The Adversiter Chronicle

viernes, 5 de enero de 2018

"Fogones de fogueo", suplemento fartón cutre


Suplemento fartón cutre de The Adversiter Chronicle

Restaurante La Boquería
C/ San Luís 5, bajo – Gijón – Spain
 
Con los menús del día suele pasar que caemos en la rutina gastronómica y termina apeteciendo un pequeño cambio, una alteración en nuestra rutina diaria a la hora de comer, ese descanso en la jornada o colofón a la misma donde el menú nos alivia y satisface. En otras ocasiones son los fogones quienes matan nuestra fidelidad, defraudando la misma por dejadez culinaria, cambio a los mandos de los fogones o nuevas gerencias con innovaciones tan novedosas que resultan demasiado vanguardistas y avanzadas para nuestro concepto del menú del día y, sobre todo, de nuestro bolsillo...

Pero hay garitos del menú diario que trascienden y logran la mejor publicidad para un local de hostelería como es el llamado boca a boca. Es lo que ha ocurrido en tierras del Principado de Asturias y más concretamente en la ciudad de Gijón donde si estáis de crucero y queréis sacar un buen sabor de boca a las horas en la ciudad La Boquería es una sugestiva y satisfactoria exigencia. Teniendo en cuenta que el presupuesto del equipo de cata gastronómica es de clase consumista de magro sueldo, nos permite además la satisfacción recomendar a cruceristas un local donde pedir el plato del día es toda una grata experiencia.

El caso es que hace ya casi un año que visitamos el establecimiento por primera vez y nos dejó una grata impresión:
https://theadversiterchronicle.blogspot.com.es/2017/01/fogones-de-fogueo-suplemento-farton.html


Y lo cierto es que a lo largo del tiempo transcurrido desde entonces su fama de buen comer el plato del día o darnos un homenaje gastronómico en día laborable no ha cesado. Ahora mismo lo mejor es pedir cita, uno de los encantos del local es que es de dimensiones reducidas para la afluencia de comensales pero un eficaz servicio de atención a las mesas y la no escrita ley del menú del día que indica dejar la mesa cuando se termina, derivada de la media hora para el tentempié de antaño y aún vigente en ciertos ámbitos laborables, permite en perfecta armonía que haya fluidez en la esperas que son mínimas pero precisan de cita previa

El local palpita y lleva en sus genes ser un local gastronómico donde la pulcritud es máxima, la atención de la plantilla de atención a las mesas es profesional pero con simpatía y modales exquisitos. El comedor está a nivel de confort y buena sensación a la mesa y se respira un ambiente grato y de satisfacción. No hay diferencia a peor desde nuestra primera cata y en realidad ha ganado en calor ambiental, suma de factores humanos, profesionalidad y buen hacer que, reiteramos, ha conseguido propagarse allende el asfalto de la ciudad. Ojalá no se pierdan en aspiraciones de mejora o rutina creativa, pero a día de cata es sin duda un buen lugar para dejarse diez aurelios, comer como un rey y disfrutar como un vasallo con las sobras de palacio...

Ripios recurrentes más o menos ingeniosos, pasemos a los platos. De primero pedimos un arroz caldoso con marisco, de buena presencia en plato a la vista y al olfato, agradable al tacto y el contacto con lengua y paladar, textura adecuada y sabor impecable; pieza contundente y deliciosa de buen mejillón y par de gambitas adecuadas al grano del arroz. Un primero que afianza la leyenda del local que afirma que se come sin grasas, pero no sin grasa en plan rollo semivegetariano, aunque recomendamos las verduritas...

De segundo un escalope con patatas y pimientos, sobrio pero esencial en su esencia de correcto empanado, nada de trazas de sabores aceitosos ni salsa para mojar como energúmenos, carne tierna ni blanda ni correosa y de tamaño aceptable; pimiento algo chuchurrío si sois yonkis de pimientos en lata de las Martínez de toda la infancia y el resto de vida pero aceptable y acorde al resto del plato. Ponemos un pero a las patatas que nos gustan menos gruesas, pero sin aceite residual y de buen calibre, pero no eran para despreciar.

De postre un biscuit de turrón que a esas alturas de la experiencia gastronómica entra solo y sólo puedes comentar que está delicioso. Nosotros reservamos para las tres de la tarde y damos fe del éxito de un local sencillo pero que colma las ambiciones de todo garito de plato del día: éxito de público, popular por el boca a boca y clientela fiel que repite e invita a comer un plato del día de diez aurelios y sentirse culpable de que comer bien salga tan barato. Nuestra enhorabuena a responsables y plantilla porque se han ganado una buena y merecida fama y vive Dios que repetiremos, así que no dudéis si tenéis ocasión de probar su menú diario.
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 
 
 
 
 

theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario