The Adversiter Chronicle

lunes, 30 de noviembre de 2020

REFLEXIONES EN VOZ ALTA de Skizo´s Blues

Da la sensación de que todo llega antes comparado con el antes...
No ha entrado diciembre y ya lucen los ornamentos navideños en las ciudades, villas y villorrios, incluso algún centro comercial ya encendió los mismos recién terminado octubre. Los turrones y dulces navideños ya se muestran en estantes y mostradores provocando una sensación con un leve tono macabro de fondo si me paro a meditar...
Antes, me parece, la navidad empezaba entrado diciembre, al menos esa sensación tengo pero seguramente me dejo invadir por recuerdos de la infancia, cuando las vacaciones escolares eran el marcador de que ya era navidad. Nostalgia, deduzco de las imágenes que afloran a la memoria y aumenta el dolor de las ausencias sumado el macabro entorno de la pandemia...
Tal vez sólo sea que estamos en un punto de no retorno, de que el antes ya no será igual que el después, cuando finalice todo este circo...
Cierro los ojos unos segundos y me digo que los volveré a abrir cuando vuelva la vida normal. Por supuesto que habré de atravesar este segmento de espacio tiempo con los ojos abiertos, pero ahora late el sueño de que los cerraré de nuevo para volver al hoy abriéndolos ya en el mañana...
Lo malo, también lo bueno, es el intervalo entre ambos instantes que hay que vivir, supongo.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es
 


jueves, 26 de noviembre de 2020

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre

 Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

EL PADRINO -Parte III- (1990)

Hay películas malditas, entre comillas, que son esperadas con ansia devoradora y cuando llega su estreno resulta que ni acaban de enamorar, como siempre que se espera un amor, ni encandilan ni a crítica ni público, resultando un producto que si bien es imprescindible nunca nos acaba de satisfacer. Pero son también películas que ganan a medida que pasa el tiempo, como si en su estreno la visión quedara miope y despreciamos lo que la envuelve sin fijarnos en los detalles pero que las ves a trozos a lo largo del tiempo, terminando por no volver a verla completa, como amantes despechados; sin embargo llega un día, o una noche como es nuestro caso, y te la tropiezas sin querer para terminar por verla de nuevo de principio a fin con el resultado de que por fin te reconcilias con verdadero amor cinéfilo, que es lo que ocurre con la propuesta de hoy.

Producción de 1990 con la que Francis Ford Coppola cerraba la saga de El Padrino y que había logrado con la parte dos hacer añicos la profecía de que segundas partes nunca fueron buenas, logrando aplauso y taquillas de crítica y público. Desde que se supo de su rodaje las expectativas eran altas y luego se han farfullado todo tipo de argumentos para calificarla de mala parte tres, llegando algún gurú cinematográfico a sugerir que era prescindible, lo que por aquel entonces sumó partidarios de tal teoría. Francis Ford Coppola es de los pocos directores de cine que son tan populares y famosos como las estrellas que dirigen, resultando además rentable en taquilla. Aquí tiene dos dificultades que pesaron en su estreno, un barroquismo que nubla la vista de forma inconsciente en el espectador, esperando quizás los confortables escenarios de la primera y segunda parte. Lo que vemos es el ocaso vital de Michael Corleone como mafioso y jefe de la familia Corleone adornado de hechos históricos como el escándalo de finales de los 70´s en los negocios financieros del Vaticano y la inesperada muerte de Juan Pablo II.

Incluso puede parecer algo chusca la producción ya que el escenario físico pasa de la mansión Corleone en Estados Unidos a los rústicos parajes sicilianos. Hay que sumar la turra de la ópera y la presencia de Sofía Coppola, excusa que sirvió de munición a la crítica destructiva y a la que achacaron todos los males, desde pésima actriz a enchufada pasando por inepta para el papel. Sólo la caga a la hora de morirse, que lo hace de puta pena y parece contagiar al resto en la escena cumbre de la tragedia familiar. Sin embargo, su belleza de petroglifo azteca hace al personaje más real, no un bellezón rubio, una feúcha de genes latinos sicilianos y que sabe interpretar las escenas, ñoñas en su estreno y románticas ahora pasado el tiempo, salvo lo de caer mortalmente herida que lo hace fatal....

Al Pacino hace una interpretación tan magistral de la decadencia física y moral de Michael
Corleone que no se apreció en su estreno. No es sólo los gestos faciales, las miradas marca de la casa tantas veces vistas y asimiladas en cada personaje que interpreta, actúa con todo el cuerpo logrando que sea tan palpable la decrepitud del personaje que causaba repulsa en el espectador y que es sencillamente magistral. Sólo la escena final de anciano nos provoca risas ya que el pelo es peluca, o al menos lo parece, dotando de una gracia obscena al anciano Corleone. Es Al Pacino en estado puro, el que no deja indiferente a nadie y colofón interpretativo del personaje central de la saga, con permiso de Marlon Brando, por supuesto.

Un Andy García en plenitud de belleza varonil aunque con cierto parecido a Manolo
Escobar pero más alto. Ya era una estrella para el público aunque seguía labrando su carrera en el sistema de estrellas de Hollywood que caía bien a las damas y a los caballeros. No desentona con el elenco masculino protagonista de la saga y el público esperaba en su intimidad cinematográfica que resultara un relevo de Al Pacino en una hipotética parte IV que nunca llegó finalmente. Hay que citar al eterno Tuco Benedicto que no es otro que un Eli Wallach en otro de sus personajes mugrientos, cínicos y malvados, aquí más malvado que nunca, donde cambia los andrajos de pistolero por los trajes y corbatas de un capo mafioso, además se muere muy bien comparado con la Sofía Coppola.

Pero el director no deja de engarzar en el barroquismo de la película cierta retranca con el personaje de la Diane Keaton, que toda su vida hasta los ovarios de los rollos familiares y mafiosos de los Corleone y tiene que aguantar el ambiente siciliano y hasta cuando ve una función de títeres debe soportar el rollo del honor y demás zarandajas sin faltar visita guiada a la casa del abuelo Corleone. 

Diane Keaton logra sólo con su rostro pasar de la pena al dolor saltando por la alegría. Es uno de los engarces al resto de la saga de esta tercera parte, el resto se pierden en el barroquismo como el pueblo de Corleone, la canción que recuerda a la boda siciliana del joven Michael, todo ello envuelto es una atmósfera artificial por la movida con el Vaticano, que el consejero ya no es Robert Duvall y escenarios que no son el asfalto de Nueva York, Las Vegas o la Habana revolucionaria...
Digna de ver, apreciar y saborear el amargo epílogo de Michael Corleone, pese a que la Sofía Coppola se muere fatal.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es 
                                                          

miércoles, 25 de noviembre de 2020

OBITUARIO

 Por F. O. Roffón

Maradona, futbolista y entrenador

Finalmente el organismo de Maradona no ha resistido más y ha dejado este mundo tiñendo de luto el fútbol mundial y a todo un país, Argentina. Supongo que al final nos quedaremos con su gloria en el Olimpo de los dioses del balompié y arrinconaremos su faceta como persona marcada por las adicciones y los excesos.
Recuerdo perfectamente un golazo con el F. C. Barcelona ante un equipo de los, entonces, países del este, al otro lado del Telón de Acero. También la entrada de Goikoetxea, aquel defensa central de la vieja escuela, leñero y sólido pero que desgració al argentino de por vida, siempre se comentó que su afición a las drogas comenzó como paliativo de los dolores y también de cierta inquina al fútbol español, sobre todo con La Roja, pese a que volvió para jugar en el Sevilla pero ya en plena decadencia como personaje aunque era en realidad el principio del mismo.
Desde hacía ya demasiado tiempo, Maradona era otro ejemplo de juguete roto que no sabía gestionar su vida personal que era en realidad la vida de todos quienes componen su afición, sus fans inquebrantables que siempre imploraban otro milagro en forma de que su organismo resistiera los embates. A mí personalmente el personaje me parecía patético y siempre tenía que hacer un esfuerzo para anteponer al extraordinario jugador que fue, salido de las clases bajas como tantos y que cayó también como unos cuantos. La última imagen, y lo que me hizo dejar de seguir sus andanzas, fue en el Mundial donde tenían que sujetarlo sus asistentes dado su comatoso estado de coloquetas empedernido. Tal vez alcance por fin la paz ahora que su recuerdo es eterno y perdurará mientras perdure su legado como futbolista, mejor no decir nada de su faceta de entrenador...
Descanse en paz.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es


martes, 24 de noviembre de 2020

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre

 Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle

SOLa
(O cómo ser Miriam Saavedra sin resultar pesada como una piedra)

Nada menos que cuatro eternas semanas, para el espectador, con el italiano Gianmarco Rodolfo Langostini, muchachuelo de buena percha y facha de italiano con el típico bigotito con veinticuatro primaveras en sus espaldas y mejores tragaderas pero que sin embargo ha resultado un fiasco como amante latino quedando la sensación de que o es no hetero inconfesado como tal o bien es como San Agapito, mártir del culo y virgen del pito. El relevo lo toma otra del famoseo de segunda fila y candidata eterna a serlo de tercera que encuentra en la telerrealidad la forma de seguir en el candelero y llevarse fácil un dinero, la inefable Miriam Saavedra...

Hay que comentar lo del italiano, auténtico galgo de la pradera que se ha embolsado una
buena cifra por estar a cuchillo y mantel. Bastante cochiquero en lo que a orden y limpieza se refiere, tragaldabas a todas horas incluyendo las nocturnas, aprendiz de bailarín donde la escoba ha aprendido del bailoteo más que él y un auténtico enigma en lo que a mozas se refiere. El rollo era que además de bailar el italiano encontrara el amor, con reparto escogido de damiselas que fueron desfilando un día tras otro y que todas han salido decepcionadas. No pedíamos ver fornicio, ya lo vemos tantas veces en la telerrealidad que ya no hay morbo, pero sí que Gianmarco les diera unos arrumacos, unas cucamonas, meterse mano recatadamente. Las chicas lo intentaron a base de derrochar simpatía, fregar los platos, mostrar muslamen, generosidad en los escotes y arrimarse recatadamente, pero nada de ná. El italiano ni las miraba a los ojos cuando hablaba, distancia de carabina italiana en baile de fin de curso en Sicilia, manos ocupadas y cara de soplagaitas. Ninguna ha parecido ser digna de sus mimos y eso que las damiselas se pegaban palizas de madrugones y se cambiaban de ropa al menos tres veces durante la estancia con el italiano...
¡Este gallo salió kika!

Y llegó Miriam Saavedra, la hemos visionado menos de dos horas y ya estamos saturados. Ha entrado pasada de revoluciones sin parar de bailar y, previamente, le dio la turra al italiano contando por enésima vez sus rollos con el Carlos Lozano. Ha copiado la estrategia del Maestro Joao y se ha traído de compaña a un muñeco hinchable que tememos se empiece a desinflar cuando la lleve soportando dos días y tres noches. Ya apunta maneras anárquicas entrando bailoteando, luego recogiendo
 y finalmente ejercicios en la máquina de pedaladas, no se ha callado un sólo segundo y ya voy por la tercera aspirina. No le damos tanto aguante como a Gianmarco, cuatro semanas son cuatro semanas, y a ver si anima la cosa un poco porque Gianmarco era además aburrido...
Pero compadecemos al pobre muñeco hinchable.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es 
                                        

lunes, 23 de noviembre de 2020

REFLEXIONES EN VOZ ALTA de Skizo´s Blues

Somos animales de comportamientos peculiares, de autoengaños y de contradicciones...
Resulta peculiar que nos digan, recomienden y orienten en el sentido de que procuremos salir lo imprescindible y sin embargo llenamos los paseos, las áreas recreativas y los parques infantiles. Acostumbrados como estamos a discutir al mando, ya es algo natural llevar la contraria con infinidad de argumentos para saltarnos a la torera las recomendaciones por mucho que las y los veteranos que han pasado por la UCI nos digan que no sabemos el infierno que es estar allí, tumbado boca abajo , entubado y en coma inducido; de estar postrado viendo los estragos a nuestro alrededor...
Dicen que habrá vacunaciones y nos engañamos pensando que tras el pinchazo vendrá la normalidad sin querer ver y asimilar que, aunque nos pinchen, seguirá la neonormalidad, las mascarillas, las normas preventivas y demás parafernalia de esta guerra biológica y mundial. Rezongamos que yo no me vacunaré cuando hasta hace un minuto ansiaba un remedio contra el coronavirus. Nos engañamos pensando que todo pasará cuando nos engañamos diciendo que porque yo no haga ni siga las recomendaciones sanitarias no pasa nada, qué somos como individuos más que una gota de agua en el mar y el mar es tan inmenso que no se nota...
Nos contradecimos continuamente ora aplaudiendo ora insultando al gremio de la sanidad. Hablamos de libertades pero votamos para que legislen quienes quieren recortarlas. Hablamos de respeto a nuestros mayores que nos dieron la vida y el mundo que disfrutamos mejor que en otros mundos pero luego afirmamos que no contamos con ellos porque nos toca hacerlo a los más jóvenes sin pensar que a la vuelta de la esquina los viejos seremos nosotros y otros los jóvenes...
Empieza a pesar todo el cúmulo de pesadas cosas por la pandemia y prefiero no engañarme pensando que el próximo verano todo será distinto cuando no la añorada normalidad pero lo único cierto es que serán una fechas navideñas extrañas, es tontería mirar más allá del corto plazo cuando eres carne de cañón y todo indica que el coronavirus ya forma parte del paisaje como otros virus contra los que somos vacunados desde el nacimiento. Imaginando un futuro hipotético, las generaciones vacunadas desde su nacimiento contra el coronavirus se preguntarán qué clase de masa aborregada formamos que no queríamos vacunarnos, que nos engañábamos a nosotros mismos actuando como si no pasara nada y que rogábamos la salvación cuando rechazábamos el salvavidas...
He colocado un espantapájaros en el acantilado esperando engañarlas para que no invadan las gaviotas mi espacio vital, no sé hasta que punto un espantapájaros y un espantagaviotas son efectivos universales y resulta extraño que un admirador de la naturaleza como yo quiera expulsar a la misma de mis alrededores, pero nunca escuché hablar de espantagaviotas y me aferro al espantapájaros...
Pero sólo me engaño a mí mismo.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es 
                                                  


viernes, 20 de noviembre de 2020

"Bits a bits", suplemento videoconsolador

Una sección de Kitapayá en exclusiva para The Adversiter Chronicle

RAGE 2

La propuesta de hoy es un título que garantiza lo que promete que no es otra cosa que ira y cólera, necesarias para sobrevivr en el yermo y enfrentarse a todo tipo de malvados, ya sean mutantes, salvajes asilvestrados o sacar todo el jugo al buga artillado. Abalado en la producción por Bethesda Studios y desarrollado por Avalanche Studios e ID Software. Es la primera vez que cito a los estudios pero a estas alturas de la sección, y siempre recuerdo que la industria del videojuego ya supera a la del cine, es necesario ya que nos familiaricemos con los grandes estudios igual que hacemos con el cine. Ya traje otros títulos de dichos estudios y siempre me ha dejado una grata impresión por lo que es justo que se reconozca el mérito...

Juego del género de disparo en primera persona en el entrañable ambiente de la humanidad
tras un apocalipsis. No he catado el primero de la saga pero fue iniciar la toma de contacto y empezar a vídeojugar totalmente atrapado, tanto por la historia que es la justa y necesaria sin rollos de minutos y acción pura y dura donde la pericia adquirida en otros títulos del mismo género se hará imprescindible para jugar en el mayor nivel de dificultad. Hay que pensar antes de actuar y actuar sin pensar mucho cuando llega la acción, pero tampoco ir a lo fácil y entrar a saco aunque cuando se supera el primer combate sientes la irresistible tentación de seguir sembrando el caos y la destrucción. Lo mejor es ir paso a paso adquiriendo facultades y armamento junto con accesorios para ir enfrentándose a rivales de mayor enjundia. Y aquí os doy un consejo que no es otro que huir de los combates estáticos porque la rapidez y no estarse quieto puede ser la diferencia entre salir airoso u que te fulminen.

También para disfrutar de otro género como es el de conducción, subvariante Mad Max, donde el coche será nuestro infatigable compañero, imprescindible para moverse por el yermo y vital potencia de fuego antes de entrar en la guarida de turno. Se echa en falta que la visión conduciendo sea en tercera persona y se añora devorar kilómetros con la vista desde el volante, pero los adversarios y el entorno acaban de disipar remilgos y sí disfrutar de carreras, ataques en marcha a convoys y disfrutar como un poseso disparando misiles o fuego de ametralladora pesada. Hay varios modelos, no faltan los puestos donde avituallarse, hacer mejoras, comprar, vender y demás elementos de descanso del guerrero...

Una vez más es la prueba de que un videojuego hace trabajar neuronas, reflejos y memoria ya que en los combates hay que ser rápido tanto en el manejo del mando como de movimiento, es mala idea quedarse estático como dije antes. Si os va el género disfrutaréis y si es la primera vez es ideal para perder la virginidad en el modo fácil pero si sois ya jugones o jugonas, se puede elegir prota femenina, creo que no os defraudará aunque es cierto que ya hemos visto lo mismo en otros juegos, pero ver una película de vaqueros no es haber catado todo el género. Y recientemente un estudio científico de una prestigiosa universidad anglosajona ha demostrado que quienes juegan a videojuegos son más felices que quienes no lo hacen, y es que como os digo siempre: ¡Quien no se consuela es porque no videojuega!


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es
                                            


jueves, 19 de noviembre de 2020

Ni a pata ni alpargata y menos a La Alcarria", suplemento viajero cutre

 Suplemento viajero cutre de The Adversiter Chronicle

Viaje por el cielo nocturno

Está el viajero ilusionado pese a que el toque de queda obligue a estar cerrado su abrevadero nocturno, pero poniendo al mal tiempo buena cara, se ha animado a viajar por el cielo nocturno aprovechando que desde una ventana puede ver al mismo...
Es un viaje que siempre quiso hacer y que nunca pudo llevar a cabo como tal, siempre condicionado por el tiempo que obliga a quitar tiempo al descanso, la contaminación lumínica de la ciudad velando la visión y algún que otro trecho fugaz cuando el viajero está por andurriales y villorrios donde las noches despejadas son un espectáculo para la vista y el resto de los sentidos, obnubilado cuando tomaba consciencia de su pequeñez ante la magnitud de la bóveda celeste...
Lleva desde el comienzo de la pandemia y en sus fases de confinamiento domiciliario el viajero barruntando el viaje y se prometió a si mismo, que si volviera a darse la circunstancia, no dejaría pasar la ocasión de realizar tan anhelado viaje. Se preparó para la singladura nocturna leyendo un poco, buscando algo y desempolvó unos prismáticos que llevan hibernando lustros, en opinión del viajero tras rescatarlos del fondo de un armario. Están en buen estado, al menos eso opina el viajero tras someter a examen el instrumento óptico, las lentes parecen limpias, no pesa mucho y al mirar como prueba por la ventana a través del prismático, el viajero se siente satisfecho de tener una herramienta adecuada y a coste cero...
La noche está despejada y la Luna luce con esplendor aunque en la ventana de observación ésta no se ve y sí estrellas que a medida que la vista del viajero se adapta a la oscuridad relativa y las luces de ciudad son menos contaminantes que en el resto de ventanas. Observa el viajero con la vista y trata de identificar alguna constelación, las típicas que sabe todo el mundo como la Osa Menor y Osa Mayor y suspira por su ignorancia supina del resto, las ha visto infinidad de veces en fotos, dibujos y textos pero nunca el viajero pudo prestar mucha atención a las constelaciones hasta ahora...
El viajero agarra prismático con la seguridad del novato en estas lides y, tras calcular con su vista, se acopla el artilugio a la vista y trata de enfocar la estrella que ha localizado a pelo. El viajero, a los pocos segundos, baja los prismáticos maravillado por el alcance de los mismos, es tan grande la capacidad de aumentar de sus lentes que sólo ha visto la oscuridad del espacio, tal vez demasiados aumentos que impiden ver objetos cercanos como las estrellas brillantes. Vuelve a observar por el prismático y trata de visualizar Venus mientras piensa en la magnificencia de las distancias estelares, que las estrellas se ven cercanas a ras del suelo pero que con un buen aparato óptico puede el viajero imaginar conceptos como años luz...
El viajero reconoce para sus adentros que no tiene ni pajolera idea de identificar y mucho menos localizar objetos celestes con prismáticos y que seguramente deberá hacer un desembolso que pensaba ahorrado para adquirir unos prismáticos acordes a su bisoñez como astrónomo, se le cuela en sus pensamientos que quizás haya otro universo que esté atrayendo al suyo...
Decide el viajero mirando el reloj que ya son horas de retirarse a sus aposentos, dichoso de ver la inmensidad espacial, algo decepcionado porque esperaba ver sus añoradas estrellas y se dispone el viajero, bostezando de sueño, a guardar su herramienta. El viajero se queda un segundo mirando sorprendido los prismáticos cuando se disponía a cogerlos para poner los protectores y ver que, si bien había quitado el de los visores, no había hecho lo mismo con los del frontal y que la magnificencia de la oscuridad del cielo nocturno no era por la capacidad de llegar lejos de las lentes y sí su torpeza supina de no quitar los protectores. El viajero lanza improperios a las estrellas, el cielo, el fabricante de los prismáticos y a su torpeza supina mientras, ofuscado, guarda los trastos, cierra la ventana y se dirige al dormitorio para viajar al reino de Morfeo...
Pero ése, ya es otro viaje.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es
 
                                                       

miércoles, 18 de noviembre de 2020

"Deporte sin porte", por F. O. Roffön

 Una sección de F. O. Roffön en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Goles son amores a los seleccionadores, el Real Sporting recupera perdidas sensaciones y siguen por delante de los carbayones

Mucho se habla de las bondades del deporte y del fútbol en particular. Pero además de las bondades físicas están las psicológicas y anímicas de la afición a los mismos y que, sin ser practicantes en la actualidad, viven sus deportes favoritos con beneficios en forma de que alegra el día, alegra las semanas y alegra atravesar los pandémicos tiempos que vivimos con sus incomodidades y temores inherentes. Es el caso del Real Sporting que alegra la vista y el resto de sentidos junto con los sentimientos por recobrar sensaciones perdidas hace demasiadas temporadas, recuperar esa ilusión inconfesable de que por fin vuelve a ser un equipo competitivo como ya no se recuerda por la joven mayoría. Hacía falta para la ciudad y para la región, condenados temporada tras temporada a los desencantos y a los disgustos con el añadido de la pandemia, hacía falta...

Me comentaba mi barbero, profesional de la vieja escuela al tanto de la actualidad para
poder ofrecer al cliente una pequeña tertulia mientras le corta las greñas, que había tenido noticia de que una gloria veterana del fútbol alemán comentaba que con los estadios vacíos de público, los jugadores jóvenes se soltaban más en el campo al no tener la presión de las gradas cuando cometen un fallo, un error o simplemente bisoñez en la categoría y debe de ser cierto porque en el Real Sporting ha sido jugar sin público y retomar la senda del glorioso pasado con carne fresca de Mareo y foráneos que brillan como prometen siempre que se ficha alguno. Tener más de veinte puntos a estas alturas de la temporada y jugando de verdad con coherencia y unas ideas claras es algo que ni se imaginaba al acabar la anterior temporada. Además con el añadido de estar por delante del Real Oviedo que parece que por fin empieza a carburar...

Goleada histórica de La Roja a los teutones, dicen los tribuletes deportivos. Lo cierto es que esta competición de selecciones para motivar los siempre desmotivados partidos amistosos sí que permite tomarlo con calma si se pierde y lanzar campanas al vuelo si se gana. Tras Holanda y Suiza , típicos partidos amistosos, llegaba el coco alemán y ya se estaba de nuevo en el pesimismo existencial que rodeaba al combinado español hasta la gloriosa noche de julio en que logramos el Mundial. 

Luís Enrique no veía en el campo de juego cumplirse sus planes de tener estilo propio que nos llevó a la gloria futbolística pero convocando a los que mejor en forma y gracia estén de los mejores. Ya se oía rumor de guillotina que el seleccionador ignoraba mostrando su confianza en su filosofía de convocatoria y en los convocados. Y rediós que le han respondido ante una Alemania que tampoco hiló muy fino pero a la que siempre es difícil ganar y generalmente por la mínima. Pero goles son amores y esta vez les hemos cortado las orejas, el rabo y los cojones a los teutones...
¡Y seguimos por delante de los carbayones!

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 
 

theadversiterchronicle@hotmail.es 

                                                             


lunes, 16 de noviembre de 2020

REFLEXIONES EN VOZ ALTA de Skizo´s Blues

He comentado en alguna que otra reflexión que soy de los que gustan sentir entre sus manos el papel de periódico, ojear titulares, ver noticias y luego, de manera reposada, ir deteniéndome en la letra pequeña...
El caso es que leo, no sin cierto estupor pero tampoco con demasiada sorpresa, que un ciclista de un grupo de tres se apeó de la bicicleta para insultar y menear a una persona del gremio sanitario que venía de tratar a domicilio a una, o puede que a uno, usuaria del sistema de salud. Los dos acompañantes del ciclista ni se inmutaron ni trataron de evitar la agresión...
Otro titular habla del acuerdo para aprobar unos presupuestos entre el gobierno de turno y la formación política heredera de ETA y su rosario de un pasado reciente de vidas, miembros e ilusiones cercenadas a golpe de atentados terroristas sin renunciar a su lenguaje combativo y ofensivo para quienes recordamos a las víctimas porque los atentados formaban parte del paisaje de nuestras vidas...
Antes de la pandemia ya había que tragar sapos y soportar carros y carretas pero ahora todo parece magnificarse como si la generosidad de la mayoría silenciosa sólo sirviera de acicate para las vocingleras y folloneras minorías gritonas...
Desde las alturas límpidas del acantilado puede palparse la nube de miedo que nos rodea como sociedad, tanto a nivel local como planetario. El tipo de la bicicleta tiene miedo igual que los filoetarras tienen miedo a pararse a pensar en todo el daño provocado...
Ahora esas miedosas minorías tratan de inocular su propio miedo pero quieren las bondades del Sistema que tratan de aniquilar y de paso aniquilarnos a nosotros mismos y a nuestra memoria que siempre es el legado para las generaciones futuras. No hay diferencia entre el miedo al virus o el miedo al resto de cosas que producen miedo, la única diferencia es cómo se modula por la sociedad la intensidad del mismo...
Se termina un ciclo de miedo a todos los niveles y no porque nos hayamos convertidos en seres miedosos, es porque el hastío y la fatiga nos hace perder el miedo a quienes juegan a meter miedo, no será mañana ni inmediato pero la rueda del populismo ya no avanza, quedan los rescoldos en todo el mundo en forma de algaradas callejeras, jóvenes y no tan viejos que han visto como el populismo prometía mucho pero ha sido incapaz de lograr nada salvo gestión ineficaz, totalitarismos del siglo XX que encontraron en la crisis económica y luego en la pandemia oídos desesperados que abrazaban sus tesis sin ser conscientes de lo que abrazaban...
Hace sol y, por una vez, veo a las gaviotas sin miedo, al fin y al cabo las cagadas son parte de un proceso natural y es normal que no entiendan mis tribulaciones humanas sobre sus cagamentos...
No es argumento para ir yo a cagar en el espacio vital del prójimo...
Y viceversa.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es