The Adversiter Chronicle

miércoles, 16 de diciembre de 2020

Donald Trump deja la Casa Blanca... ¿O no?

 Con la colaboración de Donald Al Harish Al Shama Smith, ex-agente de la CIA expulsado por tenencia, extorsión y líos de faldas, 
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Por fin se ha hecho oficial la derrota de Donald Trump en las urnas tras las pasadas elecciones presidenciales en EEUU, unas elecciones que todo el mundo ha mirado de reojo, unos ansiando que fuera presidente otro mandato más, los otros temiendo que las ganara de nuevo siguiendo con su aislacionismo y la gran mayoría temerosos de que la actual falta de liderazgo mundial de la mayor democracia del mundo sumiera al mismo en otros cuatro años de caos económico, comercial, político y medio ambiental. ¿Pero realmente se va o simplemente se ausenta hasta las próximas presidenciales?

-Decía usted hace cuatro años que le pegarían un tiro a las puertas de un hotel...

-Hace cuatro años la mayoría de análisis a medio plazo se basaban en que Donald

Trump una vez en el poder debería plegarse a la cruda realidad y que sus propios votantes se vieran defraudados y dispuestos a un magnicidio. Pero hemos asistido al mayor peligro en la historia de EEUU con una administración presidencialista que se movía a impulsos, sin importar las armas a utilizar y jugando a estás conmigo o contra mí. Por desgracia ha sabido ganarse el apoyo de la Norteamérica aislacionista y anti gobierno federal y ha tenido el talento de atraerse al fundamentalismo cristiano con millones de votantes y que piensan que Dios está de su parte y ello les otorga caer en la soberbia que Donald Trump sabe y ha sabido granjearse en apoyo incondicional a su persona. Es difícil a ojos externos a la idiosincrasia interna de EEUU creer que alguien como Donal Trump sea fervorosamente apoyado por el evangelismo cuando su mandato deja un reguero de compatriotas sacrificados por su demagogia electoralista negando la pandemia. Porque el legado de Donald Trump es que condenó a muerte a sus compatriotas y ha sumido a EEUU en la mayor crisis sanitaria de su historia.

-¿Cuándo comenzó Donald Trump a labrar su derrota?

-La primera señal de alarma fue sacar a desfilar las tropas porque se quedó fascinado en Francia al ver desfilar las tropas francesas. El Ejército de EEUU está al servicio del país y en algunos estamentos militares no fue bien visto lo que no era más que un espectáculo de masas, de imitar la grandeza europea mientras dejaba vulnerables a las tropas desplegadas por todo el mundo. La segunda gran afrenta fue cuando tildó de perdedores a los soldados que volvían heridos o en ataúdes como perdedores en un gesto que terminó de convencer a los altos mandos y buena parte de la ciudadanía de que EEUU carecía de comandante en jefe. Se ha temido largo tiempo desde al poco de su toma presidencial de que Donald Trump podía llevar a una catástrofe militar al país. Se habla de que estudió bombardear Irán durante la campaña pero antes quiso atacar a Corea de Norte sin importarle el efecto que causaría. Muchos vieron en su encuentro con el Amado Líder un bochornoso espectáculo donde lo primordial era ver al presidente dueño del escenario. Un alto mando de entonces llegó a calificar el encuentro de telerrealidad con el comandante en jefe convertido en estrella del espectáculo. El precio ha sido que los aliados de EEUU en la región han visto aumentar la influencia china y no veían a EEUU como garante de la democracia y el avance social y político, el ejemplo de Filipinas es elocuente. La democracia líder del mundo libre se convirtió en un activo más de la fortuna y los negocios de un millonario que sólo ve resultados y control del accionariado.

-¿Que puede hacer el nuevo presidente para corregir el rumbo dejado por Donald Trump?

-Lo primero evitar la sangría de muertes por el coronavirus, las escenas de Nueva York enterrando en los parques, menospreciar las recomendaciones de la ciencia de distancia social y uso de mascarilla, aglomeraciones de personas con el presidente de ejemplo negacionista ha sido todo un espectáculo bajo la visión de Donald Trump que logra resultados en el balance. A nivel mundial habrá que restablecer la confianza en los acuerdos comerciales y que EEUU sea garante de que las rutas permanecen abiertas, lograr que EEUU recupere el liderazgo que es lo que ha faltado en estos cuatro años en que Rusia y China tratan de ocupar el vacío dejado y para ello se implican en asuntos internos de nuestros aliados europeos. Habrá que crear un nuevo orden mundial que resulte del mundo tras la pandemia porque ahora mismo la urgencia es que EEUU coja el liderazgo en la investigación y desarrollo de estrategias para lograr la inmunidad de la Humanidad ante un enemigo biológico que nos ha cogido desprevenidos y sin el liderazgo de EEUU.

-¿Qué visión política tiene Donald Trump?

-Ninguna, es multimillonario, no necesitaba el poder político, quería y logró el poder ejecutivo y enseguida vio a la Casa Blanca como su nueva corporación, incluso trató de implantar el nepotismo desoyendo asesores y haciendo caso omiso de las agencias gubernamentales. Ha sido mezcla de espectáculo para las masas y camuflar con la economía la decadencia de EEUU a nivel mundial rompiendo tratados comerciales, cediendo ante China y Rusia, abandonando al resto del continente americano y sacrificando la alianza con la OTAN. Incluso el éxito que supone el reconocimiento de Israel por algunos países árabes es casi una catástrofe que de seguir otro mandato hubiera llevado a un conflicto nuclear de ámbito regional. Sólo ve resultados y ahora mismo el partido republicano ve con temor que las bases de Donal Trump, sus apoyos de millones de votos haga del partido republicano una posesión de Donald Trump. Afortunadamente las instancias y salvaguarda de la democracia en EEUU, sus instituciones, han realizado su trabajo dando la victoria a quien la obtuvo en el recuento sin caer en las trampas de un hombre derrotado que se alzaba como víctima de un fraude electoral. Pero cuatro años más y posiblemente hubiéramos asistido a la decadencia de EEUU como potencia democrática salvaguarda del mundo libre.

-¿Aceptará la derrota?

-En su fuero interno sí, ahora tratará de recaudar fondos y hacerse con el control del partido republicano pero sabe que difícilmente la nueva administración le facilite el camino con sus políticas, ha sido una presidencia tan desastrosa a todos los niveles que recuperar un mínimo de cordura, un mínimo de la confianza de los aliados de EEUU, un mínimo de recuperación comercial mundial será antídoto suficiente. Cuando vea que se acaban los fondos sencillamente se retirará a tiempo para vivir el resto de sus días del mito de su presidencia, pero es tal la cifra de bajas de compatriotas que deja de legado que al final se le recordará como un demagogo que trató de inocular en EEUU el populismo que reina en el cono sur y que trata de afianzarse en Europa, un nuevo comunismo totalitario que se nutre de folclorismo indígena, defensa del planeta y el siempre peligroso nacionalismo. Es tempo de esperanza en el futuro que comienza con el liderazgo en la lucha contra la pandemia. El mundo de Donald Trump dejó de existir en 1945 y casi logra instaurar un sistema presidencial personalista y dictatorial donde no dudó en tratar de lanzar las tropas contra el pueblo norteamericano, contra quien no piense como él. Resulta paradójico que congregaciones cristianas apoyen a una persona que tiene todos los defectos que se atribuyen al demonio.

-¿Qué le motiva a seguir aspirando a ser de nuevo candidato?

-Ya no tiene nada que perder, no es por el sexo ni siquiera por la codicia o la ambición, es demostrar que es el mejor para hacer negocios y los EEUU son ahora su negocio, su obra por la que pasar a la historia como el mejor empresario y gestor de fortuna de la Historia. Pero sólo ha logrado que sea el presidente que ha sacrificado a sus propios compatriotas. Los EEUU nacieron de la idea de luchar contra el despotismo y hemos tenido a un presidente déspota que lo seguirá siendo como político pero a costa de sus votantes. No descartaría que un votante desencantado termine por pegarle dos tiros a la puerta de un hotel...

-¡Pues estamos como hace cuatro años!


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

 

theadversiterchronicle@hotmail.es 
                                                      



No hay comentarios:

Publicar un comentario