The Adversiter Chronicle

viernes, 17 de abril de 2020

"El sermón de la pradera", por el padre I. N. Mundicia


Una sección del padre I. N. Mundicia en exclusiva para The Adversiter Chronicle

En el confinamiento, contrición y no caer en la fornicación

Ya llevamos un mes de confinamiento, días de prueba pero también días propicios para mirar en nuestro interior y preguntarnos a dónde vamos. De momento vamos a misa telemática gracias al Bastián, que no niego que deje mucho que desear como feligrés pero que tiene una mano de santo para estas cosas digitales. Las hostias os las voy a dar pero de las que duelen como aprovechéis las circunstancias actuales para dejar de lado vuestras obligaciones espirituales así como escaquearse de dar el cepillo, que de la que salís a la compra podéis dejar el sobre con el donativo en el buzón parroquial y nada de ser ratas, si ya dabais poco en presencia qué mejor momento para ser generosos que el momento actual para actualizar vuestras limosnas.

Pero vuestras mentes calenturientas pueden jugaros una mala pasada. Esta pandemia que la ciencia se afana en atajar, es en las oraciones donde empieza su derrota. No es ciencia infusa la que ilumina las mentes de nuestros científicos, son vuestras oraciones y actos de contrición a los ojos de Dios los que harán que Éste ilumine las mentes que buscan la sanación a este mal que nos azota. Antes de sucumbir a los más bajos instintos hay que luchar con las armas de la fe para no caer en la fornicación compulsiva o el onanismo crónico. Es falso que retozar y fornicar por confinamiento sea bueno para la salud física y psíquica de los creyentes. Qué clase de descanso puede haber en el contacto físico cuando carecemos del más mínimo contacto espiritual con la otra persona, qué hay más falso que un fornicio con un vecino o vecina, no sois animales, sois creyentes e hijos de Dios y si el mismísimo Dios renuncia al fornicio en su confinamiento celestial quiénes somos nosotros para fornicar en el confinamiento domiciliario...

Así que la parroquia ha programado una serie de actividades telemáticas con la colaboración desinteresada del Bastián que os hará pasar el confinamiento de manera amena y cristiana apostólica y romana. A cambio, sólo tenéis que participar en las actividades y dejar en el cepillo cincuenta euros aparte de la limosna para gastos de mantenimiento y adquisición de material para las dichas actividades. Amén de las misas, reportajes papales, historias de misioneros y películas casposas pero moralmente apropiadas, hay un ciclo, gracias al Bastián, de películas acordes al sentir cristiano. Comienza con la película El kiki siempre llama dos veces, preciosa revisión del clásico con Jack Pollason y Ratowski Laloba según la chuleta que me ha pasado el Bastián, que purga así su nefasta etapa de monaguillo convertido ahora en todo un hombre y además ducho en tecnología pero también solidario con la parroquia. Así que mente confinada, sí, pero en sana salud espiritual.
AMEN

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 




 
theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                    




No hay comentarios:

Publicar un comentario