The Adversiter Chronicle

jueves, 3 de diciembre de 2020

"Ni a pata ni alpargata y menos a La Alcarria", suplemento viajero cutre

 Suplemento viajero cutre de The Adversiter Chronicle

Viaje a tomar un café con la hostelería cerrada

El viajero otea la mañana por la ventana, anuncian que la cosa irá a peor a medida que entre la tarde, y observa que, aunque frío, las nubes no tapan del todo el cielo mañanero. Hace días, ya semanas, que la hostelería está cerrada y el viajero echa de menos el cafelito. Sin embargo puede ver cada mañana que uno de los bares que puede apreciar desde la ventana sí que permanece abierto y anuncia algo en la pizarra, así que el viajero termina de convencerse de que es buen momento para tomar un cafelito mañanero y palpar el asfalto...
El viajero camina entre semejantes que, si bien llevan la mascarilla, no respetan distancias ni al prójimo, aquí una pareja de jubiletas charlando casi tocándose y obstaculizando el paso, allí una amalgama de usuarios de autobús apelotonados en la marquesina. Desolador piensa el viajero, consciente de la magnitud de la pandemia...
A la puerta del local han puesto una mesa que impide el paso al interior y sirve de mostrador, hay dispuestos azucarillos, tapas de plástico para el vaso y apetitosos acompañamientos de bollería, pinchos y bocatas de distinto tipo y pelaje. Se fija el viajero mientras espera que le sirvan el cafelito de que el hostelero es un tipo combativo, hay folios en el cristal donde se llama a la movilización contra el cierre hostelero impuesto por la autoridad competente, que son varias y variopintas, medita el viajero mientras lee los llamamientos a la solidaridad con el gremio...
Deja el viajero unos céntimos de propina, no van a ningún sitio pero al menos sabe el viajero a qué bolsillo van, cosa que no suele ocurrirle siempre que deja otras propinas, voluntarias pero obligatorias. Mira el viajero la marquesina con asiento pero está ocupado, alguien que espera otro autobús que el que acaba de pasar...
La mirada del viajero se cruza con la de un desconocido que acaba de tomarse un café al lado de la papelera, algo apartada de la ruta peatonal y el viajero se dispone a sustituir al desconocido. Puede quitarse la mascarilla pero se la vuelve a poner entre sorbo y sorbo. No tiene remordimientos el viajero, ayer hizo un viaje a la compra y el gentío se salta la distancia social, la distancia en la cola y hasta una mínima distancia brillaba por su ausencia. El viajero saborea el café, un cafelito raro tomado al lado de una papelera, y se pone solidario con las tesis del gremio hostelero, hay más seguridad sentado en una mesa tomando el cafelito a dos metros del vecino más próximo que las escenas que vivió en el supermercado...
El viajero apura el último sorbo del cafelito, lo tira a la papelera, echa un vistazo a sus semejantes y le entra un temor a una tercera ola, tan devastadora como la primera y ésta segunda mientras se sube el cuello de la chaqueta, mete las manos en los bolsillos y emprende el regreso a casa...
Pero ése, ya es otro viaje.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                         


No hay comentarios:

Publicar un comentario