The Adversiter Chronicle

sábado, 25 de julio de 2015

"El sermón de la pradera", por el padre I.N. Mundicia


Una sección del padre I. N. Mundicia en exclusiva para The Adversiter Chronicle

NOS ESTAMOS DESCARRIANDO

Una vez más queridos feligreses debemos alzar la voz para denunciar a una clase política que permite a rojos, ateos y masones acabar con tradiciones y costumbres arraigadas tales como la escolta en las procesiones insultando nuevamente al Señor y obligando a su rebaño a descarriarse y ver como algo normal que las sagradas fiestas sean iguales que las de sodomitas y pervertidas, antitaurinos, herejes y protestantes.

Duele más cuando la ofensa proviene de una ciudad como Oviedo, custodia del sudario, leal, invicta y honorable que fue fortín contra las hordas rojas, capital de la tierra de la Virgen de Covadonga convertida ahora en ariete de las ciudades y localidades que reniegan de Jesús, insultan a los creyentes y cuentan con el beneplácito del gobierno de España, duele mucho más porque tales decisiones serán sin duda imitadas en otros lugares confundiendo modernidad con acabar de cualquier forma y manera con las tradiciones religiosas que han hecho de España paladín de la Cristiandad.

Creo haberos comentado en alguna ocasión que Jesús era hijo putativo de carpintero, y si os tomáis la molestia de leer los evangelios, podréis apreciar que la tradición de escoltar a Jesús por las autoridades policiales municipales tiene una profunda raigambre por cuanto, ya desde su nacimiento, el niño Dios tuvo una cercana relación con la soldadesca, fuera municipal o estatal que solían escoltarle durante su predicación por no hablar de la escolta conque los romanos tuvieron a bien dotar mientras sufría el martirio y posterior muerte en la cruz y puedo aseguraros queridos feligreses que en aquellos tiempos los romanos no escoltaban a cualquiera aunque cualquiera pudiera ser crucificado según su ateo código penal, pero queda fuera de toda duda razonable que Jesús fue escoltado numerosas veces a lo largo de su vida lo cual justifica que siga con escolta dos mil años después, dos mil quince años para ser exactos.

¿Quiénes son las autoridades munícipes para quitar la escolta de cristo?
¿Acaso quieren hacer de Oviedo y resto de capitales de provincia un ariete contra la Cristiandad?
¿Es que merece más escolta un ser humano vulgar y corriente, por mucha autoridad que sea, que Dios?
¡Hemos de exigir que las escoltas procesionales sigan vigentes por encima de prejuicios e ideologías!
¡Recemos y oremos, feligreses, recemos y oremos porque no sólo estamos hablando de una escolta ceremonial, hablamos de la esencia de nuestras tradiciones y respeto!
¡Hoy es la escolta, mañana el carácter festivo y pasado la prohibición de asistir a procesiones!

Son tiempos estos de oscuridad atea y es cuestión de tiempo que de supuesta claridad hereje. Seamos dignos de Dios, seamos dignos de ser creyentes y seamos dignos de ir a votar para botar este brote de ofensas continúas porque puede acusarse a Jesús de ser un greñas y un barbudo pero nunca de llevar coleta para decir que podemos, cuando predicaba, imponer una idea, unas costumbres y el beneplácito de las autoridades para acabar con cualquier tipo de oposición a sus predicamentos siendo ejemplo la Iglesia una vez más, de ejemplo reitero, de tolerancia y afán común ahora que se trata de eliminar todo rastro de sus tradiciones que son las de la propia sociedad...


Ir en paz queridos feligreses pero ser combativos contra aquellas autoridades que sin más representatividad que la terrenal en forma de votos democráticamente emitidos por la plebe se convierten en chusma que prefieren insultar al Señor para vivir como señores que presumen de que se puede para tener poder sin importarles que se descarríe la sociedad cual ovejas ante un carnero en primavera.
AMEN

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 


 
 

theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                                       
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario