The Adversiter Chronicle

martes, 17 de marzo de 2020

"Deporte sin porte", por F. O. Roffön


Una sección de F. O. Roffön en exclusiva para The Adversiter Chronicle

El Gafe de Los Fernández actúa de nuevo y parón liguero

Esta vez el gafe que acompaña, y preside y dirige, a la nave rojiblanca se ha pasado. Una cosa es que nos gafe los partidos y otra que gafe a todo un planeta con una pandemia, el planeta deportivo digo. Más allá de sucesos paranormales por causa de gafe del mandamal, es de vital interés que la competición se suspenda y si se reanuda no se aplique el descenso deportivo. Esta premisa permitirá a los del Real Oviedo no descender y al Real Sporting no pasar angustias para al final no pasar de la zona media dada nuestra mediocridad competitiva. Una carta a negociar ante las autoridades futboleras correspondientes es que se aplique el descenso siempre y cuando al reanudar la competición sean los carbayones merecedores de tal descenso de categoría...

Pero peticiones para un estado de alarma aparte, el parón nos viene bien porque aunque se obtuvieron victorias, lo cierto es que jugamos de forma tan patética como antes de cambiar de entrenador. Cierto que se goleó pero una vez más hay que rezar aquello de mejor un gol por partido que cuatro y que sirva para puntuar. Pero subimos a un octavo que reavivó la fame de la afición por alegrías que celebrar, aunque sea acabar en zona media. El Real Oviedo por su parte había encadenado buenos resultados y si bien sigue cortejando puestos de descenso, respiraba algo aliviado al poner distancia con los mismos que siempre anima más que ser carne de cola clasificatoria...

Lo mejor dado la gravedad de todo este asunto de la pandemia es sencillamente dejar nula esta temporada. Esas ideas un tanto peregrinas de rechazar lo inevitable y posponer para el verano con dos partidos por semana es una auténtica gilipollez: ni las plantillas serán competitivas por el parón en sus entrenamientos y se condena a la siguiente temporada a ser anómala. Vale más corona virus y cuenta nueva que alimentar esperanzas de la afición cuando al final se suspenderá sí o sí. Puede ser el momento de los deportes eléctrónicos donde los equipos europeos patrocinen equipos de esta modalidad de videojuego y se repliquen de forma virtual las competiciones. Si nos ponen sin avisar un partido virtual, no notaremos la diferencia y puede ser un revulsivo para generar ingresos y que no se cierren las casas de apuestas, mal ubicadas en la mayoría de las ubicaciones cerca de colegios e institutos...
Es una idea.

Así que a pasar la cuarentena domiciliaria mentalizados de que esta guerra, como todas las guerras, afecta a la vida rutinaria y el deporte siempre es el primer perdedor en las guerras modernas. Dada la idiosincrasia del Principado de Asturias, sería deseable que chigreros y lagareros suministraran a Protección Civil sus reservas de sidra y éstas fueran repartidas a la población a razón de siete cajas a la semana y que aquellos y aquellas que no lo vayan a consumir puedan donarlos a quien sí lo consume, y no lo digo porque en mi edificio sean todos abstemios, alguna de ellas sí que toman un culín, y resultara por tanto beneficiario del lote excedente que no se iba a consumir. No es conveniente que los de la Unidad Militar de Emergencias hagan el reparto porque al final se chumarían la mayoría de la sidra...

Toca quedarse en casita y aplaudir a quienes lejos de escudarse en el miedo colectivo acuden a sus trabajos en primera línea, especialmente al personal de los supermercados, que puede que en Madrid y Barcelona no se note, pero aquí ver que los súper funcionan y su personal trabaja al 120% reconforta y a diferencia de la clase funcionarial que estos días hace que la cosa funcione, están los y las currantes que propician que no colapsemos a la hora de disponer de compra de alimentos...
Gracias a todos y todas.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 






 
theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario