The Adversiter Chronicle

lunes, 6 de abril de 2015

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre


Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

WATERWORLD (1995)
Una de esa películas que ganan con el tiempo

Hay películas que por distintas razones y motivos resultan mejores de ver una vez ha pasado el tiempo desde su estreno. La película que traemos hoy es un ejemplo.
 
Por un lado las vicisitudes de rodaje que sólo son superadas por las que tuvo el rodaje de Apocalypse Now, con follones entre el director y el actor principal y productor, el siempre empático del Kevin Costner en su eterno personaje, aparente, del americano medio que se convierte en héroe por circunstancias ajenas a él y a sus intenciones. Entre mal tiempo y follones casi se arruina y además la crítica fue despiadada con el film al que tacharon de copia acuática de la saga Mad Max y que estaba como mucho a la altura de Fortaleza Infernal o Escape de Ábsolom.

Pero transcurridos veinte largos años desde su estreno, y superado el género de mundos post apocalípticos que triunfaba en los 80´s, queda como el canto del cisne del género con todos los defectos y muchas de sus virtudes. Resulta grata para el espectador veterano ya que los efectos digitales son mínimos, mejor porque cantan, y se agradece ver atrezzo de verdad, hecho de materia y no de capas de imágenes con textura sintética tipo vídeo juego.

Figura de director el Kevin Reynolds pero tambien cocina el Costner, que se lleva el papel principal ahora ya pleno de su paranoia de hacer de protagonista del americano medio anónimo que se convierte en héroe a la fuerza, aquí en vez de quedarse a fundar una familia decide pirarse, aunque resultaría difícil adaptarse a un mundo terrestre con branquias, pero da la sensación de que prefiere la mar salada a retozar con la monona y fermosa de Jeanne Tripplehorn para repoblar Tierra Seca...

Y es que si hay unanimidad en el equipo de cata cinematográfica sobre esta película es que la única y verdadera razón para seguir visionando un producto como éste esla belleza en plenitud, esa plenitud de la belleza cuando la chica pasa a mujer y que tan efímera es pero que hace bufar de sobrehormonamiento a los machos alfa cuando sale en pantalla, digna de la Stone en Desafío Total, de la Bassinger en 9 semanas y media o de la Bergman en ¿Por quién doblan las campanas? Esta bella y hermosa, está apetitosa y está sin pareja, te pasas la escenas en que no aparece fantaseando con repoblar la tierra entre su entrepierna, y cuando protagoniza un plano... ¡Buf!

El siguiente aliciente es ver a un Dennis Hopper en un brillante papel de psicópata heredero de los mejores del subgénero, riéndose del papel, del espectador y de sí mismo. El resto no dejan de ser caras conocidas en los papeles secundarios pero de los que se olvidan perfectamente.

Es cierto que el producto final peca de, en apariencia, limitarse a trasladar el género Mad Max a un mundo acuático y que el vestuario, los decorados y la propia trama son idénticas, pero era un subgenero que el público pagaba por ver, tal vez porque siempre es mejor los sitios conocidos que los desconocidos y en los 80´s el peligro de apocalipsis termonuclear era una peligrosa realidad.

Adolece a sí mismo, muy del Costner, con pretensiones de rodar el culmen del subgénero, de las escenas cruentas y de acción que finalmente se plasman en secuencias de sincronización de motos acuáticas con diversos tipos de cascarones. No falta el típico personaje cuchufleta de científico post apocalíptico con máquina voladora de cuchufleta que termina de embriagar al espectador de estar viendo un producto para toda la familia, que es decir que la infancia puede visionarla. Al final ha quedado como una costosa caricatura de un subgénero que tampoco daba más de sí y que acabó de perder el embrujo entre el público y un Costner al que se sigue siendo fiel por sus méritos pero que como director y productor están tan grillado como ese otro mesías del celuloide que pretende ser el Mel Gibson.

Sólo queda destacar el mundo de galeotes que venden sus brazos por la promesa de llegar a tierra para mover a remo el petrolero y que debería haberse desarrollado un poco, porque a ratos da la impresión de que el metraje ha sido cercenado en la sala de montaje aunque si tuviera más duración sería tan soporífera como la de en que hace de cartero también en era post apocalíptica logrando llevar a tierras de Morfeo hasta a los familiares más allegados del Costner...

Si no la visteis, pues pasar el rato con curiosidad y ver cómo se rodaba sin efectos digitales, para los veteranos ya lo sabeis: ¡pero que buena estaba la Jeanne Tripplehorn, por los clavos de Cristo!


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 

 





theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                                                        

No hay comentarios:

Publicar un comentario