The Adversiter Chronicle

jueves, 4 de enero de 2018

¿ESTÁ CEBONA LA LEGIÓN?: ANÁLISIS


Con la colaboración del Teniente Coronel Tapioca, miembro retirado del Estado Mayor de La Legión y que actualmente regenta una tienda de Todo1€, en exclusiva para
The Adversiter Chronicle

La Legión, fuerza de primera línea, cuerpo de élite con alguno digno de élite de cuerpo, en realidad están cebones, morcillones y lorzeros hasta tal punto que las autoridades militares competentes han decretado dieta alimenticia para atajar tal abandono corporal de la tropa y resto de integrantes de La Legión. Nadie mejor que nuestro experto en estos asuntos castrenses y miembro retirado del cuerpo para aclarar las dudas, inquietantes dudas, que se ciernen sobre la operatividad de estas fuerzas de choque, españolas y de la OTAN...

-¿La Legión está cebona?

-A ver pollo, relájese y abordemos este asunto fuera de toda perspectiva sensacionalista. En las fuerzas armadas de todas las naciones hay gordos, tripones y panzudos. Lo que ocurre que en tiempos de paz y recortes presupuestarios pues se recurre en el Cuerpo de Intendencia a adquirir productos precocinados ricos en mierdas grasientas y demás alimentos procesados industrialmente para el consumo y el engorde de consumidores... La Legión es un cuerpo de genes desérticos y de secarrales en cuanto a elemento natural de sus operaciones y la cerveza se consume en dosis veterinarias... Por otra parte, y debido a los ajustes y recortes presupuestarios, si La Legión se pateara en maniobras para mantener su operatividad como en época de vacas gordas, cada legionario de la clase de tropa gastaría cuatro pares de botas al año... Unos simples cálculos elementales nos da el inapelable resultado de que haya, numerosos, miembros de la soldadesca que hayan desarrollado cierta tendencia a ponerse cebones... ¡María! ¡María!

-¡Olé! ¡Olé! ¡Ese es el soldado español, heredero de los Tercios que invoca a la Virgen cuando la cosa se pone jodida!

-Usted pollo... Usted tiene un serio problema con los psicotrópicos, hijo... Digo maría porque me ha llegado un regalo navideño de la asociación de miembros retirados, y debe estar cojonuda... Mire pollo, deme fuego... ¡FFFxxxxggggsst! El problema reside en la comida, que si patatas fritangas, que si salsas para disimular la caducidad, luego el fútbol... ¡Hay partidos todos los días! La tropa, tabernaria por naturaleza, pues se aposienta, se piden unas birras, algo de grifa con la consiguiente gusa que se sacia a base de picoteo rico en grasas polisaturadas y luego ibéricos ya sea al natural o fritos y se dispara la lorza. Pero para un control de la soldadesca es ideal pues garantiza que está entretenida la clase de tropa y así suboficiales y oficiales pues pueden irse a su pabellón para ver el fútbol... Esto antes se arreglaba con el bromuro y tres días de maniobras nocturnas acompañadas de guardia diurnas... Tenga dele que está algo lelo, pollo.

-¡Ffffsssst...! ¿Bromuro el dietista mi teniente coronelsssffxxx, ein?

-Lo suyo es grave, hijo, es grave... ¡Me refiero a la sal derivada por sustitución del hidrógeno del ácido bromhídrico por un metal, cenutrio, y que en la época de leva por servicio militar obligatorio se incluía en la dieta de la tropa para apaciguar sus viriles instintos para el fornicio! De todas formas, pollo, este asunto de las lorzas en La Legión me huele a estrategia para ir minando la capacidad del Estado en su defensa patria. Desde un punto de vista militar sería necesario un estudio y posterior análisis de los datos para descartar que industrias alimenticias portuguesas aliadas con las autoridades pesqueras marroquíes con apoyo logístico del secesionismo catalán y financiado todo ello por Gibraltar son responsables de las lorzas y poder echar la culpa a Putin, la OTAN nos apoyaría y nuestras unidades utilizadas como reserva, es indudable que por cercanía han de ser alemanes, polacos y bálticos quienes se den de hostia con Rusia, nos permitiría salvar el honor mancillado por el grosor de las barrigas de nuestros legionarios...

-Una guerra para disimular las lorzas, una idea digna de ser rusa...


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 
 
 

 

theadversiterchronicle@hotmail.es


No hay comentarios:

Publicar un comentario