The Adversiter Chronicle

jueves, 11 de enero de 2018

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre


Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

DESAFÍO TOTAL (2012)

Votación unánime en el turno de noche a favor de apartar las tareas nocturnas y laborales para sentarnos a disfrutar de una adaptación de un título mítico como es Desafío Total y dentro de esta ola de actualizar títulos queridos y rentables aunque si hacemos balance nos quedamos la mayoría de las ocasiones con sabor amargo. Os juramos que había disposición a disfrutarla sin ideas preconcebidas y comparativas con el original, degustar cómo han llevado a la pantalla la actualización o versión y luego tertuliar para hacer el artículo, pero hacía tiempo que no salíamos huyendo a la confortable rutina laboral nocturna antes que soportar tal bodrio de producto cinematográfica. Aguantamos veinticinco minutos antes de empezar a sufrir
taquicardias, náuseas y aerofagia aromática, y aguantamos por la chica mala porque si es por el guión o las interpretaciones del Colin Farrell hubiéramos salido cagando leches a pringar una noche más, que pedazo de cagada de adaptación pero es que ni juzgándola como título nuevo se salva de las críticas destructivas...
¡Mira que estábamos ilusionados con su visionado!

Empecemos por el Colin Farrell, un actor que nos resulta raro como espectadores. Tiene todo de antemano para enamorarnos: buena presencia, buen rostro y cuerpo proporcionado, personajes que dan para lucirse y sin embargo no acabamos de verle en una película donde pueda lucirse sin renunciar a ser un tipo de acción. El problema es que tras verle en la versión cinematográfica, adaptación a la pantalla grande, de la mítica serie televisiva de los 80´s Corrupción en Miami, te pasa con él lo mismo que al coronel que pillaba a su chófer fumando un canuto en tiempos de la mili, que cada vez que oía su nombre desde entonces ordenaba directamente que lo fusilaran. Tras verle en la adaptación ya no se le concede nunca el beneficio de la duda de inicio y hay predisposición a odiarle. Cuando no falla él, le falla el producto final como en esa otra adaptación de Los Hombres de Harrelson o bien, como es el caso, todo y todos parecen trabajar al unísono para hacer un bodrio infumable pagando por ello u en emisión pública o de pago incluso. Porque aquí el desconcertante del Carrell debe o quiere o intenta interpretar en profundidad a su desorientado personaje a medida que tiene desorientadores realidades y se echa de menos la parálisis facial en la original del Schwarzenegger y el bueno del Carrell sólo logra que se le eche más de menos porque el calco de personaje hace inevitable la comparación entre ambos...

Y es que uno de los mayores lastres y principal es el empeño del director de rodar lo mismo pero con distinto envoltorio y ligeras diferencias de presentación logrando en sólo diez minutos que el rollo del implante y el reimplante sea un contubernio de despropósitos que incita al vómito. Imágenes sintéticas y nueva tecnología como fondo y atrezzo, pero las mismas escenas míticas que una vez más lleva a comparaciones con el original. Y eso si se es veterano y veterana de la original, porque las nuevas generaciones de espectadores sin referencias de la original deben dormirse o quedarse lobotomizados de los enrevesados giros de guión y puesta en escena que resultan grotescas sin las referencias antes citadas. De hecho hasta la sociedad que refleja es copia de Blade Runner que aun hace que la película se compare, en esta ocasión con el título al que rinde homenaje.

Nos queda la chica mala interpretada por Kate Beckinsale, ese rostro de niña-pija-bien que resulta turbadora cuando hace de chica mala, está maciza y sensual en escenas de ropa de cama, pero a los tres minutos de metraje ya se huele el bodrio y si la comparamos con Sharon Stone en la original, pues que la Beckinsale suspende pese a que también interpreta el roll del Ironside en la original. Es además una actriz que se zampa en plano a sus compañeros de reparto y en las escenas entre actor y actriz la cámara queda seducida por su mirada, sus muecas y su maquillaje eclipsando la réplica masculina. De la chica buena ya os contamos al principio que salimos espantados del visionado y no podemos condenarla a ejecución porque pasados treinta minutos la película es sencillamente insoportable.

En resumen una película más donde los efectos especiales nos son suficientes y que sale odiada de las comparaciones. Posiblemente sea una película para ver en noches de insomnio, turnos de noche y servicios nocturnos en puente festivo y demás momentos muertos de nuestra existencia vital, pero siempre acabará siendo comparada con el original o sencillamente desechada al poco de su inicio. Mal guión, mala dirección e interpretaciones lastradas por el conjunto porque no lo hacen mal, pero es que el producto final es malísimo.
¡Sólo para curiosos y por supuesto no merece gastarse un céntimo en su visionado y verlo gratis, sólo si te pagan por ello!

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/


 
 




theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario