The Adversiter Chronicle

martes, 21 de abril de 2015

Entrevista a Waldo Meroiké, asesor en estilismo de campaña electoral


The Adversiter Chronicle entrevista a Waldo Meroiké, asesor en estilismo de campaña electoral

Una entrevista de Skizo´s Blues

Ya estamos a un paso de elecciones y además de variedad de oferta en programas y formaciones políticas tenemos renovación de caretos en postes electorales y entrevistas televisivas donde se aprecia hasta un cambio en la forma de vestir. Por ello entrevistamos hoy a uno de esos personajes del circo político que suelen estar en la sombra como es un asesor en estilismo de campaña y con quien analizaremos el estilo de un puñado de candidatos...

-¿Es necesario un asesor en estilismo durante una campaña electoral, ein?

-Esa misma pregunta me la hicieron hace ocho años la primera vez que me contrataron, no diré la formación ni el candidato, para asesor en campaña. Era un candidato acusado de corrupción durante su alcaldía y además con cierto poder adquisitivo pero que había mejorado la imagen del municipio. Hubo que adaptar sus ropajes para no dar imagen de élite y al final sacó dos concejales aunque ahora es la reina en las duchas de la galería 3 de cierto establecimiento penitenciario, pero desde un punto de vista estilistico era un impecable candidato.

-Vamos, que usted pasa de mirar quién le paga y se limita a realizar su tarea...

-Sé a donde quiere llegar, Skizo´s. Yo soy asesor y estilista, lo que no puedo es prejuzgar a quien requiere mis servicios si bien es verdad que este año 2015 que hay varias citas electorales me da para dedicarme a mi gran pasión entre trabajo y trabajo que es la colombofilia, pero yo cumplo mi tarea y que cada candidato aguante su condena. Un chef que trabaje en una cárcel no cocina mejor o peor atendiendo al delito del comensal y yo como estilista no puedo dejarme llevar por mis opiniones personales sobre el candidato al que asesoro.

-¿Percibe usted Waldo un cambio en la estética en los candidatos que forman la ogferta electoral?

-Ni siquiera en los 80´s se dieron tantas variantes a la hora de vestirse para un mitin o una comparecencia en televisión. Los candidatos ya no son uniformes en sus ropajes donde hasta hace poco el traje y corbata junto con los vestidos de boutique eran casi el uniforme de los políticos, pero la sociedad española y europea ya es la misma de la Transición, ahora en el asfalto se viste casi lo mismo que para ir a la ópera, comer con los suegros o al acabar la jornada laboral. La sociedad es uniforme en consumir y los políticos en un intento de acercarse a la ciudadanía se han percatado que hay que adaptar el estilismo al momento aunque hay casos de candidatos que convierten la aparente novedad en uniforme.

-Bien Waldo, vayamos pués por el primer candidato a analizar: el señor Rajoy

-Es el gobernante actual y por tanto sigue un estilo clásico al igual que candidatos autonómicos de relumbrón como son los candidatos del PNV o CiU. No puede variar mucho porque es la imagen del Estado aunque se aprecian materiales textiles con brillo y corbatas que sin ser coloridas al menos no son monocromática.

-¿Pedro Sánchez el del PSOE, ein?

-Aquí estamos ante el estilismo que se está imponiendo en este año de citas electorales, el candidato es un estilismo en sí mismo, irradia juventud pero con adultez, rostro clásico de estructura marmolada y de vestimenta de clase consumista, cercano pero a la vez con la planta que tiene marcando distancia. El problema es que su estilismo suena a falsete y no parece acabar de encontrarse cómodo vistiéndose así para buscar acomodo, pero es el estilo que reclama la sociedad en alguien que representa a la izquierda. Básicamente se ha quitado las patillas, la mariconera y la chaqueta de pana del PSOE de la Transición.

-¿Gaspar Llamazares de IU?

-No viste estética soviética porque ya no vende y sólo decir que las agencias de inteligencia de EEUU le eligieron para ser foto de Ben Laden. Su estilo sólo gusta a quienes visten como él. Es un estilismo completamente fuera de onda con lo que se estila ahora.

-¿Rosa Díez, de UpyD?

-Es un estilismo desconcertante para la masa votante, parece una señora de izquierdas que se viste como una dama de derechas. No logra esa empatía estilística que busca premeditadamente y por otra parte debido esa dualidad en el vestir hay ocasiones en que uno se identifica con su estilismo y otras que te hace salir corriendo, pero es básicamente porque no acaba de elegir un estilo neutro o mezcla de ambos. Podría definirse de barroquismo pero como tal empacha barrocamente y se acaba observando y finalmente decidiendo por otro candidato de estilismo y otras hechuras en la vestimenta.

-¿Albert Rivera, de Ciudadanos?

-Posiblemente el candidato más trabajado estilísticamente y que marca tendencias pese a que es genuino más que nada porque fue el primero en ver la importancia del estilismo integral que abarca desde el color de la ropa hasta un mechón despeinado pasando por hechuras que dan confianza: ropa de político clásico pero informal, corbatas y cuellos estilo controlador de misiones Apolo a la Luna y de facciones jóvenes, casi imberbes, de voz estilizada que no fuerza para no causar roturas en las hechuras. Es un diseño y por ello es pionero y resulta imposible para otros candidatos imitarle al 100% o si se prefiere adoptar su estilo estilístico, porque además es joven sin olvidar su origen con esa
elegancia insultante del buen vestir catalán que hace grande la marca España más allá de las fronteras. Es un producto y habrá que ver qué estilismo adquiere definitivamente aunque otros estilismos le sientan o bien grandes o bien no encajan con tal perfección estilística donde reitero que es un todo no limitado al vestir como ha sucedido hasta ahora.

-Para finalizar el candidato estrella de este año: Pablo Iglesias de PODEMOS.

-Su estilismo es de gran impacto visual pero no por lo novedoso, sino porque no se veía desde los 50´s cuando se dividió Vietnam en dos estados. En el mundillo del estilismo definimos su estilo como “estilo Ho” por el padre de la patria vietnamita Ho Chi Minh: coleta a lo mandarín, vestimenta uniforme en el sentido de que a todos nos gusta andar por la vida en mangas de camisa pero a la vez camisa si no de marca sí marcada por logotipos, frases de mercadotecnia o simplemente enseñando algo de pecho que no oculta abalorios de oro, plata o folkóricos. Su única diferencia con lo ya visto aunque en desuso hace décadas es que se cambia el pantalón de pijama norvietnamita por vaqueros o pantalones tambien de consumo de masas que se lo pueden permitir. Su estilismo al final no convence porque se trata de un “estilo Ho” u bien algo jipioso, ropàjes en suma que resultan cómodos durante
una temporada pero que acaban en el fondo de armario como recuerdo ya que la realidad diaria impone patrones estilísticos y si el estilismo de este candidato triunfara muchos fabricantes de ropa se irían a la ruina y sólo se beneficiarían aquellas que fabrican bajo ese estilo que tampoco soportarían la competencia, pero ya digo que a todos nos gusta descamisarnos a lo largo del año y no sabemos si en su intimidad viste de Prada.

-Pues todo un mundo este de los estilismos electorales y ya saben, fíjense en cómo van y sabremos a dónde queremos llegar desde un punto de vista estilístico...

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 

 
 


.
theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                                  
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario