The Adversiter Chronicle

viernes, 19 de enero de 2018

Dieta Psicológica: Cómo adelgazar sin dejar de tragar


Con la colaboración del profesor T. A. Rambaina
en exclusiva para The Adversiter Chronicle


Pues ya estamos en enero, que siempre nos cuesta dinero, y tenemos que enfrentarnos a las inevitables lorzas post navideñas que logran arrancarnos lágrimas al ponernos el pantalón, abrochar el cinturón y temblar en la báscula al ver que hemos ganado peso. Hay dietas milagro, dietas del yogur, dietas, dietas y dietas que al final logran que llegue el buen tiempo y nos pongamos a disimular los kilos de sobra en la inevitable lorza. Nuestro experto en estos asuntos lorzeros y cómo combatirlos nos propone su dieta psicológica...

-¿Hay dieta milagro, profesor?

-¡El milagro es que una dieta funcione! Siempre busco ofrecer a los lectores y lectoras una alternativa donde se trabaja la mente porque el estómago debemos dominarle y no que nos domine él. Sobre las dietas milagro sólo puedo aconsejar desde un punto de vista estrictamente científico y la única forma milagrera de perder las lorzas, navideñas lorzas en este caso, es irse a la iglesia más próxima, postrarse de rodillas ante el altar y encomendarse a San Cucufato de Antioquía que además de santo era esquizo, profeta, galeno y ,según algunos textos normandos, amigo de la cerveza. Y desde un punto de vista científico es evidente que pasarse días postrado ante el altar sin comer pues que adelgaza, pero se engorda al volver a comer o al morirse postrado ante el altar por inanición. El resto son monsergas saca cuartos de jetas charlatanes. ¡La mente debe dominar el estómago si realmente queremos adelgazar!

-Bien, su dieta psicológica consta de tres fases...

-Correcto, correcto... La fase primera es preguntarnos si realmente queremos adelgazar y si estaríamos dispuestos a invertir dinero en ello. Parece una pregunta fácil, pero no lo es. Debe meditarse bien y mentalizarse de hasta dónde y cuánto está dispuesto a gastar. Yo garantizo que al llegar a la fase tres no sólo querremos adelgazar sino que además no nos costará ni un centavo de aurelio... ¡Ni un centavo!

-¡Redios que no sólo estoy convencido sino que estoy además mentalizado! ¡Fase dos profesor, fase dos!

-Aquí llega el adelgazar sin dejar de tragar llamada fase dos o también denominada fase avatar. Se contrata a un mantero, indigente de la parroquia o cualquier ciudadano o ciudadana conocidos del barrio y necesitados de dinero para contratarles a jornada completa para que ayunen y adelgacen. ¡No ponga esa cara, Skizo´s! ¡Se trata de personas acostumbradas al ayuno forzoso y por tanto si este ayuno es remunerado no sólo aliviamos su penuria económica, pagamos por adelgazar cual dieta milagrera y seguimos igual de lorzeros que con ella sólo que ayudamos al prójimo, saneamos la Seguridad Social y contribuimos a la riqueza del país creando empleo...! Pero, llegados a este punto es cuando la psique entra en juego y es la mente quien pasa a dominar el estómago, siendo sus próximas palabras la prueba irrefutable del éxito garantizado de la dieta psicológica...

-¡Escuche profesor, no me toque los cojones! ¡Sigo igual de gordinflas y encima tengo que pagar un sueldo a un subproducto del sistema, con sus consiguientes descansos, fiestas y periodos vacacionales y haberes correspondientes! ¡Mil veces prefiero comer pan de molde y galletitas que dan con el cafelito a la ruina económica!

-¡Pues ya está! ¡Mentalizado para comer a base de pan de molde, alimentos gratuitos de establecimientos de hostelería que sirven gratuitamente como acompañamiento! ¡Si cuando hace buen tiempo viaja en coche de san Fernando en lugar de bus o vehículo particular y deja de utilizar el ascensor una de cada tres veces que deba utilizarlo, pues pierde lorzas y se ahorra un pastón que puede invertir en otras apetencias materiales y consumistas!

-¡Cóño, pues es cierto!
 
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 
 
 
 
 
 

theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                      

No hay comentarios:

Publicar un comentario