The Adversiter Chronicle

martes, 8 de diciembre de 2015

"El ojo púbico", por P. Gargajo Bilioso


Una sección de Palomino Gargajo Bilioso en exclusiva para The Adversiter Chronicle
LOS POLÍTICOS DESCUBREN EL PODER DE LA TELEVISIÓN

Una de las taras por llevar la democracia a todos los ámbitos, el juego democrático de debatir y confrontar ideas para que la ciudadanía tenga la opción de elegir, por parte de la clase política en España era el miedo congénito de la fauna política a ponerse delante de una cámara y a la vista de los tele espectadores.

Acostumbrados a la falta de verdadera democracia interna en las formaciones políticas clásicas, la clase política ignoraba el interés de los votantes por profundizar en los programas electorales de boca de los propios interesados. Debates puntuales donde los respectivos asesores coordinaban el atrezzo, las distancias, las alturas, los ángulos y las preguntas; entrevistas con el entrevistador entregado de antemano al entrevistado para que éste no hiciera el ridículo; y en el mejor de los casos que el político de turno se dignara a contestar a preguntas preseleccionadas del público asistente.

Tampoco hubo nunca un serio intento por parte de la televisión pública de hacer un programa que incitase a los votantes y a quienes entraban en edad de votar de interesarse en la política siendo programas residuales, y bastante espesos de digerir, sobre la actividad parlamentaria. Le unimos que si un Juan o Juanita Manzanas le picaba el gusanillo de entrar en política, en el mejor de los casos terminaba de interventor en las elecciones o hastiados se iban de formaciones donde prima la mediocridad para ascender puestos más que los méritos y virtudes...

El 4º Poder, que ha de ser la salvaguarda de los valores democráticos y su aplicación y crítica, tampoco hicieron mucho por atraer espectadores a los debates, donde prima el interés mercantilista editorial antes que la información objetiva. La llegada del TDT y nuevos canales sólo han servido de caja de mayor resonancia de colaboradores estridentes que critican con populismo las políticas populistas que siempre se anuncian en campaña electoral y llevando ésta a que dure toda la legislatura. Sólo el periodismo con humor y crítica ácida suponen un soplo de aíre fresco y objetividad aunque con la subjetividad de la orientación política de la cadena o el programa, pero sólo el humor y la ironía han ejercido un poder fiscalizador sobre la clase política y las consecuencias de sus políticas ya sea en el poder o en la oposición.

El soplo de aíre fresco que supone toda nueva generación de ciudadanía en edad de votar, la llegada a la política activa de dichas generaciones ya plenamente digitales y acostumbradas a las inmediatez que suponen las comunicaciones en la era digital han despertado las mentes de las generaciones anteriores de que es posible el debate ya no entre la clase política sino entre los votantes y los candidatos. Puede discutirse el uso que hacen las nuevas formaciones y cómo lo hacen las clásicas, las primeras sacando todo el provecho de los recursos digitales y las segundas aprendiendo a que forman parte ya de la liturgia de ganarse los votos.

Es necesario seguir avanzando y ya es imparable porque las cadenas televisivas ven que hay audiencia, es lo triste que todo sea cuestión de audiencia, pero su consecuencia es que ya es imparable que la clase política se exponga al público. Hay mucho que avanzar aún y sobre todo que la ciudadanía reclame que haya democracia interna y participativa, que los partidos hagan primarias para elegir candidatos, listas abiertas a la hora de votar y que se usen los medios de comunicación emanando desde la base de las políticas locales hasta las europeas pasando por las regionales y estatales.

 
Y el día que descubra la clase política que además salir en la tele da votos y que las meteduras de pata común a todo mortal ante una cámara y cientos de miles de espectadores gana votantes, igual hasta lo exigen por Ley.

Así de simple y así de complicado.
 
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/







theadversiterchronicle@hotmail.es

  
                                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario