The Adversiter Chronicle

viernes, 17 de agosto de 2018

"El ojo púbico", por Palomino Gargajo Bilioso


Una sección de Palomino Gargajo Bilioso
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Homenaje a las víctimas del terrorismo islámico en Cataluña hace un año

El tiempo pasa inexorable y se ha cumplido un año desde los atentados yihadistas en Cataluña y el homenaje a las víctimas se ha convertido en una nueva puesta en escena del secesionismo ilegal catalán con el fascista camuflado de patriota catalán del presidente de Cataluña de mascarón de proa de una mascarada que aprovecha cualquier oportunidad para hacer campaña electoral entre sus votantes antes de que acaben de caerse de la burra y descubran que todo fue una falacia donde los votos eran la excusa para aprobar de forma ilegal una secesión que sólo es una deslealtad intolerable y un auténtico golpe de estado civil a la democracia española y europea.

En estos casos hay que hablar claro y claro es que Felipe VI no acudió al homenaje como parte de una maniobra política para que el secesionismo vuelva al redil, es la excusa que alegan pero Felipe VI representó al conjunto de la ciudadanía del Estado que se sintió herida en el alma hace un año y que hoy al cumplirse el primer aniversario siente como propio el dolor de la muerte súbita por medio del terror y la violencia indiscriminada. El discurso de exclusión con veladas amenazas a la presencia de Felipe VI a la vez que se ofrecía Cataluña como tierra de acogida para refugiados sólo ha mostrado a ojos independientes y libres de contaminación política las falacias del fascismo llevado al discurso donde los españoles son declarados non gratos, y ser español incluye ser catalán, y se juega con una crisis humanitaria sin precedentes en la frontera mediterránea de la Unión Europea cuando los correligionarios europeos del presidente de Cataluña, ideológicos y sin la pantomima de patriotismo catalán, están propugnando volver a una época que creíamos desterrada desde 1945.

Ha sido un homenaje a las víctimas empañado por la política, siempre corta de miras y buscando el efectismo, de la propaganda y la demagogia donde se ha puesto de relieve una vez más el legado del prófugo Puigdemont para sus conciudadanos de Cataluña a los que nunca quiso presidir en su totalidad. Hace un año España vivió un golpe más de un viejo conocido como es el terrorismo por la sociedad española. Si el secesionismo catalán en boca de sus más altos representantes sólo tiene palabras de exclusión para quienes no comulgan con su bien orquestada, aunque mal interpretada, visión de un destino en lo universal que pasa por romper la unidad de España, les espera el mismo fin que aguarda al terrorismo: pasar a la historia como ejemplo de lo que nunca debió de ser.

El daño ya está hecho porque una vez que se inocula el discurso excluyente en la masa ciudadana, éste debe proseguir por medio de la propaganda disfrazada de libertad y el adoctrinamiento enmascarado como educación. Las pancartas, las manifestaciones ante los micrófonos jornadas antes y en la jornada del homenaje ha engrandecido la unión de la sociedad española representada en la persona del Rey de España y empequeñecido un poco más el discurso secesionista que nunca duda en lanzar a la masa al enfrentamiento mientras su clase política vive del cuento todo lo que pueda. Ha sido un homenaje triste por la pena del recuerdo del dolor y triste porque se demuestra una vez más que los nacionalismos, todos, sólo son un peligro para la democracia que debe ser erradicado porque se despiertan entre sí y quien pierde cuando chocan los extremos suele ser la ciudadanía sometida a una presión económica, social, cultural y de libertad por la violencia y sus consecuencias del nacionalismo convertido en dogma de fe: la guerra.
Así de simple y así de complicado.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 



 
                                                

No hay comentarios:

Publicar un comentario