The Adversiter Chronicle

viernes, 10 de abril de 2020

CONFINAMIENTO DOMICILIARIO EN RETAGUARDIA: CONSEJOS DESDE UN PUNTO DE VISTA MILITAR


Con la colaboración del Teniente Coronel Tapioca, miembro retirado del Estado Mayor de La Legión y que actualmente regenta una tienda de Todo 1€,
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Uno de los aspectos de La Guerra del Coronavirus, en el teatro de operaciones español, es que no se veía por esos lares una comunión así entre la ciudadanía y las Fuerzas Armadas desde 1808. En esta pandemia mundial en que somos ciudadanos soldados de dudosa soldada, mientras las tropas de choque se enfrentan a la ofensiva vírica dando incluso sus vidas, en la retaguardia notamos ya las jornadas de encierro y tratando de vaticinar las jornadas que nos quedan en confinamiento, ánimos entre vecinos, entre barrios, colectivos e incluso alguna que otra suegra. Pero ya que somos tropa acuartelada, qué mejor que consejos de un profesional del oficio bélico, nuestro asesor en estos asuntos uniformados y de uniformidad uniforme, el Tapioca...


-¡Por los clavos de Cristo, mi teniente coronel, vaya pintas que lleva!

-¡Bbrrffrrrggssxx! ¡Brrffeeegggxxssss!

-Oiga, verá, si se quitara eso que lleva puesto y... ¡Pero salga de ahí, hombre, que se va a achicharrar! ¡Ha debido cortocircuitar el sistema de ventilación de lo que lleva puesto porque tiene la careta llena de humo! ¡Espere que le ayude a quitar lo que sea que lleve puesto!

-¡Pero no me la quite, pedazo de cenutrio! ¡Analfabestia en temas de uniformidad en guerra biológica! ¡Qué cortocircuito ni que hostias en vinagre! ¡Llevo un traje de apicultor y una mascarilla de gas adaptada para el submarino, que los virus no pasan el filtro gracias al humo!¡Pero se puede saber a qué cojones me manda romper el confinamiento! ¡Espero que no sea para escuchar sus lamentos de civil llorón porque su sueño de vida se ha ido a tomar vientos, la economía se paraliza y el mañana es incierto! ¡Estamos en guerra, por el Amor de Dios, estamos en guerra!

-Disculpe mi ignorancia equina en estos asuntos... ¿Un traje NBQ especial para nuestras tropa en submarinos y que en las circunstancias actuales son una barrera frente al corona virus, ein?

-Hijo, relaje...Tenga, dele unas caladas que le libren del estrés emocional inherente a todo encierro obligado. El traje de las abejas es de la tienda que uno de los chinos tiene abejas y la careta es del rastro de la guerra del 14 que debidamente modificada permite hacer un submarino ya que la mascarilla crea en su interior una atmósfera psicotrópica que induce al valor para vencer la incertidumbre. Es un sencillo traje que con elementos caseros cualquier civil indocumentado puede hacer.

-¡Como en el Apolo 13 para hacer el filtro del módulo de mando adaptado! ¿Cómo podemos en la retaguardia, desde un punto de vista militar, seguir algunos truqillos que alivien el encierro, ein? Algún truquillo de la UME que ahora pueda aplicar el estamento civil confinado en su domiciliooooOOOOOO! ¡Que me da un blanquito, que me da mi Tapiocaaa!

-Debería hacerse mirar por un veterinario su poca tolerancia a los psicotrópicos pollo, debería... Bueno, la UME es una unidad creada hace poco tiempo en referencia al resto de unidades, a mi me pilla esta guerra ya en el retiro pero, si bien no era la UME, si participé en operativos de la llamada FUME. Pero voy a mostrarle como ustedes los civiles pueden hacerse unas prácticas mascarillas con filtro activo. Se coge un calcetín debidamente macerado en el pie durante un mes, en su defecto un calcetín que lleve tiempo en el cesto de la ropa, se sabe por el inconfundible tufillo que desprende una vez macerado sin importar el método de maceramiento. Cogen un rollo vacío de papel higiénico, se hace una apertura que permita doblar sobre si mismo el cartón, se coge papel aluminio, se corta una hoja grande y se envuelve cual bocadillo el cartón doblado del papel higiénico. Se mete el conjunto dentro del calcetín y la parte del tobillo debe poder envolver la parte donde va la planta del pie. Se cogen dos gomas y cual mascarilla se pone, la parte macerada hacia el exterior. La parte activa se logra porque hay que estar en movimiento para no sucumbir a los efluvios de la maceración y tal movimiento logra que el aire que desplazamos al movernos regenere el que respiramos pero filtrado. Es cierto que en cutis sensibles la maceración puede provocar molestos sarpullidos cutáneos pero nada que no alivie un poco de crema de afeitar.

-¡Un Rambo! ¡Es usted un McGiver! ¡Un jodido Equipo A es usted mi coronel teniente! ¡Un jodiiiiiiido Equipo A! ¿Y para sobrellevar anímicamente el encierro qué necesitamos?

-Hijo, llevo esperando este momento desde 1989. Todo este tiempo estuve acumulando, preparando y equipado el arca...

-¡Olé! ¡Olé! ¡Con dos cojones legionarios, sí señor! ¡El profesional de la milicia, curtido en mil combates que, desmovilizado, con tesón que sólo dan las virtudes castrenses, se anticipó a los acontecimientos preparando su propio Arca de Noé, con dos cojones, sí señor! ¡Es usted una eminencia de la logística preventiva en tiempo de paz, Tapioca!¡Deje que le abrace como ciudadano agradecido de sus soldados profesionales!

-Tiene usted un serio problema con los psicotrópicos, pollo. Un serio problema. ¡Qué Noé ni qué Sansón y Dalila! El arca es un arcón de estos de las cestas de Navidad donde tengo cincuenta kilos de marihuana debidamente envasada al vacío así como diez barriles de cerveza de importación. Esto hay dos maneras de llevarlo, con pedete lúcido u a secas. Nuestros muchachos, los policías, sanitarios, kioskeros, gremio de limpieza, gremio del kiosko y todos y todas las compatriotas que se baten ahí afuera para que estemos a salvo en nuestros confortables domicilios, bien merecen que no nos agobiemos, asustemos ni nos pongamos histéricos. Es cierto que el estamento civil no está habituado a penurias como la soldadesca, pero hay que arrimar el hombro, tener la retaguardia como mandan las autoridades y que nuestros muchachos y muchachas puedan concentrarse en el combate... Algún día acabará esta guerra, pero hasta que ocurra la ansiada victoria total, a joderse y aguantarse ya sea lúcidos o de pedetes lúcidos, pero menos llorera y lamentaciones y al combate...¡Dele fuego, pollo, es la puta guerra!

-¡Al submarino kameraden! ¡Al submarino que amarillo es! ¡Dudubá dudubá!

 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 

 
theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario