The Adversiter Chronicle

sábado, 25 de abril de 2015

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre


Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle
 
¡Jorge Javier dice de Kiko Rivera que es un ser despreciable!

(¿Qué coño le pasa a Jorge Javier?)

Mira que nos gusta la buena mierda televisiva y mira que he admirado y aplaudido al mejor presentador de televisiva mierda que no es, empieza a ser era, otro que ese ayatolá del plató, el rey de los tempos televisivos para atraer la atención de los televidentes, el puto amo a la hora de escarbar y sonsacar para deleite de las masas consumistas de baja estofa...


El escenario era inmejorable para otra dosis de buena mierda televisiva: la presencia de la petarda sin personalidad de Belén Esteban que volvía por sus fueros y aforada tras su espeluznante paso por GH Vip para rendir cuentas y enfrentarse a sus compis de plató. Al final fue lo de siempre, con todos y todas reculando y una Belén que vuelve como siempre que regresa tras irse, no reconoció que su estancia en la casa fue delirante, se trajo aprendidos trucos gesticulantes de manos para no perderse en sus papeles y finalmente invitó a todos a una mariscada. Viene más delgada gracias a su dieta de verduras y coliflor y nuevamente descompuesta casi, emocional y supongo que con la dieta algo bastante flatulenta, tras dejarla su última pareja sentimental...
¡Anda que no tendría que aguantar el choteo de sus kameraden de curro!

Ya notaba a Jorge Javier algo raro esta temporada, como si ser escritor y actor hubiera despertado al adulto ya sin retorno a la inocencia y se cree que está capacitado para dar sermones. Con Belén estuvo hora y media intentando que reconociese que su comportamiento fue anómalo mientras la Esteban seguía erre con erre. Hasta hace poco, Jorge Javier hubiera dejado la táctica directa para dar un rodeo y hacer que la culpable confesara su culpa, pero no lo hizo y siguió obstinado como un mulo en querer hacer que Belén entonara su mea culpa y lo que hizo fue mearse en su cara y él ni siquiera fue capaz de reaccionar...


El Jorge Javier que nos gusta, ese escarbador en las neuronas del invitado u invitada de turno para sonsacar mierda e higadillos que tanto enganchan y convierten en placer ver mierda televisiva, se está difuminando a cada semana que pasa. Jorge Javier era el mejor, era un soplo de aire fresco, improvisando sobre la marcha con destreza de reflejos a la hora de reaccionar cuando le vacilaban, artero en el arte del birli y birloque argumental que desquicia a su antagonista, era en suma nuestro avatar que siempre nos sorprendía con sus habilidades...


Pero el Jorge Javier de esta temporada es un tipo que tiene arte y oficio en lo suyo pero que sabe que es el mejor, que se permite dar lecciones de moralina a personajes que se la suda, ya no les desnuda y les hace caer en incoherencias. El Jorge Javier del pasado Deluxe era un palmero que se plegó a la entrevistada y nos dio la turra más de hora y media...
 
Y ha tocado fondo y ha perdido mi amor, espero que temporalmente, cuando súbitamente dio paso a un telepredicador, a un inquisidor de origen converso y a un Nerón que se cree con derecho a incendiar lo que se le antoje: llamó ser despreciable a Kiko Rivera.

La despreciabilidad de Kiko Rivera como personaje de la mierda rosa es un dogma en las masas espectadoras desde aquel antológico reportaje que le seguía durante unos días para mostrar su faceta de pincha discos, de sus pintas de jabalí con auriculares y demás parafernalia que le rodea, pero como persona merece todos los respetos, personales y constitucionales pasando por los jurídicos. Belén largó por la boca que el Paquirrín tildó de maricón a Jorge Javier, embarcado hace años en acabar con el estigma de la sociedad hacia homosexuales y lesbianas...


Pero lo que hizo fue ponerse al mismo nivel que el Kiko pincha discos, ya no tan mozuelo de cortas aptitudes intelectuales a la hora de articular argumentos, un tipo que se jacta de follar y que por tanto siente el rechazo de todo macho alfa follador hacia sus congéneres del mismo sexo que no lo son. Interrumpió con mohín de indignación la dinámica, cogio el micro y se dedicó a dar rienda suelta a su rabia y su ira para terminar haciendo una parodia de comunicador mientras escupía en primer plano que el señor Kiko Rivera es un ser despreciable.



La importancia del asunto no radica en su juicio sobre la persona sino en que Jorge Javier es un comunicador de éxito al que mucha gente tiene en cuenta a la hora de elaborar un criterio. Lo hecho con alevosía y en horario de nocturnidad por Jorge Javier ha sido un linchamiento, un llamamiento a las masas para despreciar a una persona cuando estaba ejerciendo de maestro de ceremoniaas en un programa de máxima audiencia.


El estigma, sea el que sea, se combate siendo cabal y demostrando que no hay motivo para estigmatizar. Kiko Rivera muestra sus carencias intelectuales y de formación como persona en el empleo de adjetivos hacia las mujeres y los gays tales como puta y maricón. Es cierto que afortunadamente ya hay generaciones educadas en la igualdad de géneros pero esos términos aunque ya no se utilizan públicamente siguen vigentes en ciertos ambientes de ocio tipo lupanares y garitos de pijos con presencia de famosos como el Kiko Rivera.
 
¿Qué coño te ocurre Jorge Javier que ya no enamoras, que haces vivir del recuerdo ante la realidad de tu presente como presentador?

Queremos que vuelvas a ser el mismo, el que se tragaba su ira y la canalizaba para humillar sanamente al entrevistado de turno sin importar quién fuera para dejarle a si mismo en fuera de juego. No nos gustan los inquisidores como fuiste con Kiko Rivera porque eres un profesional que sabe que todo es un circo y no un juez que utiliza el púlpito para dejar salida a su rabia contenida...
Desde un punto de vista mierdoso ha sido una gran mierda como espectáculo, pero no me gusta ese Jorge Javier comunicador y preferimos en la tele al Jorge Javier presentador, más que nada porque no hay recambio en lontananza.


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 
 
 


 
 
 


theadversiterchronicle@hotmail.es

                                         


No hay comentarios:

Publicar un comentario