The Adversiter Chronicle

sábado, 30 de septiembre de 2017

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre


Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle

GH REVOLUTION: ¡VAYA MIERDA!

Llegó a su inicio una nueva edición de Gran Hermano y se esperaba la misma con cierta ansiedad y expectación gracias a una campaña de promoción donde se anunciaba una edición distinta a todas siendo significativo el título revolucionario, la amplitud de la casa en comparación a otras ediciones y un logotipo que renuncia al número de edición y se sustituye la pupila electrónica de la cámara por una X que más parece que han dejado el ojo a la virulé tras meterle una buena hostia...

Pero el hostiazo nos lo hemos llevado los televidentes, seguidores, fans y junta letras cuando nos hemos encontrado conque la edición es una auténtica mierda y además infumable por la sencilla razón de que han querido innovar tanto y cuajar la edición de sorpresas y de giros inesperados pero cercenando la magia del formato que no es otra que poder sentirnos Dios, omnipresentes gracias a las cámaras emitiendo las 24 horas en directo y todopoderosos gracias a que votando teníamos el poder de decisión. Lo que han logrado en realidad es sentirnos engañados, estafados, decepcionados y desencantados ya que el nuevo formato no es Gran Hermano y se acentúan los defectos surgidos tras la marcha de Mercedes Milá como máxima sacerdotisa del concurso.

No se puede gastar dos aurelios por minuto para votar o no votar a alguien y mucho menos hacer una crónica de los avatares del concurso. Quitar la emisión en directo las 24 horas y crear un híbrido donde la audiencia nos limitamos a ver las imágenes que selecciona la productora, seguir dos horas y medio al día como mucho en directo y los distintos contenedores donde muestran los resúmenes, sirve para Supervivientes o estancias más o menos prolongadas en simulacros de granjas con corral pero no para Gran Hermano ya que desconocemos por completo a los concursantes, sin referencias previas. La gracia y la sal del programa estaba en que la audiencia gracias al seguimiento continuo iba desgranando las distintas personalidades, captando las tramas pese a que siempre cambiaban el plano en lo más interesante para emitirlo posteriormente en galas y debates, pero funcionaba.

Surgen pues las dudas de que la audiencia y sus preferencias por uno u otra concursante estén inducidas como pasó con la primera expulsión, donde se ha alterado la nominación y la decisión de expulsar, donde los concursantes votaron de forma unánime expulsar a una concursante que de decidir la audiencia seguramente seguiría en el concurso y donde ha quedado la inquietante sensación de que en realidad la producción decidió que había que echarla utilizando a sus compañeros; es algo conspiranoico, ya lo sé, pero si te paras a pensar el por qué de destrozar el formato te vuelves teórico de las conspiraciones televisivas y surge la hipótesis de si será que la cadena no renueva los derechos de emisión y trata de hundir el formato para que otra cadena no lo compre...

Aparte teorías más o menos rebuscadas y de impotencia de tele espectador, lo cierto es que se han cargado esta edición y tanto los resúmenes habituales como los de nueva creación sólo aumentan lo grotesco de la edición de este año. Las cosa ya soltaba tufillo a mierda, suponemos que con tufo residual en la casa, cuando meten nada menos que a cien concursantes los días previos y se montan una entrada en la casa que amén de soporífera y pesada resultaba desconcertante sin que las labores de presentación de Jorge Javier ayudaran a mitigar el desconcierto inicial que se ha prolongado hasta el momento de escribir esta crónica.

Jorge Javier no es apto para presentar este formato, no tanto por los motivos de la acusación en las redes sociales, es un presentador que se ha formado en su oficio en programas de otra dinámica y otra audiencia, cierto que hace ya tiempo presentaba maneras de todo terreno pero a medida que ha ido ampliando su actividad profesional nos resulta un maestro de ceremonias fuera de lugar y donde persiste en ir de azote ético y moral juzgando la actuación de los concursantes, encabronándose con los familiares y empeñado en una retórica argumental donde si no consigue que le digan que sí a sus teorías de comportamiento, se enfada y además de manera ostensible. No es un aliado de los concursantes como era Milá y da la impresión de que no sabe, no puede o no quiere adaptarse y ser simplemente el presentador de Sálvame que también presenta Gran Hermano, y eso por desgracia no cuajó la pasada edición ni ha fraguado en ésta, lo cual aumenta la sensación de que esta edición es una auténtica mierda y no es GH.

Nos quedaba el consuelo y la esperanza de Jordi González en los debates, pero parece que los mismos se han contagiado del formato y encima meten a la Teresa Campos de colaboradora estrella y la imagen fue sencillamente patética con una imagen de una mujer entrada en edad que no está bien del todo, que no soporta estar de pie, que no se entera porque no tiene la mente para ello de lo que ocurre en el plató con un Torito que no paró de hacer cuchufletas y gansadas que tenían su punto en Que tiempo tan feliz o intermedios en bingos parroquiales, pero la Campos transmitió una imagen de que no está recuperada del todo para aguantar un directo, los focos, el lameculos de Torito y la dinámica de los debates, un gancho que más que atraer audiencia seguramente ha espantado de manera irrecuperable a un porcentaje de la misma.

Así que lo siento mucho pero nos es imposible hacer un seguimiento del concurso porque sencillamente no vemos el mismo. Hacer una crónica en base a los resúmenes con unas galas y debates que repiten hasta el hastío las mismas imágenes una y otra vez logran que sea imposible hacer un juicio de valor del valor de los habitantes como concursantes, sería una estafa a los lectores y lectoras así como una injusticia con los protagonistas. No cancelarán la emisión porque sería tumbar a Jorge Javier de sumo pontífice en labores de presentación en la cadena así que sólo queda la esperanza de que retomen el rumbo, pero tiene mala pinta esta edición...
¡¡Han querido hacer una revolución y les ha salido un zurullo!!

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 

 
theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                     

No hay comentarios:

Publicar un comentario