The Adversiter Chronicle

martes, 14 de abril de 2015

"Memorias de la Transición", por Antón Rendueles


Unas memorias de Antón Rendueles en exclusiva para The Adversiter Chronicle

EL UNIVERSO DE MORTADELO Y FILEMÓN

He visto estos días atrás en los noticieros que Ibáñez ha sacado un nuevo título de las aventuras de Mortadelo y Filemón, y no soy capaz de abstraerme de los recuerdos del pasado...

Para mi generación los tebeos formaban parte del universo y en mi caso siempre estuve bien surtido ya que a las compras semanales del DDT, Pulgarcito y demás productos de la editorial Bruguera se sumaban los tomos de Magos del Humor que siempre me regalaban por Navidad y cumpleaños...

Recuerdo a mi madre que me traía por sorpresa un tebeo y a mi padre irse al baño con un ejemplar de Mortadelo y Filemón, hábito que heredé y que sin duda contribuyó a mi afición a la lectura, a mi hermana aficionada a Zipi y Zape y como nos reíamos con las desventuras de don Pantuflo catedrático de colombofilia, la Famila Traspisonda, un grupito que son la monda, Carpanta que habitaba en un undo de hambruna que afortunadamente no me tocó vivir y tal vez porque intuías la tragedia entre líneas de una época resultaba un personaje del que no se confesaba que resultaba atractivo con sus desventuras por hincar los dientes a un buen pavo, un jamón o un simple bocadillo, Pepe Gotera y Otilio chapuzas a domicilio y tantos y tantos personajes como Anacleto agente secreto y Agamenón igualico igualico que el difunto de su abuelico...

Me regodeo en el recuerdo con el kiosko de Pepito, el kioskero del barrio cuyo local sigue en pie pero ahora vende artículos exóticos. A medida que el país avanzaba apara ponerse a ritmo de la entonces lejana Europa, llegaban a los kioskos nuevos tebeos como Don Micki, el primer desembarco serio de Walt Disney en España y que siempre traía algo de regalo, también Tintín tuvo su propio tebeo que era signo de sofisticación aunque yo prefería a Asterix y Obelix enfrentados eternamente al invasor romano...

Pero ibáñez siempre fue distinto y genuino. Mortadelo y Filemón a medida que ganaban en trazo y detalle gráfico, sus aventuras ganaban en densidad mostrando bajo otro prisma que encajaba en la infancia y en los adultos, esa es su magia que por lo que leo y escucho sigue viva en sus episodios que entonces se leían por partes en los tebeos y se encontraban completas en Magos del Humor donde a veces compartían volumen con otros personajes aunque sólo Vázquez y su entrañable Rue del Percebe 13 igualaba el realismo de Ibáñez no por demérito del resto que eran legión sus fans entre los adultos que una vez fueron niños...

Lo único que lamento es que siempre que fueron adaptados al cine como dibujos animados el resultado no estaba a la altura del cómic, porque todos aquellos dibujantes y sus personajes eran parte del mundo del cómic aunque de aquella en esta categoría entraban tebeos de títulos como 1984 que hablaban de otros mundos donde se repetían los vicios de éste...

Hace mucho tiempo que ya no bajo al kiosko a por tebeos, aquellos tomos han terminado desaparecidos o en otras manos, ya no hay tebeos en los kioskos y mis piernas ya no pueden sortear obstáculos de los que sólo eres consciente cuando estás postrado en una silla de ruedas, pero Ibáñez sigue dando caña, sigue mostrando con humor la tristeza de un mundo injusto...

Este mundo de refalfie consumista, de polémicas políticas y de ciudadanía con inquietudes y ganas de reformas debe mucho a Ibáñez y sus colegas porque nos enseñaron a los que ahora somos adultos a reirnos de nosotros mismos, a soñar con aventuras donde rezumaban conceptos como solidaridad, diálogo y respeto. Porque Mortadelo y Filemón en sus aventuras se reían de esa España que nos vendieron de eterna acomplejada entre naciones para mostrar que el resto de los países también eran de risa...

Le estoy agradecido y soy de la opinión de que mi generación también porque la risa no tiene precio y el humor es lo que más temen los poderosos porque es fácil causar dolor pero es muy difícil causar risa como hace Ibáñez, un adelanto hispano a lo que ahora ya es un clásico en la televisión como animación para adultos.

Cierro los ojos y puedo sentir entre mis dedos el tacto de las páginas, el colorido de las viñetas y el ansia conque devoraba las historietas...
Antón Rendueles

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 

 

 
 
 
 
 
                                                                                


No hay comentarios:

Publicar un comentario