The Adversiter Chronicle

viernes, 27 de marzo de 2020

"Bits a bits", suplemento videoconsolador


Una sección de Kitapayá en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Videojuegos para un confinamiento domiciliario

Hay que poner al mal tiempo buena cara y ahora que toca confinamiento domiciliario es el momento ideal para volver al vídeojuego. Seguramente la infancia y juventud de la casa ya están jugando y puede que miréis con temor sentarse a probar el mando porque hace décadas que no cogéis uno. Para ello os propongo una manita de títulos, por supuesto junto a los tratados hasta ahora en la sección, donde creo que podréis hacer una transición tranquila y volver a recuperar aquel gustirrinín de cuando eráis protagonistas de la prehistoria del videojuego. Títulos sencillos donde no hay deportes, me parece absurdo proponeros un simulador deportivo que os hará recular por falta de comprensión del manejo del mando...

Lo primero, dadas las circunstancias, recomendaros el PSNow, una vídeoteca por suscripción que se puede cancelar en cualquier momento y por donde diez aurelios al mes disponéis de una catálogo de títulos donde amortizáis de sobra el gasto. Hay títulos de todas las épocas y sirve para descubrir cómo ha evolucionado la industria en cuanto a gráficos y narrativa visual. Los títulos que os propongo están todos disponibles en dicha videoteca y se puede jugar por transmisión en línea o bien descargar el juego. Es una buena inversión y por otra parte está todo cerrado y una suscripción anual no es recomendable por cuanto que una vez termine el confinamiento domiciliario hay que volver a la rutina laboral donde se juega menos, o nada, y es tontería pagar por un año cuando se tiene de sobra pagando mensualmente y cancelando la suscripción cuando se considere conveniente.

Comenzamos en la prehistoria, para que os resulte familiar el entorno de juego, y para ello dos representantes de dos épocas. El primero, no podía ser de otra manera, son dos títulos donde se reúne a los míticos títulos de la no menos mítica consola o sistema ATARI. Falta E. T., ya lo advierto, pero están casi todos y puede que os haga derramar unas lagrimillas de nostalgia volver a ver los mandos de la consola y ver aparecer gráficos que son ahora arcaicos pero que os harán sentir una agradable y confortable sensación de reencuentro. No hay que obviar el diálogo intergeneracional donde podéis dar la brasa y la turra a las y los más jóvenes de cuando eráis tales...

Super Starswars tiene el encanto de que en su lanzamiento colmó la ansiedad de cientos de miles de jugadoras y jugadores y sació la gana de más que se quedaba en el ánimo al acabar la película. Visto ahora por las generaciones digitales es casi una pieza de museo, pero también el salto a un peldaño más en la evolución de la industria. Os servirá para afianzaros en el manejo del mando y perder el miedo. Recordaros por otra parte que es bueno para la salud videojugar, se trabajan los reflejos, la coordinación y se logra evadir la mente además de ser una alternativa de entretenimiento que estando confinado siempre se agradece y destacar de nuevo el diálogo intergeneracional que puede llegar a sorprenderos gratamente...

Hecha pues la transición y haber quitado algo de herrumbre a las neuronas, llega el momento de dar el salto a la actualidad. En el mundo del videojuego, el factor edad pierde sus connotaciones de degeneración física y orgánica permitiendo que nuestro avatar se enfrente a la máquina o a otros usuarios y usuarias. Si además se busca el diálogo intergeneracional, que mejor que hacer equipo con el nieto, sobrino, hijo u suegra incluso, el título es Fortnite, que os servirá para coger los rudimentos de los juegos de disparo, manejar al personaje en tercera persona y disfrutar viendo como una inocente criaturita encantadora se convierte en un perro de guerra mientras os ladra órdenes. Ideal para jugar en dúo pero también en solitario sin grandes complicaciones. Eso sí, si os ponéis a comprar todo lo que ofrece, puede ser una auténtica hipoteca.

Seguimos con los tiros y un título de frenesí de batallas, tiros y explosiones como es DOOM, ideal para soltar adrenalina y estrés en una batalla contínua donde los momentos de descanso sólo dan para reponer munición y armamento antes de que comience otra ensalada de tiros. Es disparo en primera persona, ideal para cogerle el gusto y lanzarse a empresas mayores. Y para terminar el género una extensión de un título que a mí personalmente me encantó y me pasé mis buenos momentos. Se trata de una extensión de Metal Gear Solid V
que lleva por título Ground Zeroes que se hace corto y recupera el buen sabor de boca que ya nos había dejado cuando lo jugamos.

Finalizar las propuestas con un auténtico simulador de conducción como es ASSETTO CORSA que os hará pegaros a la silla y una inmersión completa. Circuitos y modelos que son auténticas réplicas digitales y donde hay que coger pericia y aprender a conducir el coche como en el mundo real. No es el típico juego de mantenerse dentro de los márgenes de la pista y tal, hay que concentrarse y estar atento. Sólo os diré que en mi primera toma de contacto y acostumbrado a otros simuladores donde la pericia y habilidad es más sacar jugo al mando, estuve parado en boxes casi hasta la desesperación porque no se movía el coche y era que hay que utilizar las marchas. Cada modelo y circuito tiene su idiosincrasia propia y os servirá para sacudiros el mono de no coger el volante...

Así que ya no tenéis excusa posible del tipo edad, no tengo tiempo, es algo infantiloide o simplemente que os da canguelo inconfesable. Coger el mando, dejaros guiar y orientar por las y los peques y a videojugar que hay tiempo de sobra y así tampoco se agobia al resto de confinados. Por supuesto está el aliciente de jugar en línea, pero antes de lanzaros al ruedo es mejor adquirir los rudimentos de los sistemas actuales aunque os llamen prehistóricos, lucirlo con orgullo y demostrar que quien tuvo, retuvo. Porque como siempre os digo:
¡Quien no se consuela es porque no videojuega!
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 

 
 
 
 
                                                    




No hay comentarios:

Publicar un comentario