The Adversiter Chronicle

miércoles, 2 de diciembre de 2020

"El ojo púbico", por P. Gargajo Bilioso

 Una sección de Palomino Gargajo Bilioso 
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Presupuestos apoyados en la deslealtad constitucional

El gobierno de coalición en España presidido por el socialista Pedro Sánchez ha logrado finalmente apoyos para sus presupuestos de Bildu y ERC aunque la llave la tiene una vez más el PNV que ve con cierto asombro como le sale un competidor a la hora de intervenir en la gobernanza del Estado. Que Pedro Sánchez admita apoyos de formaciones políticas que ansían derribar el sistema constitucional pero plenamente integrados en el mismo, y por tanto dentro de la legalidad, si bien es correcto y entra dentro del juego democrático sí que supone apoyarse en socios desleales. Bildu, que ha dado pasos de gigante a nivel institucional, aún no ha hecho un auténtico ejercicio de autocrítica y quieren jugar en la partida dando una de cal y otra de arena; ERC ha vuelto al pragmatismo pero sigue jugando con sus votantes a que la independencia es posible repitiendo los errores que han llevado a la cárcel a quienes perpetraron, intentaron, dar un golpe de Estado apoyados en las ilusiones y las mentiras inducidas a una parte del electorado catalán.

Resulta difícil escuchar loas a los presupuestos cuando desde la formación socia de
gobierno no se deja de lanzar mensajes y propuestas barnizadas de demagogia de una izquierda empeñada cada vez más en formas y maneras leninistas. PODEMOS ha naufragado en su propia salsa comunista con purgas internas que han cercenado la democracia interna y espantado a sus más ilusionada masa electoral. Demuestran que no están capacitados para hacer nada de lo que prometían y que ya ni mencionan pasando a ser sus dirigentes o bien insolentes como el vicepresidente Pablo Iglesias o bien provocadores como el señor Echenique. Bisoñez política, anclados a una ideología caduca que lejos de tratar de actualizar la misma se aferran a los modos que no engañan a nadie salvo a la juventud nacida después de 1989 que apoyan tesis que desconocen confiando en la aparente honestidad de PODEMOS, craso error pero que puede insuflar aire en las urnas a una formación que se desintegra a cada purga interna un poco más.

Ver a Bildu participar del juego democrático era un sueño que parecía inalcanzable cuando ETA sembraba el terror con atentados indiscriminados. Pero no pueden pretender evitar que la mayoría de la sociedad española les siga viendo como etarras cuando alguien como el señor Otegui encabeza la marcha por la senda democrática. Bildu debe librarse de las loas a ETA, banda terrorista que forma parte, por desgracia, de la Historia de España. El tono desafiante y violento con el que Bildu sigue provocando a la sociedad española es un tono etarra, criminal. No basta con su presencia institucional en algunos actos de homenaje y recuerdo a las víctimas de ETA cuando a la vez se amenaza el orden constitucional y crea crispación social con sus declaraciones de que vienen a derrumbar al Estado; falacias y demagogia barata en clave electoral e interna que lastran a quienes ven en Bildu una formación de izquierdas y vasca que puede lograr cosas tanto en el País Vasco como en España, pero suena hueco que digan que apoyan unos presupuestos sociales cuando sólo velan por la sociedad que les vota y siguen empeñados y emperrados en la dialéctica etarra.

Y tenemos a ERC, quien ha visto al señor Rufián y quien le ve convertido en la nueva Pilar
Rahola versión 2.0., que una vez más abraza el pragmatismo y deja por el camino sus ansias de revueltas ilegales que han llevado a ver arder las calles de Barcelona y no porque las tropas de Felipe VI estén bombardeando la misma o invadido Cataluña, han sido catalanes quemando Cataluña, dividiendo a la sociedad y causado un daño que tardará décadas en recuperar. ERC no es un apoyo fiable toda vez que se mueve a impulsos electorales, anuncian que seguirán en las andadas y usa también el mismo doble tono de Bildu según sea la localización de sus manifestaciones. Han engañado a sus votantes y tratan de ganar los votos de otras formaciones independentistas.

La buena noticia es que la política autonómica entra por fin en el sano juego democrático, una apuesta arriesgada del señor Pedro Sánchez. Es mejor que estos partidos que se llaman de izquierdas y nacionalistas estén metidos en gobernanza porque es la mejor vacuna electoral, si estuvieran en la oposición siempre quedaría la duda de qué harían si se les da el voto. La pandemia ha pulverizado el mito de que el independentismo gestiona mejor siendo la gestión de la pandemia por parte de ERC y sus delirantes socios de intentona tan mala como la que más, la gestión del señor Torra sólo puede ser calificada de delirante dentro del delirio político en que han sumergido a sus votantes. Que la ciudadanía aprenda a distinguir lo que es gobernar en coalición, proceso político inédito en la democracia constitucional, a leer en clave electoral autonómica como complemento a la estatal es sano para la democracia pese a que el cuarto poder siga empeñado en politizar los análisis que dejan de ser tales para ser noticias sectarias políticamente hablando.

El señor Pedro Sánchez es un fuerte jugador de póker pero esta apuesta en apoyos desleales
a la Constitución es un arma de doble filo que, si le sale mal, puede hundir electoralmente al PSOE y reforzar en las urnas a formaciones que, aunque les pese que se diga, son minoritarias dentro del conjunto del Estado. Cierto que la oposición deja mucho que desear y se echan en falta propuestas alternativas sobrando reproches que, en realidad, sólo hacen el juego a Pedro Sánchez que se arriesga a dejar el gobernar en mayoría respetando a las minorías para pasar a gobernar para las minorías ignorando a la mayoría...
Así de simple y así de complicado.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es 
                                                      

No hay comentarios:

Publicar un comentario