The Adversiter Chronicle

lunes, 13 de mayo de 2013

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre


Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

Expediente X: La película

A finales del siglo XX hubo una serie televisiva acorde con los felices tiempos de la era Clinton: la URSS era historia, Sadam estaba controlado y qué mejor que los peligros alienígenas y una pareja de intrépidos agentes (un agente y una agente), descreída y de mente lógica ella, dudoso metafísico y con una hermana abducida, él.

 
Así que cuando pasó la primera fascinación de la primera temporada y tras unas cuantas, parece que productores, guionistas y directos, también los actores, decidieron despedirse con una película que a la vez que explotaba las últimas vetas del filón, probaban suerte a ver si tocaba la flauta y revivía el misterio…

 Estrenada en 1998, dirigida por Rob Bowman y protagonizada por David Duchovny, Gillian Anderson y la aparición estelar de Martin Landau, inolvidable protagonista de la olvidada serie Espacio 1999, donde una colonia lunar vagaba por el espacio tras salirse la Luna de su órbita y convertirse en un planetoide errante o una errante luna…

 Y es que hay que ver la película como un guiño a cinéfilos de la ciencia ficción, porque la verdad es que la peli es infumable y puede resumirse en tres episodios seguidos con el típico y tópico orden de misterio-investigación-angustia final.
La primera coña es cuando Mulder (o cómo bowlings se escriba) está meando enfrente del cartel de la película Independence Day  y al final la nave alienígena es tan enorme, escandalosa y enigmática como la de la del Día de la Independencia…

 Una vez que la vemos como una coña y guiño cinéfilo y siguiendo el espíritu de la serie, el parque infantil es una alegoría de Chernóbil, el marciano es un homenaje al Equipo A cuando Hannibal hacía horas extras de monstruo del lago, la incubadora tiene estética de Alien el 8º pasajero y el contubernio del mal de la oscuridad un símil alienígena del Consejo de Sión…

 

En resumen que no se ve muslamen ni pechonalidad de la Sculey (o cómo bowlings se escriba) y cuando el paspán del  Mulder va a besarla y pensamos en la siguiente tórrida escena desnudándola, resulta que la pica una abeja mutante o portadora de polen alterado genéticamente…

Cutre en producción para ser una película, la coña final es que aparte de perderse ver la nave alienígena, la pobre mujer se convierte en creyente de los expedientes X y el otro se vuelve mojigato…

Y es que la serie era ñoña, ellos son ñoños y hasta las intrigas eran ñoñas, sin embargo si hacemos anatomía forense, veremos el embrión de futuras series que vemos ahora quince años después: especialistas en destripar forensemente, poderes paramentales…

 Total,  mierda para fans de la serie y pasatiempo para asomarse antropológica y televisivamente a la feliz era Clinton donde no había talibanes y los que había sólo atacaban lejos de las fronteras y aprovechar tratar temas que hasta entonces sólo eran para interesados, curiosos o simplemente buscadores de preguntas a interrogantes para hallar respuestas…
Pero muslamen y pechamen…
¡Sólo ñoñeces redios, sólo ñoñeces!






The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org/








theadversiterchronicle@hotmail.es


No hay comentarios:

Publicar un comentario