The Adversiter Chronicle

sábado, 4 de mayo de 2013

Entrevista al doctor Callaghan, director del psiquiátrico de Pretoria y autor del libro: La locura vende


Entrevista al doctor Callaghan, director del psiquiátrico de Pretoria y autor del libro: La locura vende y que se encuentra en España dentro de las Jornadas “sobre el absentismo laboral en pacientes de los servicios de salud mental”

Se encuentra de gira por el terruño una obra de teatro sobre los manicomios que ha despertado cierta polémica en los ambientes dementes por cuanto retrata una imagen totalmente alejada de la lucha por combatir el estigma social y el sensacionalismo en la prensa sobre la realidad del colectivo de personas con problemas de salud mental.
Aprovechamos la presencia en España del doctor Callaghan, que a sus dotes de divulgador une la de director de establecimiento psiquiátrico en Pretoria, más de treinta años en el cargo, una voz autorizada para hablar sobre la realidad de la enfermedad mental…

 

-Lo primero doctor Callaghan, agradecerle la gentileza para con The Adversiter Chronicle. Dicho esto quisiera primero preguntarle si desde su atalaya directoria ha notado cambios en la percepción de la sociedad de los enfermos mentales, no tanto a nivel mundial sino en la propia Pretoria, bite.

-La percepción ha cambiado mucho. Cuando accedí a puesto de director del psiquiátrico, estando éste aún bajo jurisdicción militar, la mayoría de los dementes y locos, como se les llamaba entonces, eran en su inmensa totalidad cafres.

-¿Perdón? ¿Es un término de la jerga en psiquiatría, ein?

-No, eran cafres… Negros y negroides.

-¿Y ahora?

-Ahora además hay personas de raza blanca… Sé que estos datos pueden chocar con la mentalidad de los lectores de su periódico pero tenga en cuenta que la percepción de los cambios en la salud mental empiezan por estos gestos: antes los locos eran negros y ahora son blancos y negros… Cierto que no es un blanco- detergente- de- lavadora- que- respeta- los colores…

-¡Coño doctor Callaghan, es usted bastante impresentable desde un punto de vista de profesional de la salud mental! ¡Usted no dirige un psiquiátrico, dirige un gulag y además racista, redios!

-Lo importante es que ahora en Pretoria hay un psiquiátrico moderno donde se integra al paciente y se le aleja de la imagen que la sociedad tenía de los cafres para integrar al colectivo de la salud mental en la sociedad.

-Afirma usted que la locura vende… ¿A qué se refiere exactamente, ein?

-A diez millones de ejemplares vendidos de mi libro.

-¡Por los clavos de Cristo que es una hermosa cifra que ha de reportar pingües beneficios!

-Me ha preguntado usted por esa obra teatral que transcurre en un manicomio… la locura es el lugar ideal donde nuestra sociedad  puede apartar la vista. Nadie se imagina un psicópata tetrapléjico degollando furcias en barrios chinos, pero es fácil imaginar a un demente, un trastornado, un chalado, una majareta, un i…

-¡Valeeeeeeee, redios, vale! Van a terminar demandando a The Adversiter Chronicle con sus epítetos sobre las personas con problemas de salud mental…

-El caso es que la locura vende, desde periódicos a entradas de teatro y libros divulgativos como el mío por no hablar de la cantidad de guiones cinematográficos con locos sueltos.

-Ciñéndonos al objeto de esta entrevista, qué puede hacer el colectivo de personas con problemas de salud mental ante la indignación por ver retratada su circunstancia en una zarabanda de alegoría del loco aterrador, ein?

-Lo primero tomarse la medicación; segundo un tranquilizante y si sigue jodido ir a pedir trabajo en la susodicha obra de teatro.

-Pero doctor Callaghan, eso que propone usted es tanto como no decir nada… Que no hagan nada…

-Todos esos reparos quedarán anulados con la medicación y cuando vayan a pedir trabajo podrán al menos presentar una denuncia ante la autoridad correspondiente por discriminación y no tener un cupo de trabajadores con enfermedad mental como se hace en otros colectivos con enfermedades tipo muñones, ceguera o incluso deficiencia mental. Observar por parte del usuario de salud mental que ni en una función de locos le admiten por ser tal, aumentará su auto estima y tal vez se inicie un movimiento de concienciación que en todo caso será reprimido por los antidisturbios cuando llegue el momento de manifestarse en las calles.

-Eeeh… sí… entiendo…

-De todas formas está todo en mi libro.

-Para finalizar y sólo como curiosidad… ¿Cuál es la media de estancia de un paciente en su psiquiátrico, doctor Callaghan?

-Es oscilante pero si no es muy cafre seguramente morirá rodeado de sus seres queridos.
 
 
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org/





 



No hay comentarios:

Publicar un comentario