The Adversiter Chronicle

martes, 31 de marzo de 2015

"Lomo con tapas", suplemento literato cutre


Suplemento literato cutre de The Adversiter Chronicle

Libro: Historia de Francia
Autor: Roger Price
Editorial: Organización Editorial de la Universidad de Cambridge
Traducción: Alexandre Xavier Casanova Domingo
Edición: Primera edición española 1996

Francia es actualidad, macabra actualidad, y es una buena escusa para acercarnos a su historia como marco etnográfico. Desde la Edad Media hasta 1995, recorreremos sus avatares como nación y su evolución hasta la república que es hoy en día, motor de la UE y que se resiste a dejar de ser auto suficiente respecto a cuestiones geoestratégicas.

No podemos deciros mucho sobre el autor ya que el libro, editado por la Universidad de Cambridge, y en el buscador no me sale nada, supongo que buceando un poco en Internet algo encontrareis. Una escritura ágil y dinámica que hace que nos deslicemos por la historia que cuenta sin caer en la farragosidad y desvíos insustanciales de los que pecan otros autores a la hora de contar la historia de un país. Las tablas estadísticas son comprensibles y sirven de anexo y amable apoyo para el lector de la narración.
Sin más, os dejo unas breves pinceladas que os animen a su lectura:


La Francia preindustrial...
Debe hacerse hincapié en el crucial papel intermediario de las ciudades como mercados para los alimentos producidos localmente, pero también en el minúsculo tamaño de la mayoría de estas ciudades según los estándares del siglo XX. Para sus contemporáneos, París, en 1320, con unos 200.000 habitantes, parecía monstruoso. Había duplicado su tamaño en dos generaciones como el centro del gobierno regio, y a causa de su red fluvial de comunicaciones era el mayor centro comercial regional. El crecimiento de las ciudades era máximamente evidente en el norte, entre las cuencas de los ríos Maine y Escaut y la del Sena, y estaba ligado al tráfico marítimo de vino, sal y lana. Lieja, Douai y Arrás, así como otros hitos del tráfico marítimo como Brujas, Ruán, La Rochela, Burdeos, Bayona y Marsella, tenían todos entre 15.000 y 40.000 habitantes. La incrementada productividad agrícola favoreció el crecimiento del comercio, y una ampliación del espectro de actividades, así como el desarrollo de las jerarquías sociales urbanas basadas en la riqueza. Esto diferenció a los comerciantes de los pequeños tenderos y del artesanado, y de los a menudo turbulentos oficiales y jornaleros.”

Medievo...
Durante unos 130 años, desde 1335-40, una sucesión de hambres, plagas y guerras, hundió a cuatro generaciones sucesivas en la miseria y la desesperación, y amenazó la existencia efectiva tanto de la dinastía como del Estado. Las crecientes densidades de población significaban que los problemas de aprovisionamiento de comida eran
inevitables de todos modos. La llegada de la peste bubónica a la Europa Occidental en 1347 llevó a la tumba un tercio de sus habitantes, y la primera epidemia homicida fue seguida de varias otras, a intervalos de unos quince años. Aunque la Guerra de los Cien Años no provocó un número enorme de muertes en el campo de batalla, los ejércitos llevaban con ellos la enfermedad, mientras que la guerra de guerrillas y el extendido bandidaje que acompañaron al colapso del gobierno ordenado destruyeron hogares, ganado y sembrados, y trataron brutalmente a la población. Esta combinación de sucesos causó severa desorganización económica y social.”


Ilustración...
Los ideales de la Ilustración, sin embargo, no carecían de influencia en los círculos gubernamentales, como se puede ver en la abolición de la tortura judicial y en la extensión de los derechos civiles a los protestantes. Muchas de las grandes reformas al sistema legal realizadas tras 1789 estaban ya en discusión. La crítica misma alcanzó respetabilidad, y muchos de los principales críticos estaban integrados en el sistema dominante. Los contemporáneos, sin embargo, quedaban con un predominante sentimiento de inflexibilidad gubernamental cara a la ola ascendiente de crítica que caracterizó la década de 1780, un movimiento paradójicamente animado por la crítica interesada del `despotismo´ monárquico, expresada por instituciones nobiliarias privilegiadas, como los parlamentos. Esto en sí era en buena parte una respuesta a las oportunidades proporcionadas por la deteriorada situación financiera del Estado y su cada vez más desesperada búsqueda de remedios.”

Imperio...
Sin embargo, el apoyo al retorno del emperador distó mucho de ser unánime. Fue más decidido en el norte y en el este, ya que estas zonas habían padecido la invasión aliada. En otros lugares, la reacción fue muchas veces la indiferencia o la oposición activa, como ocurriera en las regiones costeras que preveían un nuevo bloqueo británico y, especialmente, en zonas del sur y del oeste donde se dio con mayor intensidad la oposición popular a la polñitica religiosa de la revolución, y, posteriormente, la oposición al reclutamiento. Fue en estas regiones donde a menudo se llevaron a cabo brutales represalias contra los bonapartistas cuando la derrota de Waterloo llevó a esta nueva aventura -los Cien Días de Napoleón- a su sangrienta conclusión. Esta derrota total obligó al emperador a abdicar por segunda y última vez el 22 de junio de 1815, a lo que siguió su encarcelamiento a una distancia segura, en la isla de Santa Elena en medio del Atlántico.”


Siglo XIX...
¿Tan real era la amenaza socialista para que preocupara así tanto a los radicales como  a los conservadores de siempre? A los socialistas les llevó algún tiempo recuperarse de
la represión que vino después de la Comuna de París. No obstante, a la elección de 1881 de un diputado en Marsella la siguió un periodo de crecimiento uniforme; y en 1914 los candidatos socialistas llegarían a obtener 1.413.000 votos. En 1886 se formó un grupo parlamentario distinto al de los radicales, que tenía 102 miembros justo antes de la guerra. Con todo eso, los temores de los conservadores eran exagerados. El movimiento socialista sufría un constante debilitamiento debido a las fuertes disputas sectarias. Ni siquiera se pudieron resolver las muchas diferencias ideológicas y tácticas en el seno del movimiento con la creación, en abril de 1905, de un Partido Socialista unificado, conocido como SFIO, siglas en francés de su subtítulo idealista Sección Francesa de la Internacional Obrera, y que supuso un intento de crear una alternativa socialista clara; no fue posible resolver las muchas diferencias ideológicas y tácticas dentro del movimiento.”


La Cuarta República...
La Tercera República fue declarada finalmente muerta por una gran mayoría popular en un referendo el 21 de octubre de 1945. Se eligió el mismo día una Asamblea Constituyente con mandato de preparar una nueva constitución. Por vez primera se permitió votar a las mujeres. Esta innovación había sido aceptada por la Cámara de Diputados en cuatro ocasiones entre guerras, pero bloqueada en el Senado por los
radicales, temerosos de la influencia clerical en las votantes femeninas, consideración quizás bastante realista hasta los años del decenio de 1980. Esta elección, que tuvo lugar utilizando un sistema de representación proporcional, reveló un aplastante desplazamiento a la izquierda. Tres cuartos del electorado apoyaron a los partidos más claramente identificados con la liberación, los comunistas del Partido Comunista Francés, los socialistas de la Sección Francesa de la Internacional Obrera y los democristianos del Movimiento Republicano Popular. No obstante, las divisiones entre estos grupos irían a hacerse evidentes tan pronto como se subieron al poder. Así también habría tensiones entre estos políticos electos y el general de Gaulle. Su posición excepcional como Jefe del Estado fue reconocida inicialmente por la Asamblea, pero el 20 de enero de 1946, tras un desacuerdo con los ministros sobre el presupuesto militar, el general dimitió, reconociendo que con la restauración del sistema de partidos, su autoridad sería cada vez más desfasada.”


Deliciosa lectura para conocer un poco más de Francia que siempre despierta ensoñaciones de tierra de libertad y de nación entre naciones ya que éstas le deben la esencia de los avances sociales y políticos que la ciudadanía occidental disfruta hoy en día. Para amantes de la historia, guardias nocturnas, universitarios zangolotinos y para la suegra a ver si se entera que cualquier día de estos se acaba con su absolutismo y se le monta una revolución...

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 

 

theadversiterchronicle@hotmail.es

                                     

No hay comentarios:

Publicar un comentario