The Adversiter Chronicle

martes, 31 de marzo de 2020

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre

Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

INFIERNO DE COBARDES (1973)
(High plains brifter)

El confinamiento domiciliario es buen momento para ver cine, si no todos los días aunque puede que sí a todas horas, y nada mejor que una propuesta interesante a todos los niveles: obra de un director hoy venerado por los mismos, y alguna que otra, que cuando estrenaba sus películas le tildaban de discurso fascistoide; un género eterno como es el del Lejano Oeste; una interesante historia de venganza y un elenco artístico irrepetible hoy en día con secundarios de lujo que llegan a entrañables por quienes vivieron el estreno. Nos referimos a Clint Eastwood que va camino de ser leyenda viva aunque ha sido descubierto tarde por la crítica y cinéfilos pijoteros pero que ya lograba hacer pasar por taquilla a multitudes siendo el boca a boca popular el que aumentaba su fama, agradecidas quizás del momento de evasión y entretenimiento que siempre conlleva una película del Clint Eastwood aunque ésta no nos guste mucho...

Dicen los eruditos que con esta película el actor rinde homenaje y terminaba una etapa en su periplo narrando historias de vaqueros. Pero para el común de los mortales y que gustamos de la obra y los personajes que encarna el cineasta, es una película que tiene muchas lecturas aunque en apariencia parezca simplona. Por otra parte, este personaje forma parte de un guiño del Eastwood que abarca varios años y culmina con Sin perdón con su protagonista que bien podía ser el mismo de El fuera de la Ley, aunque por supuesto hay que saber leer entre líneas una obra que en conjunto hasta el día de hoy forma un todo. Aquí, además de homenajes, asistimos a unos encuadres experimentales, casi surrealistas pero que logran retratar la psique de los personajes. Tiene algo de mugre de coproducciones hispano-italianas del género, como el detalle del enano, pero también una vena cómica que lejos de servir de complemento forman parte del personaje que en ese momento ocupa la acción. Fijaros en como con breves pinceladas no exentas de comedia se nos muestra en tres minutos la personalidad del barbero del pueblo...

Lejos de ser un producto fascistoide, es un perfecto producto cinematográfico y una muestra del género que gana con el paso del tiempo. La escena de la violación, entre comillas, de la parienta del hotelero fue vanguardista en su género y son pocas las producciones de aquella época que retratan a las mujeres de igual a igual con los hombres y lejos de ser sumisas son luchadoras cada una a su manera. Se venera el orgasmo fingido en Cuando Harry encontró a Sally de Meg Ryan, pero Eastwood logra, sólo enfocando el rostro de la actriz y la interpretación gestual y facial de la misma toda la sensualidad y placer que siente la moza; sin escabrosos pechos saltando o muslos con liguero, sólo la cámara enfocando el rostro de Marianna Hill...

Los personajes masculinos son una panoplia de populares secundarios que siempre, en mayor o menor número, acompañaban la filmografía de Clint Eastwood durante dos décadas. Un guión salpicado de ironía, guiños al espectador y siempre la sensación de que Clint Eastwood se lo pasaba bomba en los rodajes junto a sus amigos. Rostros que forman parte de la interpretación en un lenguaje universal que se remonta al cine mudo, donde viendo la cara del predicador y lo que dice, pero ver su cara, traspasa la frontera del idioma para sacar nuestro lado primate y captar a la primera la calaña, ralea o catadura del personaje de turno, desde el cornudo consentido hasta el oligarca minero sin obviar a los malos.

Una película para pasarlo bien con el cine como paliativo del confinamiento domiciliario. Homenaje además a Clint Eastwood que ha hecho pasar gratos momentos a generaciones de espectadores y que se transmite de generación en generación. Homenaje a un cineasta que aprendía de cada película, tanto propia como ajena en la dirección, y que siempre ha sabido trasladar emociones a la pantalla que llegan al espectador y que no sería lo que hoy es en Hollywood sin esta película y las que la precedieron y siguieron antes de que lo descubrieran eruditos y sibaritas cinematográficos...
Gracias Clint.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 




 
theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                     







No hay comentarios:

Publicar un comentario