The Adversiter Chronicle

lunes, 25 de septiembre de 2017

"El ojo púbico", por P. Gargajo Bilioso


Una sección de Palomino Gargajo Bilioso
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

La clase política secesionista ya piensa en clave electoral anticipada

Entre el humo, el ruido y la histeria parece que la clase política secesionista catalana ya piensa en clave electoral de autonómicas anticipadas en Cataluña y dentro de una semana dejarán a las juventudes anarquistas y anti sistema que traten de tomar la calle para seguir viviendo del chollo tras la cita electoral y seguir dando la imagen a observadores ajenos a la idiosincrasia hispana y allende las fronteras de que hay una insurrección ciudadana. Por el camino, estos siete días que faltan para el 2 de octubre, siguen el plan y utilizan la buena voluntad de los votantes independentistas para seguir la mascarada de la secesión ilegal.

Que nadie piense que todo sucede de forma espontánea, el señor Puigdemont y Junqueras junto al resto de la camarilla política secesionista ya sabían los pasos que el Estado y la legalidad constitucional vigente iban a dar si seguía el farol de desafiar la legalidad vigente y la creación de otra legalidad ilegal al estilo bolivariano. Sabían de antemano que parte del electorado que no está de acuerdo con sus triquiñuelas demagógicas saldría a la calle con el señuelo de que se impide a Cataluña manifestar su voluntad en las urnas y, cegados por la indignación democrática, tragarse la historia de que España sigue en 1936 con un sistema de 1975, los mismos que verán con espanto como el día 3 de octubre someten al cierre de sus negocios, perturban la tranquilidad de sus barrios y sigue el circo del sí o sí sin importar lo que se daña por el camino que lleva a ninguna parte.

Además se juega con la profesionalidad de la policía autonómica, única razón verdadera por la que el señor Puigdemont proclamará la secesión en las primeras horas del día 2 si es que la triquiñuela logra que los miembros del cuerpo se nieguen a cumplir las órdenes emanadas de la legalidad vigente y a la que están subordinados. La tardanza en actuar para auxiliar a la Guardia Civil en los registros de la semana pasada fue un retardo por motivos y órdenes políticas pero se empaña la profesionalidad de sus integrantes haciendo y logrando para los noticieros que la imagen sea de que el cuerpo en su conjunto no quiso acudir en un primer momento; esto tampoco lo ve la ciudadanía independentista, que reitero que no es lo mismo que ser secesionista, y es aprovechado por el señor Puigdemont y resto de subalternos, que no lo son en realidad y él lo sabe desde el principio de todo este circo político.

El día 3 de octubre, la CUP impondrá una huelga revolucionaria camuflada de huelga patriótica, algunos de esos indignados que exigen el derecho a votar sin comulgar con la demagogia secesionista ilegal verán como les obligan a echar el cierre a sus negocios, algaradas de kale borroka en sus calles y rota la tranquilidad diaria. El objetivo es lograr que el Estado aparezca con métodos franquistas de cara al exterior aunque será la policía autonómica quien tendrá que acotar y cortar el intento de caos inherente a toda estrategia anarquista. Lo que no se entiende es que por un lado se proclame que el día 2 habrá secesión sí o sí ,mientras que se anuncia huelga general al día siguiente lo que ya es prueba contundente que lo de menos es que se vote o no se vote el día 1 porque la respuesta del Estado y del imperio de la legalidad constitucional vigente es contundente, inteligente y proporcional a los desafíos que hora tras hora lanza el señor Puigdemont.

De forma que el domingo habrá simulacro de urnas, de papeletas y de colegios electorales. Mientras la ciudadanía independentista, indignada por inducción y que se ha tragado que España está en 1936 y que Franco rige los destinos de España desde el mundo de ultratumba, el señor Junqueras estará cómodamente instalado en su cuartel general preparándose para tomar el mando mientras Puigdemont hará el papel de honorable presidente derrotado por la fuerza represiva franquista y tratará de convertirse en un mito viviente para que no se descubran sus vergüenzas de gestión como alcalde; la CUP por su parte esperará impaciente y con alboroto la hora de tomar las calles...

Lo cierto es que el secesionismo, sus políticos, van a tumba abierta confiando en un fallo del Estado que se pueda vender al resto del mundo porque en lugar de tratar de convencer o al menos que se comprendieran sus argumentos en el resto del Estado, el secesionismo ha jugado la fallida carta de convencer a todo el mundo menos a España. Juega con los fantasmas de la Guerra Civil en una retórica que no tiene nada que envidiar a la de 1936 en vísperas del alzamiento militar con la sutil diferencia de que son ellos y sus votantes quienes siguen los segundos en tal convicción mientras los primeros lo proclaman mediáticamente para consumo de sus masas y tener argumentos en campaña electoral de forma que no pierdan votos y ganen algunos mas. Por supuesto así es
entendible que el señor Puigdemont se inmole proclamando la república catalana y del señor Junqueras se haya cubierto las espaldas hace meses, además cuenta utilizar al señor Rufián que apunta esas maneras de político que vivirá de ser tal y acabará entrando en la vejez defendiendo posiciones que ahora ni se imagina y que yo no veré. Su insolencia e indolencia sólo es atribuible a su juventud y que le han lavado el cerebro sin que lo sepa ni se de cuenta, divirtiéndose como sólo siendo joven y bien criado que ha tenido acceso a una buena educación puede hacer menospreciando a quienes le precedieron, pero será un buen ornamento y autor de performances en el Congreso de los Diputados para el señor Junqueras a partir del día 2 de octubre...

El día 2 de octubre la legalidad constitucional vigente seguirá siendo tal porque si el señor Puigdemont fuera tan honesto y honorable como quiere vender a consumidores y usuarios electorales hace ya tiempo que hubiese incitado a la insumisión ciudadana en forma de no pagar impuestos, huelgas de verdad con el turismo bloqueado en sus hoteles y el cierre de “fronteras” por parte de los Mossos, pero es todo un farol donde las cartas son los votantes, jugar con los sentimientos y una verborrea al estilo de los debates parlamentarios de la II República cuando el mundo se debatía entre la democracia parlamentaria y los extremos en forma de fascismo de derechas y de izquierdas cuajados en el nazismo y el comunismo que trataban de acabar con las democracias parlamentarias jugando al igual que hoy en día con los efectos de la crisis económica y de nacionalismos encauzando la rabia y la indignación ciudadana...

Hemos de confiar en que policía autonómica, Estado y ciudadanía sepan reaccionar a lo que ocurrirá tras el supuesto recuento, la supuesta victoria del sí, sea sí o sea no, y la proclamación de la república catalana por parte del señor Puigdemont. Todo ello con su permisividad al intento de crear caos de anarquistas y anti sistema porque así, de paso, serán neutralizados por las fuerzas del orden y sus votos en la cita adelantada a las urnas pasen, si puede ser, a sus partidos y en el peor de los casos neutralizar su fuerza, que ya no será útil el día 5 de octubre, por las fuerzas de seguridad
     autonómicas y estatales. Todo ello con la anuencia del señor Pablo Iglesias y el soviet supremo de PODEMOS que se apuntan a cualquier bombardeo por no perder la masa votante indignada del 15-M y minar a la familia socialista que sufre en Cataluña el acoso que ya vimos en Euskadi por parte de las juventudes etarras y donde alguno de sus integrantes, ya talluditos, están asesorando a las juventudes de la CUP...

Terminar señalando el cinismo del PNV que también mira a medio plazo tratando de ver los errores del secesionismo catalán para no repetirlos cuando dentro de tres o cuatro años se vuelva a lo mismo pero afectando también al País Vasco, con el problema de cómo controlar a Bildu que es el problema que tendrá Cataluña con la CUP a partir del día 2 de octubre. Al resto del planeta nos queda soportar siete días de demagogia escenificada en las calles, manifestaciones provocativas y suspirar porque llegue el día 1 de una vez, todo ello con la generosidad que es inherente a toda democracia donde hay libertad de expresión aunque todos veamos un rey desnudo donde algunos jalean y aplauden a un rey, convencidos, de que va investido de ropajes de dignidad y democracia que tapan la desnudez de la demagogia...
Así de simple y así de complicado.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 

 
 theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                  
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario