The Adversiter Chronicle

miércoles, 15 de agosto de 2018

"Deporte sin porte", por F. O. Roffön


Una sección de F. O. Roffön en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Fernando Alonso se despide de la Fórmula 1

Aún recuperándome de la resaca por el sistema del bar durante el pasado Mundial de Rusia, por no hablar de que tengo pesadillas recurrentes con Maradona haciendo el canelo de iluminado, leo con tristeza la despedida de Fernando Alonso de la F1. Lo cierto es que quien más y quien menos ya se lo barruntaba a tenor de su patético coche temporada tras temporada. Pero hemos visto a este chico crecer en la alta competición y siempre causa tristeza y algo de desánimo existencial que se retire un campeón que tantas alegrías nos ha dado.

Alonso logró y fue parte de un conjunto de éxitos deportivos que reafirmaron la identidad patria y que lucir la bandera como celebración del triunfo no fuera cosa de fachas y de la dictadura franquista cuyas reliquias y ventaja de vencedor trata ahora de corregirse pese a trancas y barrancas. Con Alonso se volvió sana rutina escuchar el himno y ver la bandera ondear orgullosa, también la de la patria chica de Fernando Alonso acompañando a la española en el casco. Hizo que todo un país y sus paisanajes supieran en los garitos y lupanares de alta y baja estofa de branquias, neumáticos de mojado, estrategias de repostajes y conocimientos básicos de telemetría, aunque si preguntabas a cualquiera qué era un Lotus y te respondieran que un reloj sin saber en su ignorancia que fue el primer bólido de F1 en utilizar la informática oculta en los bajos de vehículo y...

Luego está la generación del Scalextric donde algún y alguna joven se aficionaron a ver las carreras que entonces y por aquel entonces transmitían en diferido y no figuraba ningún hispano en los rótulos. Luego llegó Emilio de Villota y se dio el primer paso hasta la era gloriosa con Alonso de campeón. Y triunfó tanto que nos acostumbramos y enganchamos a disfrutar de los mismos. Parece ser que busca nuevas glorias en el mundo del motor y eso es algo que me alegra porque estaba harto de verle languidecer en una escudería cochambrosa pese a su pedigrí. Tal vez, Fernando Alonso perdió el tren del triunfo cuando rechazó la oferta de un entonces prometedor Red Bull por volver a la escudería de sus triunfos. Tal vez, Fernando Alonso ha sido el último de una estirpe de campeones donde eran los primeros y se buscaban buenos escuderos...

Se acaba una época que se recordará como si hubiera sido un sueño porque nos hemos acostumbrado a tener representantes deportivos que triunfan y son competitivos. Pero los ciclos en deporte sí existen y al igual que Alonso en la F1 es hora de que La Roja diga adiós a sus campeones mientras que el Sporting sigue como siempre hablando a final de temporada el míster de turno de tirar de la cantera para acabar en agosto fichando cojitrancos de esperanzadoras esperanzas. En fin, voy a ver si acabo de recuperar porque tras la Súper Copa de España en Marruecos y usar el bar tengo un cebollón de tres pares de cojones...
F. O. R.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 



 
theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                       


No hay comentarios:

Publicar un comentario