The Adversiter Chronicle

sábado, 4 de abril de 2015

ENTREVISTA AL BÚFILO


Entrevistamos hoy a uno de esos tipos con los cuales nos tropezamos día sí y día también en nuestra rutina diaria: el búfilo. Por el tipo de sus búfelos sabemos al instante si un tema, un asunto, una noticia y todo en general, si va bien o va mal...

-¿El búfelo nace o se aprende, ein?

-Pues un poco de ambos. Es cierto que hay que tener cierta predisposición al búfelo y luego a lo largo de la vida hay un proceso continuado de aprendizaje y perfección, aunque cada búfelo tiene su intríngulis y su búfelo propio.

-¿Da para vivir ser búfilo?

-No, se trata de algo altruista aunque teniendo en cuenta que un búfelo da empaque a una conversación o un texto dialogado, ni se cobra ni queremos cobrar por ello, esto quiero dejarlo bien claro a los lectores y lectoras: aquella persona que cobre pos un búfelo ni es búfilo ni hace bien sus búfelos. Pese a que la calidad y dedicación que hacemos y a la que nos consagramos sería merecedora de nómina y pagas extras, los búfelos son gratis siempre.

-Un aspecto curioso de los búfelos es que en pocas palabras y mínima vocalización se dice mucho...

-Es que yo creo que realmente aportamos, quienes nos dedicamos a esto, aportamos un bien a la ciudadanía. Ahora por ejemplo que estamos en plena efervescencia política un búfelo a tiempo puede evitar comportamientos cernícalos en tertulianos, parroquianos de barra de bar e incluso fiestas y reuniones familiares.

-¿Teme la clase política a los búfelos?

-Temer no, pánico; sienten auténtico pánico ante un búfelo inesperado ya que puede fastidiarles toda la argumentación y además un sólo búfelo puede predisponer al auditorio a pasar olímpicamente. Se dieron casos en EEUU tras la Gran Depresión de búfilos que terminaron con carreras políticas ya que fueron pagados por los rivales para boicotear los discursos. Está documentado un caso en que no habían pasado cinco minutos de discurso de un político del medio oeste cuando sonaron un par de búfilos en la sala donde se celebraba el mitin y la gente presente provocó que el político saliera entre abucheos.

-Es lo mismo un abucheo que un búfelo? Me refiero a si desde un punto de vista lingüistico son parientes, ein?

-Da esa impresión y ha sido objeto de debate y casi me atrevería a decir que de polemica incluso, en varios congresos pero generalmente lo más aceptado es que no ya que presentan diferencias a la hora de su elaboración. El búfilo es simple, contundente y cortante mientras que el abucheo requiere de una elaboración y estar formado por varios elementos como gritos, vocablos, gresticulación e incluso de complementos materiales para ser arrojados a la vez que se emiten sonidos tales como tomates, huevos y demás.

-Veamos pues varios ejemplos de búfelo, bite.

-Pues por ejemplo el típico de hastío: ¡buuf!, seco, contundente y cortado súbitamente. Ya provoca en quien lo escucha o lee sensación de hastío, de hartazgo y de cansancio siendo su efecto demoledor.

-¿Podría mostrarnos un búfelo de índole matrimonial o de pareja?

-Muy acertada su pregunta por cuanto hay un subgrupo de búfilos que precisan de un aditamento para ser tales. Son los búfilos realizados en ámbitos particulares y muy específicos como son el marital y el profesional. Así el marital es contundente y el aditamento evita malos rollos con la pareja, por ejemplo: ¡Buf, que pesadita tu madre! La misma frase en el ámbito laboral tiene la misma contundencia pero cambia el aditamento que identifica igualmente al oyente de quién se trata: ¡Buf, que pesada mi suegra!

-¡Realmente es increible como algo tan cotidiano es un completo desconocido! ¡Cuantos minutos de bocadillo ha alegrado esa frase y cuantas veces en pareja no hemos dicho la primera!

-Es un mundo apasionante y ¡Prgfffffssss! (onomatopeya de ventosidad inesperada)

-¡Vaya, siempre supuse que los cuescos eran otra cosa y no búfelos!

-No, comí garbanzos con espinacas y he soltado una bufa, no un búfelo.

-¡Redios que el pestazo es más digno de búfalo que de búfilo! ¡Vaya bufa!
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 

 


theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                               

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario