The Adversiter Chronicle

jueves, 10 de marzo de 2016

"MENÚS CRÍTICOS PARA UNA CRISIS", por el profesor T. A. Rambaina


Con la colaboración del profesor T. A. Rambaina
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

MENÚ EJECUTIVO

La propuesta de hoy para no frustrarnos en tiempos de crisis económica es un clásico al alcance de pocos: el menú ejecutivo. Puede que si salimos a almorzar debemos conformarnos con el menú del día pero no podrán arrebatarnos que en la intimidad de nuestros pucheros comamos como ejecutivos, como la élite de los negocios, pero con gasto de ingredientes asumibles, ese y no otro es el reto que hemos propuesto a nuestro experto en cosas culinarias el profesor T. A. Rambaina...

-¿Ha sido un reto difícil profesor?

-¡Para nada Skizo´s, absolutamente para nada! Un `menú ejecutivo´ no deja de ser un plato más cuya elaboración puede adaptarse perfectamente a nuestra mermada capacidad ya mermada de antes de disponer de pecunio para alegrías gastronómicas. Mucha leyenda del `menú ejecutivo´ se basa en la malsana envidia que provoca al común de los contribuyentes ver a tipos trajeados y encorbatados pagar el doble por lo que nosotros pagamos la mitad, es más psicológico que otra cosa.

-¡Ahí iba yo, querido profesor! ¡Puede que en los garitos su cartera se imponga avasalladoramente pero en nuestro hogar podemos perfectamente disfrutar de uno y sin pagar la primada que sólo pueden permitirse quienes nos ven como primos a la hora de recibir un sueldo por el trabajo realizado!

-Como ya es habitual, el plato es integral tanto de nombre del plato como de ingredientes. No me cansaré de repetir que un menú entra por los sentidos del olfato y la vista, predisponiendo a la ingesta y comenzando ya a saciarnos antes de probarlo, lo cual nos permite disminuir la ración con el consiguiente ahorro de dinero y de ingredientes que pueden aprovecharse para otro día, querido amigo.

-Vaya, cuando empieza con el rollo ese de lo psicológico siempre termina uno con hambre...

-¡Refalfies! ¡Refalfies de consumista mal acostumbrado! El `menú ejecutivo´ que traigo hoy mira por el consumidor y su bolsillo así como de su salud mental. De nada serviría proponer un plato fuera de los parámetros de la sección para pillar un atracón que además de perjudicar el bolsillo perjudica a los intestinos y el aparato digestivo en general... Si lectores y lectoras siguen mi recomendación tendrán la doble satisfacción de saber que comen `menú ejecutivo´ y fardar ante sus amistades de que comen `menú ejecutivo´.

-Bien, bien... Nada que objetar pero espero que al menos sea `ejecutivo´ y no `ejecutor´ por hambre...

-Su elaboración es sencilla, de bebida agua del grifo, como es habitual, que sacia la sed y nos cobran por ello así que resulta superfluo y derrochador gastar aunque sea un céntimo en bebida. De ingredientes una barra de pan asequible en cualquier supermercado de tamaño medio que al contacto con el agua en el estómago nos saciará como si hubiéramos comido un buen chuletón de buey con la ventaja de que si sobra pan puede congelarse que estará tan inmasticable como si fuera recién sacado del horno...

-¡Y además no hace eructar como hace la morcilla o el chorizo de cualquier primer plato a base de reconfortante puchero tipo fabada o lentejas sin olvidar los garbanzos profesor!

-¡Refalfies, refalfies de consumista mal acostumbrado! El ingrediente secundario es ya un clásico de la sección, gusanitos ya sean de marca blanca o de la otra, complemento perfecto tanto de sabor como desde un punto de vista digestivo. Complementa el ingrediente principal que es caña de lomo que podemos encontrar de oferta cuando quedan pocas horas para caducar la fecha de caducidad, pero actualmente la industria alimenticia garantiza la perfecta comestibilidad de productos ya caducados. Si el pan con agua nos ha saciado ya algo, el envase de aproximadamente una docena de lonchas puede permitirnos reservar la mitad para otro día o invitar a alguien sin reparar en gastos ni posterior gastritis.

-Y si de postre hacemos un descafeinado en sobre, podemos fantasear que además de ejecutivos somos Bárcenas...

-En resumen, un `menú ejecutivo´ que calme nuestra apetencia y no nos deje caer en taras mentales y espirituales como la envidia o la frustración y sus desagradables consecuencias en nuestras vidas. Así, los gastos son los siguientes:
  • Caña de lomo de oferta a punto de caducar: 1€
  • Barra de pan de supermercado: 0,75€
  • Bolsa de gusanitos (envase grande): 0,80€
TOTAL: 2,55€

-Lo que no entiendo es porqué un menú consistente, sin menosprecio ni menoscabo de sus propiedades beneficiosas para el bolsillo y el aparato digestivo, de hincharse de miga de pan con agua del grifo y unas lonchas de lomo caducado con gusanitos lo llama `menú ejecutivo´, profesor.
 

-Evidentemente usted no tiene en cuenta el efecto psicológico buscado que le comenté con anterioridad, Skizo´s. El menú es plenamente ejecutivo por cuanto para hacer el lomo hay que ejecutar un cerdo u gorrino como usted supongo ya sabe al igual que los lectores y lectoras de la sección, no tiene mayor misterio.

-Ni mayor sustancia el plato, profesor, aún a riesgo de parecer un consumista mal acostumbrado...


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 



theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario