The Adversiter Chronicle

martes, 10 de marzo de 2020

ENTREVISTA AL PSIQUIATRA

En estos tiempos de crisis recesiva o recesión crítica, la figura de la psiquiatría cobra especial importancia para los Juan y Juanita Manzanas. Si antes se ocultaban las visitas y los ingresos en psiquiatría, ahora ya es menos tabú toda vez que muchos y muchas figuras famosas y populares han pasado por agudos y nos les queda otra que reconocerlo, aunque ir al psicólogo suene más fino, más cool y más chic que decir que se acude al psiquiatra. Para ello entrevistamos al galeno de la quijotera, el doctor Etelviro Rabadilla cuyo novedoso tratamiento y como aborda las problemáticas que le lloran sus pacientes le ha llenado de parabienes y reconocimiento...

-¿Qué rama de la psiquiatría es su especialidad, doctor Rabadilla?

-Soy especialista en psiquiatría veterinaria... No ponga esa cara de haba, hombre... Por supuesto soltado de sopetón se puede pensar que trato la menopausia de las vacas, por citar un ejemplo ilustrativo, pero nada más lejos de la realidad. Yo abordo la problemática de los pacientes con sus mascotas y cómo la psique y el propio organismo del dueño de la mascota se ven influenciado por ésta. Para que lo entiendan sus lectores, que las lectoras son más inteligentes, los estados anímicos de los dueños de las mascotas se ven influenciados, no siempre para bien como se pensaba hasta hace unas pocas décadas, por los estados de la psique de las mascotas.

-Vaya, nunca se me había ocurrido... ¿Hay diferentes casos según sean las diferentes mascotas, ein?

Por supuesto, por supuesto. No es lo mismo una mastín que una tortuga o un gato, pero la elección de la mascota ya indica los vericuetos de la psique humana que lo tiene en propiedad. Hay casos de mimetismo, el típico dueño de perro o de gato que come galletas, pìenso y hasta latas de gourmet... En estos casos de ingesta de comida de mascota, el entorno no se percata hasta transcurrido un tiempo y más que nada porque sube el gasto de comida para mascotas y se nota en el presupuesto familiar. En personas que viven solas con su mascota esta patología, que se podría definir como urbanita ya que un labriego jamás comería lo que da a sus animales de granja y corral, esta patología pasa desapercibida y por lo general no manifiesta síntomas externos. Pero es un síndrome que se da con todo tipo de mascotas. Yo hice mi tesis doctoral y mi primera publicación científica en base al estudio y análisis de pacientes que tenían tortugas como mascota y acaban haciendo vida debajo de la bañera, colocando ésta como un caparazón, son casos que suelen atajarse a tiempo porque montan un ruido y unas molestias a los vecinos de piso al desencajar a martillazos la bañera. Pero la lista de patologías relacionadas con las mascotas, desde un punto de vista psiquiátrico es casi infinita.

-¿Esta rama de la psiquiatría confía en la química como para otras patologías psiquiátricas?

-No, para nada. Esto son costumbres adquiridas por un amor desmesurado a la mascota de tipo conductual. No es que alguien se ponga a cuatro patas para comer del comedero de su mascota. Se sigue sentando a la mesa, come la comida habitual pero le añade galletitas, pienso, latas y demás productos de alimentación en venta destinado a la alimentación de las mascotas. Se arregla con pequeños remedios: que la pareja le añada tabasco o lejía sin que se percate la otra parte... Hay ahora unos prácticos collares para perros que sueltan pequeñas descargas electrocutantes que bien sirven para los y las dueñas, un regalo original que sirve para aplicar reflejos condicionados hasta que deje la manía, que repito, es un trastorno pasajero siempre que se trate a tiempo. En casos agudos que se tratan cuando llevan un tiempo a dieta de comida para mascota lo mejor es atarles a un árbol una noche de tormenta para que recuperen la cordura, y si se combina con el collar de las descargas que dije antes, mano de santo, pero de santo, oiga.

- Pues, ya que está aquí, yo quiero hacer una prueba que siempre quise hacer... Tome, tome un mentolado... Verá doctor, siempre me han dicho que el Haloperidol sienta genial pero yo tenía la duda de si sentaba bien a los psiquiatras ya que tanto pregonan sus bondades... Mire, ya está babeando y frotando compulsivamente las rodillas... ¡Jejejeje, el truco del mentolado siempre funciona!, ¿verdad doc? Ein?

-¡Hijo de perrrrggrrssxxxxx! ¡Brrrgggffxxxxxgrrxxx!

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 

.
 
 
 
                                                        




No hay comentarios:

Publicar un comentario