The Adversiter Chronicle

viernes, 10 de mayo de 2013

Obituario


Una sección de Antón Rendueles en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Alfredo Landa, actor

Hay personas que al fallecer, cuando su ausencia es definitiva y conocida, pasan a ser personajes, ya sean históricos o de la memoria individual en los miembros de un colectivo.

Hay personas que cuando se mueren y lo sabemos, nos damos cuenta que nuestra vida está forjada a momentos de la persona fallecida aunque fuera una completa desconocida, pero queda su música, su cine, su escultura, su pintura, sus poemas, sus novelas y en este caso, sus actuaciones…

Para quienes éramos niños en la Transición, Alfredo landa estaba ligado en un primer descubrimiento del mundo del cine siendo aún niños, a películas de las que oíamos hablar a nuestros mayores en la merienda de los sábados, de carteleras de cine de trazos cómicos… Yo recuerdo el cine Hernán Cortés y la cartelera de No desearás al vecino del 5º

Supongo que era autorizada a menores o al menos a ciertos menores, es una cartelera icónica y perenne en mis neuronas junto con la ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como éste?...

En la última descubrí el rock, en la primera conocí a un actor que pese a su ausencia desde ya, me acompañará hasta mi propia muerte, hasta la propia de todos y cada uno que nos hizo olvidar durante el metraje de la película los problemas y miserias para transportarnos a otras épocas o simplemente embelesarnos su actuación…

Alfredo Landa, ese actor en que de sábado de tarde emitían de vez en cuando películas en blanco y negro y se colaba en la pantalla del televisor, luego protagonista de aquel cine de adultos llamado españoladas con ese eterno sentimiento, si no de inferioridad sí más cutre, que despierta o despertaba el cine español…

Luego llegaron los Santos Inocentes

Dicen los entendidos del séptimo arte que la película que marca un punto de inflexión en su trayectoria fue El crack, dirigida por el oscarizado José Luís Garci. No discuto y sería de cretino discutir tal aseveración pero en mi cuaderno de bitácora la película que me descubrió al actor fue Los santos inocentes.

Había leído el libro supongo que como parte del programa escolar del curso que fuera, pero en esa actuación, Alfredo Landa realiza el milagro de traspasar la pantalla y quedarse en la mente del espectador. Podemos ver Vente a Alemania Pepe y identificarnos con la idiosincrasia de una época. Pero en Los santos inocentes, Alfredo Landa nos muestra el carácter español de los olvidados, la sumisión que es universal al cacique, tal vez por ello le premiaron, porque su personaje es inmortal en esa película. En su papel de Sancho Panza realiza una interpretación magistral de un personaje universal, en Los santos inocentes interpreta magistralmente el universo de un personaje, que suele ser mayoría en el cómputo total pero mueren ignorados por desconocidos.

 Se acaba el sistema de la Transición y se acaban sus iconos.

Lo que Alfredo Landa significó para el cine será ampliamente desmenuzado en los próximos días… Para aquel niño que miraba la cartelera, representó el cine prohibido por decreto gubernativo a menores, luego el orgullo de ser premiados y finalmente parte de su vida. Otros y otras le han precedido, pero Alfredo Landa  es un símbolo de una época ya acabada y que se resiste a su transformación…

Gracias Alfredo Landa por tus actuaciones, aunque tú supieras que sólo era un trabajo y que te gustaba hacer tu trabajo bien hecho, significas mucho para una inmensidad de espectadores.

Descanse en paz.
A. R.
 
 
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org/






 
theadversiterchronicle@hotmail.es




1 comentario:

  1. Buen texto, buen homenaje a Alfredo Landa. Coincido contigo en que el personaje que interpretó en “Los santos inocentes” fue magistral e inolvidable. Las expresiones de sus ojos hablaban.

    ResponderEliminar