The Adversiter Chronicle

lunes, 2 de octubre de 2017

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre


Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

TERMINATOR GÉNESIS (2015)

Siempre hubo una buena rivalidad entre dos de los grandes del cine de acción de los 80´s, que no eran otros que el Stallone y el Arnold Schwarzenegger, que probaron con distinta fortuna triunfar en la comedia. El mejor parado fue el bueno del Arnold que siempre combinó una trama de acción con un personaje en el que, generalmente bien arropado por los secundarios, era una visión del héroe de acción riéndose de sí mismo; al Stallone le pesaba demasiado su careto limitado para muecas donde no acababas de creerte su personaje.

Y es que abordamos con cierto temor el título de hoy, una vuelta de tuerca más para alimentar la rentable y popular saga de Terminator, que se anuncia como la trama inicial de la saga, lo cual nos dio algo de repelús porque no teníamos ni pajolera idea de que la hubieran rodado pero sale el Arnold de protagonista y entre el atractivo de la saga y la fidelidad al Schwarzenegger decidimos concederle el beneficio del visionado así que dejamos aparcados el mocho, la linterna y la caja de herramientas para disfrutar del mismo con susto al inicio del metraje porque todo parecía indicar un subproducto para estirar el chicle...

Porque Jason Clarke tiene un careto que ya asusta y predispone al espectador de que, aunque sea el hijo de Sarah Connors, va a ser el villano de la película con permiso de Skynet, ese villano informático que toma consciencia de su ser y al igual que HAL9000 considera que acabar con el ser humano es la única vía posible, ya sea para completar una misión espacial o eliminar un riesgo para el planeta y el nuevo ser. Además tiene el rostro surcado de cicatrices de combate contra las máquinas y lo primero que nos chocó como espectadores veteranos es que Sarah Connors tuviese un hijo con semejante careto, tal vez condicionado nuestro raciocinio por el mismo papel interpretado por Christian Bale en otro filme de la saga.

Nos costó también un poco digerir el careto de Jai Courtney pero nos sorprendió gratamente por su capacidad de muecas faciales lejos del estereotipo de actor con estética de tipo duro y limitaciones de expresividad facial, pero sabe manejar cejas, boca y ceño para terminar por lograr un actuación rica en los pocos matices que la acción permite al personaje. Por un momento, en los primeros minutos y primeras escenas, nos temimos lo peor y que todo iba a quedar en una actualización del original siendo el Courtney un protagonista fracasado al intentar emular al Arnold aunque afortunadamente todo era un logrado homenaje al original de los 80´s con un salto espacio temporal que nos despejó la pesadumbre inicial y logró atraer nuestra atención.

Porque una de las gracias, logro del guión y de Alan Taylor en la dirección de esta producción de 2015, reside en ese homenaje al original que emociona a quienes la vieron en su época aunque puede que pase desapercibida a las generaciones digitales de espectadores sin que tampoco les sea repulsiva porque imita el original y no desentona en la trama donde Emilia Clarke encaja perfectamente en el papel de una Sarah Connors casi adolescente aunque el rollo espacio temporal, como siempre ocurre en estos casos de presentes alternativos donde el mismo es pasado y se trata de alterar en el futuro, peque de alguna que otra incongruencia, pero Sarah Connors vuelve a conquistar nuestros corazones y a esas alturas del metraje en su primera mitad ya nos ha conquistado como hizo en los 80´s Linda Hamilton y sus bellos senos...

Y por supuesto el Schwarzenegger que sin ser infiel a su personaje de robot protector destila la experiencia de los años transcurridos y se ríe de sí mismo, porque aunque no aparezca en el plano, sabemos que está ahí y Sarah Connors está a salvo en su compañía; un robot que ha desarrollado el sentimiento de la nostalgia, tal vez incluso un sentimiento de amor que le humaniza pese a que Sarah aunque le llame abuelo sabe que es una máquina, pero que en su ausencia necesita mirar su foto; tal vez cariño cibernoide o tal vez sólo una manera de su programación de continuar con la misión programada pero sin dejar nunca de dotar de humor a su personaje que logra simplemente con una sonrisa...

Nos lo hemos pasado muy bien y en realidad es más de lo de siempre, casi un resumen de modelos de Terminator que han desfilado por la saga a lo largo de las décadas desde su estreno, obviamos las incoherencias espacio temporales y una vez más aceptamos el juego porque pasa como con Alien El 8º Pasajero que siempre queremos una secuela más aunque sepamos de memoria lo que va a suceder, pero nos atrae o tal vez simplemente es que trae recuerdos de cuando éramos jóvenes y vimos las originales, lo cual dio pie tras su visionado a una animada tertulia sobre la saga y el paso del tiempo que nos hizo llegar a la hora de fichar sin darnos cuenta, que sí se la dio el turno de mañana al ver que el de noche no hicimos nada...
¡¡Cosas de la magia del séptimo arte!!

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 
 




theadversiterchronicle@hotmail.es                                              
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario