The Adversiter Chronicle

lunes, 21 de marzo de 2016

"Días de vinilo y cassetes", suplemento musical cutre


Con la colaboración de El Bis en exclusiva para The Adversiter Chronicle

BAILA CON EL HULA HOOP (1980)
 
Traigo hoy un auténtico producto musical rentable y posiblemente la primera canción consumista europea donde la industria discográfica aunó réditos musicales con mercadotecnia logrando que todo un país descubriera algo ya descubierto en el resto del orbe civilizado en los 50´s: el aro de hula hoop.

La ecuación era sencilla con un simple aro de plástico que hay que hacer girar mediante movimientos pélvicos y una canción machacona con un dúo en la cresta de la ola, los inefables Enrique y Ana posicionados como reyes de la música infantil y que ya he tratado en un artículo anterior, pero el caso es que de repente toda la infancia pedía a sus mayores el jodido aro y el jodido disco con su canción...

Aún hoy el trauma sigue vigente siendo las entonces niñas más lanzadas una vez ya adultas que los machos alfa que seguimos intentando sin que nadie nos vea hacer girar el jodido aro pese a las lorzas y la falta de elasticidad de movimientos con la cadera, pero se sigue recordando en cenas ñoñas con amiguetes de la infancia y amiguitas de la misma ya que el producto como juguete sigue vigente pero entonces fue una auténtica epidemia.
 
Los padres y madres disfrutaban viendo a sus retoños bailando con el jodido hula hoop de los cojones y son ahora sus nietos y nietas quienes sufren esporádicamente los arrebatos de sus mayores incitándoles a intentarlo, consta que algunos mayores hasta ponen la canción, pero el aro ha sido sustituido por vídeo consolas y la canción queda demasiado lejos de las coordenadas musicales actuales para sus oídos aunque resulte una agradable velada para la pareja una vez se han ido a sus consolas los peques para volver a aquella época y convertir el hula hoop en juguete erótico aunque con riesgo de terminar en urgencias...

Porque la canción como producto es impecable, estribillos lobotomizantes, aceleraciones que parecen psicóticas y letra facilona para mover el aro pese a que no pega mucho como acompañamiento musical, pero la infancia sencillamente entraba en trance y los progenitores en trance de sufrirlo siendo esta canción junto con la de Pajaritos a bailar, que merece un artículo aparte, la más traumática aunque casi benignamente ya que no dejaba de ser un producto para la infancia que pagaban los adultos...
 
 
 


..The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 
theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                     
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario