The Adversiter Chronicle

martes, 1 de diciembre de 2015

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre


Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

LOS JUEGOS DEL HAMBRE – SINSAJO PARTE 1-
(Sin ajo, sin sal, sin chicha ni limoná)

Película reciente, continuadora de una peli de éxito para convertirse en saga y actores en el reparto atractivos para el espectador veterano y por lo visto del éxito de la primera también a las nuevas generaciones de la era digital, así que el equipo de cata cinematográfica no nos lo pensamos mucho y dejamos las tareas laborales y nos dispusimos a disfrutar de cine...

Lo cierto es que Hollywood suele visitar de vez en cuando el argumento de un futuro más o menos inmediato donde el Estado mantiene amansada a la plebe para que no se den cuenta de que son mansos con el poder. Ya en los 80´s el futuro donde la televisión es utilizada para tales propósitos mediante concursos que son en realidad una actualización de los juegos romanos con gladiadores e inevitablemente surge el héroe, generalmente ex comandante de una unidad represiva, que es castigado con el concurso para matarlo y que sirva de escarmiento terminando finalmente convertido en héroe de la sublevación de la plebe frente al sistema gobernante.

Y es que Los juegos del hambre era una actualización de tal subgénero pero con variantes evolutiva del mismo con efectos digitales, la fémina como protagonista y al mismo nivel de los machos alfas tradicionales a la hora de repartir hostias y matar con distintos tipos de armas, y una estética y escenas de acción sacadas del lenguaje audiovisual de los vídeo juegos de última generación.
Pero lo cierto es que esta secuela, parte primera de dos, es una puta mierda que raya en la ñoñez, en el insulto a la inteligencia y por último un batiburrillo de otras películas. Para empezar el rollo de los juegos y los distritos donde lo mejor es, como siempre últimamente en sus trabajos, Donald Sutherland en el papel de villano dictador televisivo y cuyo rostro refleja la perfidia, el cinismo y cierto grado de sadismo del presidente de unos EEUU completamente dislocados y aislacionistas tras una guerra civil.

El rollo de los distritos y las consabida rebelión ya lo hemos visto en Matrix y además se repite la jugada: una primera película fresca, innovadora y sugestiva que atrae al espectador y unas saga consiguiente que se pierde en mierdas filosóficas tipo Escape de Absolon y por momentos la sociedad rebelde parecía El planeta de los Ewoks llegando al paroxismo de ñoñez cuando la protagonista va y se pone a cantar...
Además la escenas de batalla son copiadas de ese otro insulto a la inteligencia que es La batalla de Los Ángeles.
El peso protagonista recae sobre la actriz Jennifer Lawrence que está en ocasiones monona pero su sexy es digno de las mejores películas navideñas tipo Santa Claus pierde un zapato o Papá Noel sale con la condicional en Navidad por citar dos ejemplos ilustrativos. Su historia de amor-desamor-fingimiento con el Pita de los cojones hace que estés deseando que lo descuarticen en directo con una cuchara de plástico y que se vaya a tomar por el culo de una puta vez.

En definitiva que no dudamos que siempre hay que renovar el subgénero adaptando historias de otras décadas pero lo único claro es que se trata de un chicle que han estirado, que canta el efecto digital cuando les cae un edificio o explota algo y lo más destacable la nave voladora que está muy lograda, pero la historia termina cansando por cansina y lo cierto es que el interés por Sinsajo es como ir a la cafetería del hospital y pedir el menú del día que tiene buena cartelera pero a la hora de tragarlo ni tiene sabor, ni tiene sal y ni chicha ni limoná y a la altura de otros bodrios que hemos traído a la sección tipo Caballo de guerra o El reino de los cielos.
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/





theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario