The Adversiter Chronicle

martes, 15 de marzo de 2016

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre


Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

LA SOMBRA DEL REINO (2007)
                 (The Kingdom)

Atractiva propuesta a priori esta producción de 2007, que sigue de vigente actualidad pese al tiempo transcurrido, donde se nos vende como una denuncia de la hipocresía de los mandamases de Arabia Saudí que apoyan a EEUU y la OTAN en su, y nuestra, Guerra contra el Terrorismo pero a la vez mantienen a la sociedad saudí no sólo como súbditos sino además encorsetados en rígidas leyes según su interpretación del Corán y mantienen su nivel de lujo de puertas hacia dentro y su protección gracias a ser el primer productor de petróleo...

Dirigida por Peter Berg, la cosa empieza bien con los títulos de crédito al inicio donde se hace un repaso del terrorismo islámico y la familia real saudí. El comienzo es atractivo con un brutal atentado en una colonia de occidentales empleados en la industria petrolera saudí con el típico abuelo cebolleta islamista que adoctrina y prepara a la juventud para inmolarse en nombre de Alá y mandar unos cuantos infieles al Más Allá...
Pero rasca con la uña y apetece rascar más cuando la cosa degenera a exteriores y actitudes que bien podrían suceder en la frontera mejicana dominada por los narcos, se nos vende la abnegación de la policía saudí, la indolencia de los jóvenes príncipes que ocupan puestos de poder y que los militares están más preocupados por mantener un férreo control sobre la población que investigar los atentados, donde interrogan a hostiazos al funcionario que salvó vidas porque tiene seis camisas de uniforme y los terroristas llevaban uniforme...

La película falla porque tiene un par de pretensiones sin llegar a culminar ninguna, la denuncia de la hipocresía saudí se queda en una simple trama de caza al terrorista contra reloj y la acción se ve lastrada por la pretensión de ser denuncia a la vez que producto de más o menos acción. Escenas para el consumo de aliados
mostrando que las familias de bien musulmanas también tienen un hogar con tele, que seguir la religión no es malo por cuanto es una religión buena prostituida por enseñanzas erróneas, sin profundizar en el suministro de armas estadounidenses a los fundamentalistas y mostrando un príncipe zangolotino pero que tiene la sabiduría paternalista de confiar en lo extranjeros si estos son francos y sobre todo cuando el personal de la embajada es una caricatura de diplomático, asustadizo y apocado ante el oropel del poder saudí...
Lamentable.

De protagonista un actor que no acaba de cuajar pese a que ha sido promocionado en distintos filmes, Jamie Foxx, de limitados gestos faciales y que parece un actor dramático cuando hace comedia y es un comediante cuando hace un papel dramático, siempre con esa cara desconcertante que igual muestra dolor que risa, pero que no desentona aunque sus modos y maneras con los indígenas no pegan con los árabes y sí más con narcos fronterizos...

El auténtico gancho para el espectador es Chris Cooper, uno de esos actores confortables a la retina y que salva un reparto más o menos coral, en un papel donde sobre actúa al mostrarse indignado en la sala del FBI escuchando el informe del atentado y resulta sobre actuado cuando busca en el cráter de la bomba dirigiendo a los indígenas como si estuviese en un campamento de verano con expulsados reincidentes de los boy scouts y encontrando lo que busca palpando en el fango de un cráter que nunca acaba de drenarse...

Lo más destacado aparte los títulos de inicio es el detalle de que no aparecen féminas salvo la atribula miembro, con perdón, del equipo investigador del FBI que interpreta una sosa Jennifer Garner que aparte de chupar caramelos con palo compulsivamente y rezongar casi tan compulsivamente como chupando el caramelo con palo sobre las desigualdades entre hombres y mujeres en los países árabes porque la escena en que dispara y se pelea con los malos resulta poco creíble como el resto del metraje en su conjunto que promete mucho, ofrece un poco y se queda en nada, otra chuminada supuestamente ilustrada sobre el terrorismo fundamentalista y el reíno saudí que no habrá molestado a las autoridades porque estas quedan bien...

 
Preferimos las historias de frontera con narcos, la verdad.



The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/



theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                          









No hay comentarios:

Publicar un comentario