The Adversiter Chronicle

martes, 14 de enero de 2020

ENTREVISTA AL DESPERTADOR

Hoy trataremos de conocer algo más de un objeto con personalidad propia y que forma parte inherente del día a día en el orbe civilizado y consumista, ese compañero de fatigas, de alegrías, de penas y de hostias y mamporros cuando no es lanzado con furia contra una pared o directamente se le arroja por la ventana... Digitales, analógicos, integrados en otros artilugios, hoy entrevistamos a un despertador que es secretario general del gremio de despertadores, alarmas y sensores de paso...

-Son ustedes los despertadores algo más que un simple objeto de uso cotidiano, aunque omnipresente que todo hay que decirlo, oiga.

-Hace mucho tiempo que los despertadores dejamos de ser meros objetos útiles. Cada despertador tiene su propia conciencia, pero ustedes los consumidores nos tratan como meros objetos de consumo cuando no de simple ornamento sin preocuparse de dar cuerda, cambiar las pilas o simplemente pasar un trapo de vez en cuando. Tenemos denuncias de asociados al gremio donde camaradas que funcionan con corriente eléctrica ven como se llenan de okupas: ácaros, pequeños depredadores artrópodos y demás fauna doméstica. Con la creación del gremio de despertadores, alarmas y sensores de paso buscamos dar visibilidad a un colectivo de objetos que es tratado por las personas humanas como si fuéramos esclavos bíblicos.

-Redios que jamás se me ocurrió mirar mi despertador como un ente consciente...¡Como sólo pita con la alarma!

-¡Ahí quería llegar! ¡Actualmente la ciencia tecnológica podría dotarnos de chips y sensores que nos permitieran una comunicación en dos direcciones entre usuarias y usuarios y los despertadores! ¡Nos obligan a convivir con las alarmas en matrimonio hasta el fin de nuestros días útiles!¡O nos mandan a compartir carcasa con radios, puertos de carga USB, plataformas para móviles e incluso absurdos focos que iluminan la hora perdiendo nuestro fundamental protagonismo en dicho proceso de dar la hora! ¡O el tema de las carcasas donde ocupamos un mínimo espacio del total, es como si en su apartamento le metieran un elefante!

-Sí, veo que tienen ustedes justas demandas laborales y sociales, tal vez algo exageradas por cuando toda persona humana del orbe civilizado tiene despertador y varias alarmas en relojes y cachivaches digitales...
 

-No, no no. Mire usted, los llamados relojes digitales y sus derivados no son tales. Un reloj debe tener su mecanismo, el mecanismo del mecanismo de funcionamiento, el maquinismo del mecanismo de las agujas y el mecanismo de despertar... En realidad mucha gente adquiere relojes en apariencia del gremio con enormes campanas como mecanismo sonoro de despertar y las campanas nunca, pero nunca jamás, serán del gremio de despertadores, alarmas y sensores de paso. ¡Que quede muy claro que no tenemos nada que ver con esos artilugios prepotentes, manipuladores de la opinión pública y que protagonizan espacio en los libros de historia: ¡Oh, ha sonado la campana de la liberación! ¡Oh, que han sonado las campanas de la revolución! ¡Oh, que han sonado las campanas de la independencia! ¡Oh, que han sonado las campanas de un nuevo sistema! ¡Pues antes de que tocaran todas esas campanas de mierda, eh, de mierda, antes había un reloj que marcó tales horas de campanadas históricas cuando las campanas sencillamente son todas unas malditas histéricas! ¡Adosadas a un despertador son un engendro de mecanismo y maquinaria! ¡Es la hora de la emancipaaaaacciiiiooonnnn...!

-¡A tomar por el culo, se le quitan las pilas y mano de santo! ¡A la basura y me compro uno en los chinos, que son menos replicantes y nada gremiales!
 

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 



                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario