The Adversiter Chronicle

jueves, 9 de abril de 2020

DIARIO DE LA GUERRA DEL CORONAVIRUS, por A. Nónimo

Jueves 2 de abril

Jornada rara, dormí poco, tarde y mal. Las noticias escupen el parte de guerra diario. Repiten que estamos cerca, que hay datos, hay parámetros, estadísticas, proyecciones que indican que veremos una luz al final del túnel. Las cifras de paro son históricas e histéricas a medida que un nuevo día vaya aumentando el número de parados. Somos una sociedad de servicios pero vemos ahora la fragilidad...
Fragilidad en capacidad europea y nacional de producir material médico con la dependencia de las manufacturas chinas. Ahora EEUU entra en la puja en que se ha convertido el mercado del material existente y en producción procedente de China. Alguien calculó mal, alguien, algunos supongo, no vieron la dependencia que teníamos. Algunas factorías y fábricas se adaptan a la producción bélica y se sigue dando bombo a las iniciativas ciudadanas. Las veo en las noticias de la televisión, en programas de radio, en especiales de la prensa escrita, en quedadas en las redes sociales. La última ha sido por la infancia con autismo, ayer era la infancia y pasado mañana honraremos a los muertos hasta que podamos hacerles una estatua donde caguen los pájaros, que cantaba el poeta...
Necesito dormir como antes, aunque sólo sea una noche.


Viernes 3 de abril

El día es un buen día ante la información de que empieza a llegar el material que precisan nuestros hombres y mujeres de la sanidad que se baten en primera línea. La industria nacional se adapta al esfuerzo bélico y comienza la producción nacional de material preventivo y respiradores. EEUU se encamina al desastre sanitario y pensar que quien protege la democracia entre en la crisis económica que nos azota y nos azotará el día después de la victoria a Europa y el futuro se ensombrece...
La propaganda de guerra trata de mantener la moral alta ante lo que parece un anuncio inminente de aumentar los días de confinamiento a todo el mes de abril. Creo que pilla a pocos por sorpresa. Cada vez somos más soldados, cada día recibimos un nuevo golpe, puede que sólo el ansia de alcanzar el dichoso pico que se hará valle mientras el virus trata de acampar en nuestro organismo. Algunas regiones y territorios han alcanzado una pequeña e ilusionante bajada de contagiados aunque las bajas siguen siendo terribles, horribles convertidas en cifras. Se espera un colapso en algunas zonas siendo Madrid y Barcelona, siempre rivales ahora hermanadas en el combate y la visión de ataúdes que aumentan más rápido que el tiempo necesario para procesarlos. Muertes solitarias de triste velatorio, sin tiempo a muchas lágrimas porque el goteo y el combate no tienen visos de parar...
Hoy una viuda desconsolada salía en televisión. Lloraba de rabia e impotencia, quiere denunciar negligencia. Sigue pensando como ciudadana en una vida normal Estamos en estado de alarma y librando una guerra, hay que discernir entre candidatos a la cura o casos que ante la urgencia es mejor dejar que mueran o resuciten, pero hay que elegir de una manera u otra...
Hablan de que pongamos mascarilla por decreto, pero me parece más una medida psicológica que efectiva, supongo que habrá opiniones divididas. Está claro que estaremos confinados el mes entero, si la cosa fuera bien, tal vez a mediados de mayo podríamos salir con restricciones...
Seguimos con la moral alta, pero es el único camino aunque me quite el sueño una noche más.


Sábado 4 de abril

Han aumentado el confinamiento hasta el día 25 a las 00:00 horas. No creo que nos pille a nadie por sorpresa y no será una sorpresa que lo aumenten hasta el inicio de la segunda quincena de mayo. No caemos, al menos yo no caigo u no quiero creer, en la mentira de auto engañarnos. Ya somos conscientes de la guerra, el enemigo y nuestro papel como carne de cañón. Sin embargo no acabo de ver a mis compatriotas convertidos del todo en soldados aunque ya lo son, pero creo que aún se aferran a la normalidad perdida que dejamos perder entre todos por los populismos y los nacionalismos ante los cuales nos quedábamos callados mientras defendíamos que la tierra es plana o que había que hacerse vegano. Por fortuna no son tiempos de antaño donde a los males de siempre se unía el fanatismo religioso, de cualquier religión. Pero hay fanatismos de siempre y fanatismos nuevos que prostituyen las causas con las formas y maneras...
Ha hecho un día soleado, con ligera nubosidad que hizo que no calentara y fuera espléndido como ayer, lo cual fue aprovechado para difundir la consigna de que tomemos unos minutos el sol. Somos presidiarios confinados en galerías penitenciarias que antes eran edificios, casas, hogares. Pero es sólo una apariencia, somos las mismas y los mismos de antes que nos hemos adaptado y tomando conciencia de que esto durará en función de si logramos frenar la pandemia, conseguir arsenal curativo, preventivo y acabar con el coronavirus. Ganar la paz con la crisis económica consiguiente a toda guerra mundial será otro cantar y nuestra responsabilidad a todos los niveles, pero antes ganaremos esta guerra que no sabemos cuándo terminará pero que sabemos que terminará, eso dice la propaganda de guerra...
Un grupo de expertos en algo de no sé donde, afirma que el lenguaje belicista debería ser suprimido porque infantiliza la pandemia. Ya es tarde para abandonar el tono belicista, es una guerra mundial y hay que llamar a las cosas por su nombre. Es sólo que nuestros nombres han cambiado de ciudadanos a soldados, de fallecidos por el coronavirus a muertos en combate, de sanitarios, policías, militares, kioskeros, conductores, obreros, limpiadoras, vigilantes de seguridad... Ahora son tropas de choque; de rojos, azules, amarillos y negros a compatriotas españoles. Hoy el portavoz en el congreso de ERC, un tipo inteligente, ilustrado, sagaz e intelectual además de insultantemente descarado, lleva desde 2012 haciendo honor a su apellido al resto de sus compatriotas españoles, hemos soportado las etiquetas, las quemas de símbolos nacionales que ahora son los que se baten el cobre enarbolando la bandera de todos que es la de España aunque adoctrinen cercenando la historia de Cataluña. Decía que si hablaba ahora de autodeterminación se le tiraría el mando de la tele a la cabeza. Está muy equivocado y errado. No hay tiempo ahora para eso y tampoco nos queda ya paciencia. Dice su socio de Gobierno catalán que el desastre de bajas y contagiados en residencias privadas de Cataluña es cosa de ERC...
ERC puede decir lo que quiera por medio de su portavoz, pero sus votantes y sus simpatizantes fanatizados desde la infancia son compatriotas y sus muertos, sus héroes cotidianos y sus camaradas de trinchera en esta guerra somos todas y todos. Siguen anclados en la Guerra Civil que tantos réditos políticos les dio, pero esa guerra ya no es nuestra guerra, desde los más ancianos hasta los más bebés, recordarán estos tiempos de combate con orgullo y con dolor porque estamos en comunión por encima de fronteras. Eso quiero creer porque todo esto debe dar a luz algo que merezca la pena a cambio de tantas muertes. Podemos olvidar el sacrificio, el hermanamiento patriótico de una nación renacida de sus propios charcos de sangre, pero no olvidaremos los muertos, se olvidarán a las heroínas y a los héroes porque volverá la normalidad y a sus trabajos cotidianos, pero no olvidaremos a los cadáveres, a los que podían haberse salvado si en lugar de dividirnos hubiéramos sido previsores y gestores de nuestra riqueza humana y material como Nación entre Naciones...
No me han cortado el suministro de televisión por cable. Hoy estuve zapeando por canales de las repúblicas hermanas de América, ver las colas en la Argentina, cadáveres en las calles de Guayaquil, Brasil...
Y EEUU sigue su rumbo de colisión. Occidente está gobernado por un amplio número de populistas papanatas que sacrifican a su ciudadanía. Cuando lleguen al millón y medio de muertos por el coronavirus tal vez capten el engaño de su Presidente, pero si EEUU cae, caeremos todos...
Hay más luces hoy en las ventanas a la hora de la cena. Es una visión que reconforta pero a la vez tiene algo de macabra, para colmo pasa un autobús urbano vacío salvo el conductor, que cumple su trabajo aunque no tenga viajeros. Nunca sabrá que verle pasar en su autobús vacío, me recuerda que pese a todo la vida sigue aunque sea al ralentí. Las tropas de choque y su sacrificio, valor y coraje diario es lo que nos ayuda en realidad a sobrellevar el confinamiento domiciliario...
Hoy encontré una botella de buen cava catalán, resto perdido de alguna Navidad. Me lo he tomado en la cena y ha sobrado para la sobremesa y hace un efecto soporífero que se agradece aunque el alcohol es mal compañero de encierro...
Hacía ya semanas que no me acostaba con la certeza de que voy a dormir pronto...
Como siempre...
Como antes.

Domingo 5 de abril

Hoy las cifras oficiales son buenas. Sólo seiscientos muertos. Serán buenas pero la cifra me hiela el alma, son menos que días anteriores, cierto, y los expertos en estas cosas dicen que vamos bien a la vez que la siguiente noticia son los hospitales de campaña preparados para avalancha de contagiados. Me resulta difícil conjugar ambos datos y me aferro a que son buenas noticias porque son menos muertes que ayer, pero y mañana... Los lunes suben las cifras, algún galimatías al procesar los datos nacionales, que si unos no dan cifras, que si los otros esperan o no cuentan, pero son menos muertos, menos fallecimientos pero la ofensiva no se ha logrado parar del todo mientras arrecia la guerra en el continente americano...
Hoy me enteré de que ha fallecido un habitante del edificio. No le conocía y casi no recuerdo haberle visto, algo mayor y con problemas de pulmón tras gastar su vida laboral gastando salud en la fábrica. Es lo más cerca que me ha tocado, de momento y toco madera, la lotería de la muerte. Pero casi sin darme cuenta he llamado a los míos y estaban bien.
He tratado de ver una película y al final me dormí casi dos horas. El tiempo detenido en el asfalto, cuando no pasa un coche o un camión que lo mueva, pesa como una losa aunque las luces de los edificios nos unen en comunión en cierta forma. Alguien mirará mi ventana en la lejanía con la luz encendida y pensará como yo que no están solos, confinados sin salir. Hay que reconocer que la guerra nos ha unido espiritualmente, no en el sentido religioso, como pares entre pares. No éramos tan malos como nos quisieron hacer creer y combatimos con igual valor que otras naciones, nadie nos podrá arrebatar eso, nadie.
Tengo la tele encendida pero no la escucho y apenas la veo, con la mente en otra parte como cada noche. He pensado tomar algo para dormir, pero me da miedo que pasado el confinamiento no sea capaz de pasar sin la pastilla para dormir...
Quedan tres semanas de confinamiento, es lo que hay, es lo que toca.


Lunes 6 de abril

Las cifras de muertos, terribles, dan un suspiro de alivio y prepara la esperanza para seguir luchando. Ahora estamos entretenidos con el tema de las mascarillas, primero para las tropas de primera línea y cuando la producción lo favorezca, usarlas el resto de ciudadanía pero de momento es una quimera...
Ya hablan de confinamientos parciales a medida que la situación se vaya estabilizando y la ofensiva sea nuestra, ahora sólo cavamos trincheras en una delgada línea roja. El mandamás británico que por cabezonería de resquicios imperiales no quiso secundar a Italia, España t Unión Europea ha ingresado en la UCI. Sólo falta que lo pille el Trump y la ironía macabra será total. No me alegro, pero es una prueba del cretinismo con que en algunos sitios han actuado ante la pandemia. Nueva York habla de fosas comunes temporales. Me pregunto si Trump esperará al millón y medio bajas entre sus compatriotas para tomar medidas severas, pero su electorado compra armas...
Por cada una buena noticia, surgen tres preocupantes, pero la moral está alta.


Martes 7 de abril

Jarro de agua cifra al ver que los muertos aumentan respecto ayer, aunque tampoco nos pilla por sorpresa, yo al menos me dije que había que esperar a hoy igual que ahora toca esperar a mañana...
¡Que gran lección política nos ha dado hoy el líder de la oposición en Portugal! Es evidente que no puede extrapolarse el escenario político pero nuestra clase política debería tomar nota y dejarse de aprovechar para hacer oposición electoralista. No se puede reprochar al señor Sánchez que se apoya en sus socios cuando quienes deberían ser junto con el Gobierno conscientes del esfuerzo de guerra se dedican a hacer política que no está a la altura de las circunstancias, aunque harían lo mismo estuviese quien estuviese, pero ese gesto en Portugal de apoyo sin fisuras al esfuerzo de guerra debería ser ejemplo para la Unión Europea y para nosotros. Mueren demasiados todos los días y se sacrifican miles a diario como para soportar comportamientos políticos que o están fuera de lugar o simplemente no vienen ahora a cuento...
Otra vez he ido a la farmacia y otra vez deberé salir mañana. Por fortuna es cerca y mantengo la distancia social y demás, pero siempre hay alguien que tiene que ser la excepción. Cada vez cuesta más contenerse ante comportamientos que no respetan la distancia social, pero no queda otra,,,
Hoy quería ver las estrellas, pero está nublado y sólo se ve oscuridad.


Miércoles 8 de abril

Las ilusiones de días atrás reciben un nuevo mazazo consecutivo al superarse las muertes ayer. Por si fuera poco, el ministro de Sanidad se ve obligado a corregir a una colega con lo que la fecha ya casi mítica del 25 de abril a las 00:00 hora zulú, es una quimera...
Tomando el modelo chino, serían once semanas con lo cual el confinamiento para la gran mayoría seguirá al menos la primera quincena de mayo. Hay que sumar el tema de las mascarillas, que ni hay aún ni son obligatorias. Se ven escenas costumbristas como la señora con guantes y mascarilla que se encuentra una conocida y para hablar se la quita, se la baja a la barbilla...
Cola en la farmacia y cola en el supermercado, con el rollo de la Semana Santa han vuelto escenas de colas, compras casi compulsivas. En la entrada de la farmacia hay un gel que te obligan a usar, en el supermercado hay otro pero nadie lo usa, yo sí al entrar y salir, ya me la suda la negligencia del prójimo...
Un pariente ha ingresado, no de trato cotidiano ni habitual, el típico pariente que conoces desde niño y con el que te topas al menos dos veces al año: velatorios y movidas jurídicas. Aún así me invade el pensamiento de que libra mi entorno...
Esta guerra es cruel como todas las guerras y parece que aún no queremos entender la enorme y gigantesca responsabilidad que tenemos como sociedad cuando acabe toda esta mierda. Mientras, los narcos de La Línea planean celadas a las fuerzas del orden y algunos compatriotas se portan como traidores intentando irse a la casa de veraneo, a la playa, a hacer el imbécil...
Encontré un viejo reproductor de vídeo. Que obsoleto y fuera de tiempo se ve lo que era un buen aparato. Ahora languidece en el fondo de un arcón que fue cesta navideña.

-¿Quedaremos obsoletos en el fondo de un confinamiento?- me pregunto antes de quedarme dormido...

Pero nadie responde, salvo una vieja canción que escupe un obsoleto reproductor de video.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 

 
 
 
 
                                                      



No hay comentarios:

Publicar un comentario