en la piel del cuarto árbitro, cómo identificaría al jugador porque si se dice el jugador de no raza blanca sí que suena racista...

Se han sorteado los grupos de la Eurocopa y España ha quedado encuadrada en el grupo E
junto a Suecia, Polonia y Eslovaquia. Polacos y suecos son de esas selecciones que dan la campanada en este tipo de competiciones, más en los mundiales que en la Eurocopa, donde son equipos rocosos con competitividad mientras el marcador no vaya en contra y capaces de dar zarpazos que complican la vida del contrincante. Eslovaquia es a priori la cenicienta y además con polémica geopolítica pero aún así la selección no debería tener mayores motivos de preocupación que no sean meter goles y no encajar derrota. Además La Roja jugará en Bilbao, una de las sedes, y a la afición no politizada supone una alegría que la selección española juegue en San Mamés, habrá rebuznos porque siempre hay quien haga el burro pero es la magia del deporte donde las alegrías deportivas entierran rencillas de unos pocos que se aprovechan de todos...

F. O. R.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                            




lunes, 21 de diciembre de 2020

REFLEXIONES EN VOZ ALTA de Skizo´s Blues

Nos estamos aferrando, por estos lares, a celebrar la Nochebuena pese a todas las advertencias, hechos y consejos de que sería mejor celebrarlo sin reuniones familiares..
Me resulta curioso, desde un punto de vista científico, que nos indignemos ante cualquier insinuación de dar marcha atrás, de mantener las limitaciones de movilidad geográfica como si siempre hubiéramos sido furibundos celebradores de la cena de Nochebuena; ya no se oye que son fechas tristes por las ausencias, de que no había en realidad nada que celebrar, que se hacía por la infancia, que siempre había discusiones entre los familiares...
La pandemia y sus consecuencias en nuestras vidas no altera nuestra capacidad de ir siempre a la contra, que si nos dicen parar seguimos moviéndonos, que si dicen que nos movamos nos empeñemos en quedar inmóviles. Tal vez las autoridades competentes, entre competencias e incompetentes, se hayan equivocado. Nos pega demasiado el sol, que siempre alienta los espíritus libres a diferencia de otras latitudes donde el frío y la oscuridad obligan a ser disciplinados, y quizás deberían habernos dicho que se ponía barra libre para celebrar la jodida Navidad, así hubiéramos reaccionado como siempre y por llevar la contraria no querríamos celebrar nada y criticando a las autoridades competentes por su irresponsabilidad estimulando la celebración de reunión familiar en plena ofensiva del coronavirus...
Pero han apelado a nuestra responsabilidad individual y a nuestra propia competencia cuando ya hemos demostrado desde el pasado marzo lo incompetentes que somos tanto a nivel personal como colectivo, supongo que de esta forma todas y todos encontraremos incompetentes e incompetencias cuando la tercera ola nos machaque. Las autoridades competentes apelarán a la incompetencia colectiva lo cual enervará a la competencia individual que a su vez se manifestarán por la incompetencia de las autoridades competentes...
A mí siempre me gustaron las fiestas navideñas, teñidas de nostalgia y añorando a quienes nos han dejado por el camino tras recorrer el suyo de unos años acá, quizás haya dejado de ser un bicho raro en lo que a celebrar la Navidad se refiere...
O puede que el raro fuera yo sin saberlo.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es 
                                                         




jueves, 17 de diciembre de 2020

ENTREVISTA AL ALLEGADO

La pandemia mundial del coronavirus nos ha obligado a conocer, y definir, nuevos conceptos como la nueva normalidad y la distancia social entre otros. Pero si hay en estas fechas navideñas en la Cristiandad un concepto que nos ha obligado a redefinirlo es la figura del inefable allegado, el tema de las allegadas da para otro artículo. Con restricciones a la hora de aposentar comensales habituales y familiares de toda cena de Nochebuena que se precie, es junto con la figura de la infancia el invitado estrella, pero qué sabemos del allegado, figura sempiterna en las relaciones sociales humanas del mundo civilizado y parte del sin civilizar. Para saber algo más sobre la figura del allegado y cómo repercute la pandemia en su figura entrevistamos a Etelmiro Paniaguado.

-Dícese de la figura del allegado que es aquel que mantiene una estrecha relación con determinada persona o familia, Etelmiro.

-Parece una clara definición pero en la práctica ser allegado es mucho más. Pero sin entrar en polémicas definitorias del concepto, esta pandemia tiene de positivo que por fin se nos considera a los llegados como lo que somos, una figura fundamental en la sociedad donde se tira de allegados todo el año pero cuando llegan estas fiestas se nos margina como tales. Argumentos de que tal o cual allegado tiene su familia y por tanto es prescindible, sacrificable diría yo, sirve para eliminarnos de la lista de convites navideños donde sí se invita a familiares que no se tragan ni se ven nunca salvo en navidad... ¡Pero para bodas, comuniones y bautizos y todo tipo de convites donde hay que dar regalo sí que se nos llama, incluso allegados cuya definición sería de alejados, pero claro, para pagar tira de allegado! ¡Alegría!

-¿Qué papel cumple un allegado como agente social de la sociedad, ein?

-Antes de ir al médico, al cura, al abogado e incluso al taller del coche, la sociedad tira del allegado, suficientemente lejano para contarle secretos porque no conoce a nadie de nuestro entorno y suficientemente cercano para darle la turra con nuestros problemas. Pero los allegados tenemos nuestro corazoncito, ¿sabe?. El allegado es sostén de la salud mental de la sociedad y cuántos allegados llenan minutos de programación televisiva, cuántos son el asesino perfecto para tramas de misteriosos crímenes, qué mejor culpable en todo juicio que se precie que un buen allegado. Los ejemplos son innumerables y cotidianos.

-¿Se siente usted como allegado utilizado en cierta forma por el poder gubernamental en estas fechas condicionadas por la pandemia, Etelmiro?

-Es todo el año, todo el año. Mire usted, quién no tiene un problema con el aparcamiento, una multa, una chapuza o incluso una infidelidad en el ámbito de la pareja donde no se tire del allegado que todos conocemos. Hay casos de baja por estrés no clasificado entre vigilantes de aparcamiento porque con el rollo de ser allegados piden que se haga la vista gorda cuando sólo se conoce al tipo de verle a la mism a hora coger el coche y se ha acusado a esos compañeros de prevaricación y expedientados por las empresas concesionarias con doble expediente secreto. Que ahora se tire de los allegados como sustitutos de familiares en la cena de Nochebuena, lejos de ser un reconocimiento es la prueba de que una vez más somos utilizados y ninguneados.

-Bueno pues ya sabemos algo más y, dado que está aquí y es usted allegado, podría allegarse a la máquina de chuches y sacarme algo, Etelvino.

-¡Váyase a la mierda, so gorrón!

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es