The Adversiter Chronicle

martes, 30 de enero de 2018

Entrevista a Gumersindo Pómez, utilizado como cobaya humana de tubos de escape


Podría parecer que sólo los alemanes tienen tendencia a utilizar seres humanos para probar los efectos del dióxido de nitrógeno en los tubos de escape, al menos eran para probar los efectos sobre la salud, pero en el caso de Gumersindo Pómez era, según él, para comprobar los coches con total menosprecio de su vida y, sobre todo, de su salud donde llegó a padecer insomnio provocado por la exposición a los nocivos humos del tubo de escape de los coches aparcados en un garaje comunitario...

-Pone usted en la denuncia que le perturbaban el sueño a todas horas de la noche...

-¡Así es! ¡Así es! Ya es triste tener que dormir en un garaje para que encima me intoxiquen... ¡Mire cómo en Alemania se persigue lo que es a todas luces un delito, pero yo, como sólo soy un jodido sin techo, pues claro, a respirar mierda de tubo de escape... ¡Exijo justicia y reparación de daños! ¡Que el mundo se entere de que en Rebollar de Los Oteros se prueban tubos de escape en personas que aunque sin un techo bajo el que cobijarse siguen teniendo dignidad...! ¡Dignidad!

-Exige usted que le instalen un habitáculo donde dormir sin riesgo a respirar dióxido de nitrógeno...

-Así es. No pido, repito, no pido dinero ni tan siquiera una indemnización, sólo que se respete mi derecho al descanso en condiciones respirables y para ello deben hacerme un pequeño habitáculo sin que falte por supuesto un humilde hogar donde cocinar, prefiero vitrocerámica, y lógicamente un aseo, pido en suma lo que todo ser humano necesita para un mínimo de habitabilidad y dando por descontado ventanas que me protejan de los humos de tubo de escape.

-Sin embargo la comunidad de propietarios afirma que lleva usted instalado en el garaje ya más de dos años y que lo deja todo perdido de desperdicios y meados por todas las esquinas...

-¡Eso es completamente irrelevante ante el hecho de que he sido utilizado por los propietarios de los vehículos como cobaya humana! ¡igualito que los alemanes, igualito! ¡Claro que orino por las esquinas, claro que defeco donde puedo y por supuesto que como todo hijo de vecino genero una serie de residuos pero para eso la comunidad de propietarios paga una limpiadora, supongo porque han tenido la desfachatez de proponerme un contrato de portero para que lo limpie yo! ¡Como si un miserable sueldo compensara del daño a mis pulmones!

-Pues seguiremos su caso de cerca aunque me parece usted un jeta que se aprovecha de un lamentable suceso en Alemania...

-¡Oh claro, como es en Alemania los alemanes tienen derecho a que no les contaminen, como yo soy Gumersindo Pómez pues que me den! ¡Pienso llegar a las más altas instancias para que me sean reconocidos mis derechos como pernoctante en garaje de particulares! ¡Si este fuera otro país seguramente mis demandas serían debidamente atendidas!

-Bueeeeeno, bueeeeno Gumersindo, calme, calme... ¿Qué soluciones le da la administración competente en su caso, ein?

-Oh, una solución temporal en forma de vivienda de acogida de transeúntes con gastos a cargo de los servicios sociales, descuentos en vale de alimentos, una pequeña paga en base al sueldo mínimo profesional cotizando a un tercio de la cuota, que cubre la comunidad autónoma así como un empleo en un centro especial donde coloco el palo en la piruleta... Por supuesto es sólo hasta que se me haga el habitáculo en el garaje por parte de la comunidad de propietarios.

-Pues ya sabemos por qué la industria del automóvil ha elegido Alemania para sus experimentos con cobayas humanas: sale más económico que en Rebollar de Los Oteros, hay que joderse...


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/



 


 
theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario