The Adversiter Chronicle

sábado, 11 de julio de 2015

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre


Con la colaboración de Mars El Grouchu en exclusiva para The Adversiter Chronicle

SUPERVIVIENTES 2015: Finalistas con pollo (a la Pantoja)
Podría comenzar este artículo comentando que ya estamos en la final del concurso con un finalista de oficio, ese hombre pegado a un pene de Nacho Vidal, que Fortu fue eliminado preguntándose aún el porqué sin percatarse que lo echaron por sus chifladuras cada vez que salía nominado aunque culpe a la polémica de su broma en base a que iba a contratar los servicios de una prostituta y que el resto de finalistas son el recluta patoso de Rubén junto con el narcisismo elevado al tupé de Crístofer y, el mejor en mi opinión, del Rafi Camino...

Pero todo ello carece de importancia con la expulsión el pasado jueves de Chabelita y el definitivo protagonismo de las historias transversales al concurso con un éxito antológico por parte de Tele5 explotando el protagonismo rosa donde el concurso y la supervivencia pasan a un segundo plano.

Chabelita Pantoja llegó hasta el momento semifinal gracias a que ha demostrado que pese a las apariencias y las crónicas es una mujer que da honor y lustre al apellido que lleva, tal vez porque su genética es distinta. En una primera fase, sobre protegida por sus compañeras tan pijas como ella, vimos una pobre niña ñoña que apenas hablaba y donde daba la sensación de que simplemente se dejaba llevar para ganar fácilmente unos aurelios...

A mitad del concurso y a medida que la presencia femenina iba siendo eliminada vimos una Chabelita que hablaba un poco más, que sabía argumentar y dispone de vocabulario para dejar las cosas claras a la vez que iba superando nominaciones para llegar finalmente, rodeada de machos alfa, a un estado empático hacia el espectador ante su gracia, su inteligencia y su entorno dando el cante y montando uno de esos pollos que la hicieron alunizar alucinando en el plató con Jorge Javier luciéndose como jefe de pista y una Chabelita Pantoja que se ganó a la audiencia con sus palabras que no eran ni espectaculares ni grandilocuentes, sólo sinceras de una mujer cuya adolescencia tal vez no fuera esa jaula de oro que imaginamos.

Llegados a este punto llama la atención las filigranas de la productora del concurso y de la cadena para estirar el chicle llegándose al paroxismo y al clímax con la entrevista tras la expulsión por parte de Jorge Javier a la concursante hija de la Pantoja con esa inquietante presencia de fondo de Dulce, que fue niñera y ahora patológicamente protectora asumiendo el desquiciante rol de segunda madre y el rencor de que el clan de Cantora sólo la viese como una empleada prescindible, como una trabajadora por cuenta ajena cuyos jefes la despachan porque es prescindible...
No sé a ustedes pero a mí Dulce me da grima, me transmite malas vibraciones y me recuerda a las típicas canguro psicopáticas del cine de terror.


Una Chabelita Pantoja en definitiva que hizo un muy buen concurso pese al lastre que la rodea y que se sintió desamparadamente sola a su regreso con la que empatizamos enseguida porque todos al menos una vez en la vida nos sentimos igual, ya sea en una estación de autobuses o en un plató televisivo. Pero también empatizamos con su entorno a los que se acusa de peseteros cuando todos haríamos igual si nos ofrecieran dinero como aceptamos endeudarnos cuando nos regalaban crédito los bancos. El clan Pantoja es un isla de solitarios en su avaricia y esclavos de la misma mientras que Chabelita es una mujer que se fía de su instinto y que sólo aspira, como aspiramos todos y todas, a que el cuento feliz de la familia feliz y amorosa no sea otra patraña que nos inoculan de niños.

Esta edición no vemos supervivientes por el encanto de la dificultad en circunstancias adversas, nos gusta porque vemos la adversidad en circunstancias difíciles provocadas por la cuña de la misma madera y en la que nos sentimos identificados olvidando nuestros fantasmas para refugiarnos en el regocijo de los fantasmas en personas ajenas, en ver sus miserias aireadas...

En fisgar.


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 


 
 
 
 
                                                                







No hay comentarios:

Publicar un comentario