The Adversiter Chronicle

sábado, 25 de agosto de 2018

"Lomo con tapas", suplemento literato cutre


Suplemento literato cutre de The Adversiter Chronicle

Libro: Tempestad sobre Vietnam
Autor: José Miguel Romaña Arteaga
Editorial: Inédita Editores, S. L.
Edición: Septiembre 2005

La propuesta de hoy es un viaje al conflicto que marcó a toda una época y donde, dentro del contexto de la Guerra Fría, los EEUU hicieron una guerra no declarada a Vietnam del Norte para detener el expansionismo del comunismo por el Vietnam del Sur y en consecuencia según la teoría del dominó el resto países del sudeste asiático. Una guerra asimétrica entre una superpotencia y un país en vías de desarrollo con la URSS y China prestando apoyo y en menor medida el resto de países bajo la órbita soviética. Socialmente fue una guerra que marcó a toda una generación y propició cambios y convulsiones que despertaron a la ciudadanía de los EEUU del sueño de la defensa de la democracia como destino en lo universal que justificaba bombardear a un desconocido país y que jóvenes estadounidense dieran su vida por defender este ideal...

Y es que tenemos imágenes iconográficas del conflicto con escaramuzas en la jungla, helicópteros transportando tropas o la imagen de las bombas siendo arrojadas y la explosiones consiguientes, pero el verdadero martirio se cometía arriba del paralelo 17 sometiendo a Vietnam del Norte a una campaña de bombardeos masivos durante diez años. Una demostración de poderío aéreo y naval de EEUU donde se comprobó de manera trágica que la guerra no declarada no era la guerra convencional para la que preparaba el Pentágono, era una guerra de guerrillas en tierra y una guerra muy limitada en sus objetivos aéreos que propició un alto número de derribos así como de tripulaciones capturadas. Asistimos a la guerra tecnológica con el nacimiento de las bombas inteligentes y la lucha entre las defensas guiadas por radar de los norvietnamitas y las contramedidas electrónicas por parte de los pilotos mientras el mundo clamaba por el cese de tal castigo y en tierra las bajas norteamericanas aumentaban cada día.

Es la guerra aérea la protagonista de la obra si bien el autor logra en un estilo ágil y de periodismo de investigación mostrarnos sin desviarse del tema principal las vicisitudes de la guerra terrestre y las implicaciones políticas y sociales consecuencia de la guerra en general y las campañas de bombardeos en particular. Poco os puedo decir del autor salvo que es autor especializado en temas bélicos y revistas de España y Latinoamérica durante tres décadas. Nada que añadir porque es de las contraportadas más rácana en datos del autor que nos hemos encontrado...
Pero sin más tribulaciones, unas breves reseñas que os inciten a su apasionante lectura:

Francia pierde la colonia de Indochina...
La ansiada paz llegó para Francia con la Conferencia de Ginebra, al día siguiente de producirse el humillante desastre de Dièn Bièn Phu (7 de mayo de 1954). No obstante, Estados Unidos nunca se mostró dispuesto a aceptar el acuerdo con los comunistas. Su inmediata respuesta fue la creación, en septiembre de ese mismo año, de la SEATO Organización del Tratado del Sureste de Asia-, Una línea de repliegue estratégico que aseguraba de facto su presencia militar en la región abandonada a toda prisa por los franceses. Los acuerdos establecidos por la Declaración Final de la Conferencia de Ginebra establecían una línea provisional de demarcación y una zona desmilitarizada en ese paralelo 17. El objetivo básico que se perseguía era agrupar, al norte y al sur de ella, a las tropas del denominado Ejército Popular -Viêt Minh- y las franco-vietnamitas, respectivamente. Quedaba prohibido introducir nuevo armamento, personal militar, municiones y también la creación de más bases en cualquier zona de Vietnam.”

1963: El presidente Kennedy toma cartas en el asunto de Vietnam del Sur...
Varios miles de estudiantes acabarían uniendo su protesta a los budistas en un interminable `rosario´ de manifestaciones que se extendieron hasta septiembre de 1963. Con la Universidad de Saigón cerrada a cal y canto, lo mismo que los colegios de segunda enseñanza de la capital, Diem mandó arrestar a cuatro mil universitarios a pesar de que entre ellos figuraban los hijos e hijas de los funcionarios gubernamentales y los jefes de su Ejército. Ante la gravedad que adquirió semejante agitación popular, John F. Kennedy se vio en la ineludible obligación moral de comentar en público sobre Vietnam del Sur que `en los últimos dos meses el Gobierno había perdido el contacto con el pueblo´. La falta de comprensión de este político norteamericano hacia los problemas internos survietnamitas resultaba verdaderamente patética en un hombre de su teórica preparación, dado que Ngô Dinh Diem jamás mantenía contactos con sus compatriotas -fuera de un reducido círculo de colaboradores-, y su `apariencia democrática´ no podía ocultar por más tiempo la cruda realidad.”
 
Defensa aérea norvietnamita (DCA)...
Los jets enemigos llegaban siempre a velocidad supersónica y el primer estallido de la densa CDA solía suponer el único aviso propio a recibir, a no ser que el sistema de sirenas de alarma funcionase bien al estar en constante línea de comunicación con las estaciones de radar y los vigilantes visuales provistos de potentes anteojos. En las poblaciones industriales, la red de refugios proporcionaba la seguridad deseada a los miles de obreros que trabajaban en los talleres. De éstos salían trincheras en zig-zag, cubiertas de ladrillos para protección de la cabeza, gracias a las cuales era posible llegar más seguro a los refugios reforzados del campo, lejos d ella zona bombardeada. Por doquier se veían refugios individuales, los cilindros de hormigón armado que se han mencionado en el anterior capítulo. Fabricados en la RDVN y con el fondo cerrado para impedir la entrada de agua, resistían perfectamente la onda expansiva provocada por cualquier proyectil, salvo en casos de impacto directo.”

Los SAM entran en juego...
El primer aviso de los SAM llegó para la Armada estadounidense el 16 de julio de 1965, cuando los aviones embarcados estaban bombardeando la planta de explosivos de Liang Chia, situada a 88 kilómetros de Hanoi. Además de soportar un gran fuego antiaéreo de cañones automáticos, en esta ocasión los pilotos navales se enfrentaron a la vez con una respuesta masiva por parte de esos misiles superficie-aire, aunque no sufrieron bajas. La principal contribución del Surface-to-Air- Missile diseñado en la URSS en la defensa antiaérea norvietnamita hay que buscarla en que forzó a los aviones enemigos a volar mucho más bajo de lo programado con anterioridad, exponiéndose así al intensísimo fuego de la DCA por el cada vez mayor número de cañones, ametralladoras y fusiles apuntando a su fuselaje y alas. En cuanto a las armas pequeñas de fuego, es muy importante resaltar que su empleo resultó devastador toda vez que, según cálculos aproximados, hasta el 70 por ciento de los derribos aéreos sobre Vietnam del Norte son obra suya.”

Duelo entre los F-4 Phantom y los MiG...
Dentro de la guerra vietnamita, el Departamento de Defensa de EEUU descubrió que los nuevos F-4 Phantom II, esos `monstruos´ computerizados de más de veinte toneladas de peso en el momento del despegue, tenían ante sí el singular reto presentado por unos ágiles cazas MiG dotados de cañones automáticos internos. En el caso del MiG-17F, era un tipo de avión oficialmente considerado `obsoleto´hasta en la propia URSS; pero he aquí que aún resultaba muy apto para hacer trepadas más rápidas y efectuar virajes bastante cerrados, adquiriendo de ese modo una notable ventaja. Todavía había otra más para los pilotos norvietnamitas -aunque siempre se sospechó que en la FAPV sirvieron aviadores soviéticos, igual que ocurrió dentro de la Fuerza Aérea de Egipto-, como consecuencia directa de las rígidas reglas impuestas por la Casa Blanca. Según ordenó ésta, no se les permitía a los aviadores estadounidenses lanzar un ataque hasta que los jets de caza contrarios no se aproximaban a una distancia de identificación. Así, los misiles aire-aire más sofisticados perdían parte de su letal eficacia."

Nixon y sus propuestas de paz...
Llegó el 7 de octubre de 1970 y Nixon presentó su nuevo plan de paz para Indochina, alegando contar con el apoyo completo de los gobernantes de Saigón, Phnom Penh y Vientiane, el cual constaba de cinco puntos que la delegación estadounidense en París puso enseguida sobre la mesa negociadora. El presidente de la única superpotencia occidental proponía, de entrada, un cese del fuego con el mantenimiento de las posiciones militares, sin condiciones previas. Se trataba así de silenciar las armas bajo rigurosa supervisión de observadores internacionales, y también por las partes en conflicto. Tal como el inquilino de la Casa Blanca afirmó, si Hanoi aceptaba esta propuesta podía haber una retirada total de las fuerzas norteamericanas de Vietnam del Sur en un año como mínimo. Con la opinión pública estadounidense mayoritariamente favorable a la citada iniciativa del sucesor de Lyndon B. Johnson, el Kremlin señaló, en su réplica oficial, que esa proposición en realidad no contenía nada nuevo.”

Linebaker II...
Radio Hanoi indicó -28 de diciembre de 1972- que partes de la capital `han sido borradas de la faz de la tierra´. La emisora estatal precisó también que, para entonces, las pérdidas aéreas enemigas ascendían a 72 unidades, correspondiendo 31 de ellas a los B-52. En esa misma fecha, los ataques aéreos siguieron su curso con casi total impunidad y hasta la conclusión de <Linebaker II>. En sí, iban a ocasionar, a la RDVN, más daños estratégicos que en los ocho años anteriores, dada su extraordinaria concentración territorial. En Hanoi, quedaron literalmente arrasados edificios vitales, tal como el hospital de Bac Mai, siguiendo idéntico destino la línea férrea de Gia Lam. Varias centrales eléctricas estaban fuera de servicio, dejando casi el 80 por ciento de la potencia instalada sin ninguna respuesta efectiva. Además, en el puerto de Haiphong ardieron veinte depósitos de 195.000 litros de petróleo. Los estadounidenses habían demostrado su capacidad real para provocar daños devastadores y muy selectivos, empleando como nunca su material aéreo `quirúrgico´.”

Lectura apasionante para amantes de las hazañas bélicas, de los aviones y curiosos de los entresijos de la historia que han conformado nuestro mundo actual. Un brillante ejemplo de literatura de guerra en el ámbito de las letras hispanas y a la altura de la mejor tradición anglosajona a la hora de narrar historias de las guerras. También para ver la potencia de EEUU en la época que libraba una costosa guerra aérea en aparatos y tripulaciones a la vez que libraba la Guerra Fría y preparaba el programa espacial Apolo. Ideal para leer bajo la sombrilla en la playa y la piscina, de la mesita de noche en noches de insomnio veraniego y no apto para regalar a la suegra que lo tirará o usará de soporte para la pata de la mesa que siempre cojea por no comprar una nueva, la muy roñosa...
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 

 
 
                                                     








No hay comentarios:

Publicar un comentario