The Adversiter Chronicle

viernes, 31 de agosto de 2018

LA DICTADURA FASCISTA DE FRANCO BAJO EL PRISMA: -El prisma ideológico-


Con la colaboración de Palomino Gargajo Bilioso
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Ha sido aprobada la exhumación de los restos de Franco, el dictador de España durante cuatro décadas del pasado siglo XX y The Adversiter Chronicle comienza una serie de diálogos sobre la dictadura desde distintos prismas, político, social e incluso religioso. Hoy hablamos sobre el prisma de la ideología y si realmente existe lo que se denomina franquismo como ideología en la España del siglo XXI...



-18 de julio de 1936, intento de golpe de Estado que desemboca en una cruenta Guerra Civil. ¿Cuál era la ideología de los golpistas en esos momentos?

-Los militares golpistas del 18 de julio de 1936 más que ideología, aunque apoyándose en formaciones políticas de ideología fascista y tradicional católica, lo que buscaban era una vuelta a la normalidad bajo su punto de vista. El exilio de Alfonso XIII y la posterior proclamación de la República con sus vicisitudes políticas unido a una exaltación extremista de la izquierda y la derecha, formó un caldo de cultivo de confrontación que empapaba a la sociedad española en su conjunto con una Iglesia católica que veía políticas que traerían inevitablemente una pérdida de su considerable influencia en la ciudadanía y las instituciones españolas. En ese sentido, el generalato educado en los valores tradicionales vio con temor una República con la Revolución de Asturias en 1934 sumado a que se armaran grupos de extrema derecha porque los grupos de extrema izquierda también tenían acceso a armas y en ambas existían organizaciones paramilitares que se adiestraban sin esconderse demasiado. Creo que la ideología en julio de 1936 de los generales golpistas era más volver al orden natural de las cosas y acabar con un Gobierno de la República que hacía tambalearse el orden existente hasta el exilio del monarca español.

-El golpe desemboca en una abierta guerra civil, la pregunta es si es en ese momento cuando surge el franquismo...

-Lo primero es decir que el general Franco y su equipo supieron primero abrazar las tesis falangistas, imponerse en el mando supremo a otros generales y finalmente ser reconocido por el Vaticano como el dirigente jefe. En realidad el falangismo murió con José Antonio, que Franco y su equipo supieron utilizar, primero sacrificándolo y posteriormente convirtiéndolo en mártir de la causa, una causa que ya era franquista porque el apoyo de Italia y Alemania reconoció al general Franco como el líder del bando golpista que pasó a ser el nacional. Quiero resaltar que el falangismo murió en dos ocasiones, una con José Antonio y la otra con el regreso de los falangistas que se alistaron voluntarios en la División Azul que al volver a la patria veían a los trepas progresar y el ideario socialista del falangismo enterrado en actos, gestos y palabras vacías. El mayor aporte del llamado franquismo en aquellos días fue que la iglesia católica volvió a formar parte activa del sistema. Lo que podemos llamar franquismo no surge en realidad hasta los acuerdos de cooperación y amistad con EEUU ya en la década de los cincuenta.

-¿Cómo era ese primer `no franquismo´ desde el final de la Guerra Civil hasta 1945 que el fascismo es derrotado por las democracias y la URSS?

-Durante la Guerra Civil en los territorios conquistados a la República y desde el fin de la misma hasta 1949 se trasplantaron las estructuras del régimen nazi a la sociedad y es cuando surge la leyenda de la España cuartelera donde se gobierna a golpe de boletín, una represión brutal e inmisericorde con quien no fuera franquista donde cualquier delito podía tener indulgencia salvo ser políticamente contrario a Franco y esa disidencia era juzgada de roja, de comunista, de revolucionaria. Fueron unos años de asesinatos, abusos y de un orden social donde la Iglesia católica era parte fundamental. En 1945 siguió la autarquía y el aislamiento internacional que lejos de ablandar al régimen, el aislamiento no era tal por parte de las democracias, lo hizo aún más inflexible, luchando contra el maquis y buscando ese afán de la guerra colonial de orden social exterminando la cusa del desorden que para el régimen era toda ideología contraria al mismo. Es cierto que Franco suavizó la estética que recordaba demasiado al nazismo pero a nivel de representación política y de control de la ciudadanía y la sociedad, el régimen era una copia hispana del nazismo que contaba con el beneplácito del Vaticano y de una Argentina de Perón que no ocultaba sus simpatías nazis. Hasta los acuerdos con EEUU puede decirse que España era un cuartel que contaba con la bendición de la Iglesia y el fundamento de acabar con la izquierda, incluyendo a la derecha que no estaba de acuerdo con la figura prominente del Generalísimo.

-Y surge lo que se ha dado en llamar el franquismo...

-Es cuando se forja la leyenda de la reconstrucción del país, su modernidad y la prosperidad de sus gentes. El ideal falangista ya sólo es un decorado desencantado y la corrupción termina de instalarse con el amparo del régimen. El franquismo es más una leyenda tras el fin de la dictadura donde quienes enarbolan la bandera del franquismo alimentan los mitos señalados. Es fácil levantar un país cuando previamente ha sido destruido y la modernidad y la prosperidad surgen de forma natural cuando el sistema capitalista puede imponerse. La cacareada clase media que logró el llamado franquismo no era más que consecuencia de desarrollar la industria, el comercio y el mundo urbanita. Pero en la memoria también quedan los éxodos del campo a la ciudad, la emigración laboral y unas costumbres ligadas a la cultura yanqui que acabaron creando una sociedad capitalista semejante a la de las democracias en Europa y EEUU. Una vez que el régimen logró el reconocimiento de socio y aliado de Occidente, dejó que se produjera el desarrollo social pero negando la libertad política. Si dejamos a un lado la parafernalia falangista y fascista, nos queda una estructura de poder dictatorial anti comunista y de ideología fascista. Cuando se acaba la dictadura el progreso económico del país, que se hubiera producido igual en una democracia si el régimen hubiera sido derrocado en 1945, había dado lugar a una sociedad como otra cualquiera que deja la economía rural para integrarse en un Occidente industrializado.

-¿Qué es el llamado franquismo en la España y la UE de 2018?

-Primero es una excusa para que sus descendientes vivan del mito, alimentando un romanticismo de la dictadura que se resume en que la guerra era la guerra y si él hizo, ellos hicieron igual o más. El franquismo es la cara amable de un nuevo neofascismo que es en realidad un regreso a las tesis nazis donde cabe todo, desde teorías más o menos conspiranoicas, regreso al antisemitismo y a un nacionalismo exacerbado y excluyente que en España ha contagiado a los regionalismos. El franquismo no existe y se utiliza el mito de Franco para imbuir de discurso nazi, un mal no sólo español, un mal europeo que realmente preocupa a los demócratas porque salvo el hecho de disponer de armas y estructuras paramilitares dispuestas a pasar a la acción por parte de los extremos, verbalmente y en gestos recuerda a la década de los 30´s salvando las distancias pero análogas en su raíz de aprovechar una crisis económica para vender una alternativa que es la dictadura y acabar con la democracia.

-¿La monarquía en España es un resto franquista?

-Hubo un riesgo muy grande de que Juan Carlos I no llegara al trono y de haber sido otro el coronado sí lo sería aunque no hubiera sobrevivido a 1981. La monarquía en España es una institución representativa y garante de la sociedad española, pero esas tesis de la nueva izquierda comunista de que el Rey y la monarquía son franquistas se olvidan de que desde 1936 hasta 1975 hubo una sociedad que tuvo que sobrevivir, luchar por la vida, trabajar y desarrollarse en el marco de una dictadura y sus reglas porque la alternativa era el paredón de fusilamiento y la cárcel. Desde que era Príncipe de Asturias, Juan Carlos I maniobró y luchó porque al final de la dictadura se impusiera una democracia. Tal vez cuando pasen dos décadas y se desclasifiquen documentos en distintos países se verá en su magnitud la institución de la monarquía y del papel del Rey Juan Carlos I en su grandeza democrática y de lealtad a España y los españoles. No hablo de una monarquía eterna, hablo del papel jugado por la institución en los años de la dictadura fascista de Franco.

-Para finalizar, hablemos del legado político de Franco...

-Estigmatización de los símbolos patrios y hasta de nuestro marco etnográfico, un chantaje emocional a las generaciones de la dictadura que continúa con la etiqueta de franquistas por parte de la nueva izquierda revolucionaria, chantaje permanente a la culpabilidad y responsabilidad política de España y su sociedad por parte de nacionalistas y cierta parte de la izquierda sin referencias desde el fin de la URSS y falta de voluntad de los gobiernos por no ser políticamente incorrectos de aprovechar el paso del tiempo para ir desmontando los restos de culto a la figura de Franco que si bien tienen cabida en una democracia dentro del ámbito particular, han de ser eliminados por el Estado como se hizo con el nazismo. Ha legado una herida que supura y deber ser drenada continuamente y debería haberse hecho, debe hacerse y se ha de hacer si no se hace ya, cauterizar y cerrar la hemorragia. Hoy Franco es un mito, un envoltorio que camufla el nazismo y finalmente un capítulo que se cerrará definitivamente aunque nos quede el epílogo que no será otra cosa que acabar con el culto y la exhibición de símbolos de algo que ya es Historia...
Así de simple y así de complicado.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 




 
theadversiterchronicle@hotmail.es                                                    



No hay comentarios:

Publicar un comentario