The Adversiter Chronicle

viernes, 1 de septiembre de 2017

"Bits a bits", suplemento vídeoconsolador


Una sección de Kitapayá en exclusiva para The Adversiter Chronicle

AIR CONFLICTS *VIETNAM*
ULTIMATE EDITION -

Hoy la propuesta va dirigida especialmente a jugadores veteranos más que a las generaciones digitales, no por cuestión de edades que no existen a la hora de jugar pero posiblemente los menos veteranos lo consideren un videojuego un tanto obsoleto y muy alejado de los grafismos actuales; es un vídeojuego de los llamados de simulación que fueron los grandes sacrificados en los 70´s y 80´s, generalmente lentos de cargar y grafismos muy limitados. Por otra parte se trata de una exitosa saga de vídeojuegos ambientados en distintos conflictos aéreos siendo éste que os propongo ambientado en la Guerra de Vietnam...

Aunque confieso que en un principio se nota esa obsolescencia lo cierto es que está genial en cuanto a ambientación y si habéis jugado a los vídeojuegos propuestos en los dos artículos anteriores es inevitable echar en falta los modernos grafismos pero, que seguramente costará más a generaciones digitales, para quienes vídeojugasteis en los 70´s y 80´s el entorno gráfico os resultará familiar porque la potencia gráfica es excelente y logra esa sensación de estar ante un producto moderno con el encanto que a veces acompaña los recuerdos, esa gratificante sensación de volver a un lugar del que saliste hace tiempo. Así que fuera complejos de la edad, tikis mikis gráficos y demás tonterías que desaparecen en cuanto se retoma el hábito del vídeojuego.

Comenzamos por la ambientación, excelente para su resolución en pantalla donde podremos hacer vuelos rasantes o bombardeo amén de desplazar tropas sobre la jungla o bajo la niebla sobrevolando los paisajes vietnamitas, en misiones basadas en misiones reales y con una panoplia de aparatos míticos de la era tanto ala fija como variable. Todo ello con la banda sonora de fondo donde, tras unos minutos inevitables de adaptación a los mandos, las inmersión total del vídeojuego es magnífica y nos sentimos como si realmente estuviéramos allí, posiblemente porque Vietnam es una guerra que hemos visto en documentales, películas y porque los 60´s no se entienden sin las imágenes de la guerra que de una u otra forma los jugadores veteranos tenéis grabadas a fuego, factor sin duda determinante para que a jugadores digitales les falte ese puntito que logran los efectos visuales y una memoria de imágenes con la Guerra en Irak más frescas.

Tenemos varias formas de ver la acción, desde la cola de los aparatos, desde el visor de tiro y desde la perspectivas de la cabina lo que hace que según la modalidad que escojamos la visión del campo de batalla sea distinta, lo mejor es combinar varias y cuando ya tengáis vicio jugar la campaña completa desde la visión de la cabina que llega a resultar en pleno desarrollo de     las refriegas algo claustrofóbica y por instinto cambiamos de modo subjetivo. Sea de una forma u otra o bien ambas tres, disfrutaréis sobrevolando jungla, la embajada americana   en Saigón sin faltar bombardeo a unidades navales y tener pericia para regresar sano y salvo al portaaviones. Deberéis coger pericia pero las misiones de bombardeo enganchan y te olvidas de escrúpulos sociales para convertirte en asesino en Vietnam, es decir, piloto de B-52...

Hay un paroxismo total cuando ocupamos la plaza de artillero de puerta en un Huey o un Chinook y barremos con fuego de ametralladora a las unidades enemigas, esa escena tanta veces vista en películas del artillero que disfruta casi psicopáticamente de su trabajo exterminador. Un buen simulador dentro de su categoría y un buen vídeojuego sin más pretensiones que entretener pero, y lo logra, con una inmersión total que hace que el tiempo deje de percibirse por nuestras neuronas, o sea, entretenido, divertido y estimulante.

Os lo recomiendo por sus virtudes, trabajo de coordinación y reflejos entre otras, pero obviando sus defectos que no son tales sino sólo paso del inevitable tiempo que hace que los avances hagan viejo rápidamente un producto, lo cual es ya inherente a cualquier producto. La música, los paisajes y la sensación de volar nos hace olvidar que es relativamente sencillo cumplir las misiones pero no es tan sencillo llevarlas a cabo. Así que poner unas birras frías al lado de la munición, dejar que la música os acerque al campo de batalla mientras vuestro estado de consciencia se va alterando en vuelos rasantes o siguiendo un río para que no os entren dudas morales sobre si es o no es una guerra limpia. Confieso que no he acabado de exprimirlo, quizás porque me lo he pasado tan bien que me resisto a terminar de acabarlo porque como siempre os digo:
¡Quien no se consuela es porque no vídeojuega!


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 

 
 
theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                   



No hay comentarios:

Publicar un comentario