The Adversiter Chronicle

lunes, 13 de abril de 2015

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre


Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

EL ORIGEN DEL PLANETA DE LOS SIMIOS (2011)
(The rise of the planet of apes)

Nos frotábamos las manos el equipo de cata nocturna cinematográfica de The Adversiter Chronicle ante el visionado de la que se supone es el precedente de la entrañable e inolvidable El planeta de los simios siguiendo la política de la sección de que el visionado no implique gastos...
Hay películas grabadas a fuego en el disco duro de la memoria del espectador, desde Lo que el viento se llevó a Alien el 8º pasajero y pasando ineludiblemente por El planeta de los simios en su versión de finales de los 60´s. Son obras cinematográficas que pasan a formar parte de la psique y en el caso de los simios tenemos un miedo atávico, tal vez porque son demasiado parecidos a nosotros los humanos o viceversa que será lo más probable...

En realidad el director Rupert Wyat se limita a escenas ya vistas en otras películas y engarzar actores de carne y hueso con imágenes sintéticas. De lo primero resultan lugares ya conocidos y por tanto confortables para el espectador veterano e impactantes, sin llegar a serlo para la memoria, para espectadores de nueva hornada y que no conocen la original y si la conocen ni fu ni fa porque los 60´s están tan lejos de su código visual que sencillamente pasan, aunque cuando ven la original quedan impactados; desde la escena primera que es una cacería inviertiendo los papeles que se ve en la original hasta el rollo carcelario del simio protagonista en la reserva. Por supuesto la escena de la manguera sería imperdonable no citarla.

De forma que a medida que avanzaba el visionado el equipo de cata cinematográfica empezamos a debatir sobre si puede tildarse este espectáculo cinematográfico de precuela o antecedente de la original y lo cierto es que podría titularse de mil formas e incluso desmarcarse de pretensiones pretéritas porque si le quitamos el lastre de precuela y la vemos como historia independiente tenemos una entretenida y deliciosa película ñoña de serie B con medios de producción holgados.

La película peca de ir cogiendo velocidad a medida que se va gastando el metraje y si bien la primera parte resulta atractiva y despierta la curiosidad del espectador, poco a poco pierde nuestra atención a medida que todo empieza a acelerarse. Finalmente uno sale fascinado una vez más del atractivo de las historias de primates y pensando que la película es bastante mierdecillas, que cuando muestran la jauría de simios la retina se satura de imágenes digitales y que la historia de César es atractiva por saber de su integración entre dos mundos pero la cagan a la hora de mostrar el proceso en el resto de simios digitales...

El elenco está formado entre otros por el siempre atribulado en sus papeles de James Franco, un tipo que despierta nuestra empatía pese a sus caretos de estreñido pero flanqueado por el confortable de Jon Lithgow y el no menos confortable de Brian Cox que siempre grantizan buenas interpretaciones aunque la fémina protagonista, la actriz Freida Pinto, está poco menos que de florero y por decir que sale una mujer en la trama porque ni enseña nada y ni se nos muestra nada limitándose a poner caretos y tratar de que nos creamos que pinta algo en el guión más allá de la primera cura que le hace al chimpancé.

Durante la investigación en laboratorio de un fármaco neuro regenerativo para tratar demencias seniles y el alzheimer, se ensaya en un chimpancé que muestra nuevas habilidades cognitivas a nivel de los humanos a la vez que su cerebro aumenta sus sinapsis; pero la chimpancé tiene una cría a la que ha transmitido el fármaco durante la gestación y que es recogido tras fallecer la madre por el científico que diseña el fármaco y que además tiene un padre ya medio gagá y con alzheimer aprovechando de paso para birlar unas cuantas dosis del laboratorio para probarlas con el progenitor. César el chimpancé y el padre del protagonista evolucionan a mejor pero a medida que César toma contacto con el mundo que le rodea adquiere primero dignidad como ser y finalmente comprende que en el mundo de los humanos no hay lugar para otro primate inteligente y termina liderando una revolución de sus congéneres contra el homo sapiens.

Lo mejor es el personaje del pupas del vecino que sufre ataques de chimpancé, el gagá del padre del científico le hostia el coche en plena crisis de memoria y finalmente es contaminado por el virus, que siempre queda muy recurrente un buen virus maligno anuncio de plaga mundial y crisis social ante el colapso de los medios asistenciales y de respuesta, que viendo cómo se trato la crisis del ébola garantiza el fin de la humanidad para regocijo de los simios...

Si sois veteranos la película os defraudará y para las nuevas hornadas de espectadores no deja de ser un producto correcto, entretenido y que deja con gana de más. Abusan al final de las trucas digitales y los movimientos de la manada resultan artificiales y si se presta atención algo ortopédicas, ganando en realismo cuando se trata de primeros planos o de un par de simios, pese a cierto resalte delatador en el perfil respecto al escenario, pero pese a todo el despliegue no mejora salvo en efectos especiales lo visto en décadas anteriores y resulta decepcionante hasta en el final que parece anunciar la secuela de la precuela a ver si cuela...
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 
 

 

 

theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                                                







No hay comentarios:

Publicar un comentario