The Adversiter Chronicle

lunes, 20 de abril de 2015

"El ojo púbico", por P. Gargajo Bilioso


Una sección de Palomino Gargajo Bilioso en exclusiva para The Adversiter Chronicle

El caso del ex ministro D. Rodrigo Rato

Hemos asistido, ya sin asombro ni capacidad de estupefacción, al encausamiento y detención por unas horas de otra persona, otra personalidad española que podrían haber pasado a la historia y en realidad pasan a la histeria colectiva de una nación.

Todo son buenas conclusiones para casi todos y casi todo: el Gobierno demuestra que en su partido se persigue a los chorizos, el PP puede sacar pecho ante el único argumento en realidad, y dato preocupante, del resto de formaciones y formatos que basan sus argumentos en que Gobierno y PP se dedican a admitir y tapar los cacos internos que roban a todos mientras estruja con pérdida de poder adquisitivo a las capas menos pudientes de la sociedad que somos la inmensa mayoría.

La mejor y única conclusión de el caso Rato es que la justicia y los profesionales que la hacen posible, funcionarios que viven como el resto de consumistas la crisis y podría tentarles vivir sin apuros pero cumplen profesionalmente en su trabajo, están plenamente operativos. Puede parecer que se tarda en detener a este tipo de delincuentes pero el proceso que culmina con espectáculo para televisión, prensa y plebe conlleva duro trabajo de investigación. Y lo hacen con discrección, profesionalmente reitero.

Porque podría divagar con sesudos análisis que ya hacen otros en otros medios, estamos ante un simple caso de codicia, de alguien que lo tenía todo para que a su muerte le erigiesen una estatua donde cagasen los pájaros, que vendió su alma cuando en realidad ésta puede empeñarse pero no venderse...

El señor Rodrigo Rato estará aún preguntándose porqué ha sido traicionado y nadie le avisó de que estaba siendo investigado y sobre todo que iba a formarse un circo de tres pares de cojones durante el registro. Va a cantar hasta la Traviata en Arameo en cuanto pase 24 horas en chirona y no más de uno estará nervioso aunque se esconda en el fondo de un termitero.

Pero lo patético, lo lamentable y lo inexplicablemente real es que ni PP ni PSOE hablan de reformar y tener listas abiertas, que un miembro del congreso elegido en una circunscripción pueda votar en contra o abstenerse si perjudica a sus votantes, que nada de tener multitud de par de cargos que sólo perpetúan un sistema caqiquil en lo que se refiere a democracia interna que acaben implantando el resto de formaciones. Pero siguen igual y los que vienen de nuevos tienen los defectos de siempre, que nos lobotomizan con apariencia de pluralidad e independencia en la información
y es falso con unos jóvenes profesionales que se encuentran trabajando sin saberlo, y si no al puto paro, para multinacionales del alienamiento y alineamiento informativo a las masas.,
¿A qué esperan y qué esperan?


Pero también la ciudadanía somos culpables, no se arregla con ir a votar cuando toque o cuando cuadre, no sirve fingir falsa juventud creyendo en utopías de líderes nada utópicos a la hora de llegar al poder. Hay que participarm hay que afiliarse porque uno de los legados para este país desmemoriado, cuando no por la anestesia de la guerra por la morfina del garrulismo terruñero, que deja D. Juan Carlos I es de que el sistema puede cambiarse pero desde dentro y ello exige cambiar el sistema actual donde el partido es todo poderoso y da lugar al caciquismo a todos los niveles.

La ciudadanía está hastiada, resignada y casi tumefacta al ver que la clase dirigente hija de la Transición ha escupido a diestra y siniestra. Su tiempo se agotó pero cuantas estatuas y calles se han quedado sin nombres en todos los sitios y lugares de España, cuantos y cuantas lucharon por ellos y dieron lo mejor de su juventud, su vejez y de sus almas...

Y quiero acabar con un ejemplo que ilustra el fariseismo y jeta del nacional catolicismo español, a ver si el Sr. Rajoy se entera que pactar con la Iglesia conlleva irremediablemente a pactar con el Diablo, que son los primeros en defender el voto borreguil de los diputados y cuando les interesa llaman a la insumisión...

¡Si resulta que un diputado puede votar cualquiera de las tres opciones!

La ciudadanía es la última trinchera de la democracia cuando el 4º Poder está o vendido o rinde vasallaje y cuando los representantes libremente elegidos no sirven ni para representarse a ellos mismos. Que reformen ya que hay temas urgentes como la entrega de armas por parte de ETA y aprender a soportar a sus seguidores como integrados en el sistema democrático, los infelices que se ahogan por centenares mientras les vemos hundirse en el almuerzo y hay un ejército de fundamentalistas islámicos que hay que eliminar ya.

Así de simple y así de complicado.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 
 
 


 

 
                                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario