The Adversiter Chronicle

martes, 15 de enero de 2019

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre


Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

LOS SIETE MAGNÍFICOS (2016)

Resultaba inevitable que dejáramos aparcados los mochos, caja de herramientas y linterna para visionar esta producción, reciente para nuestros cánones, del 2016 y dirigida por Antoine Fuqua. Por un lado el título en sí y tratarse de una nueva versión del clásico del mismo título de 1960 y dirigida entonces por el siempre fiable del John Sturges con un reparto que se queda grabado a fuego en la retina del espectador y conquistaba el corazón de las espectadoras. El reparto de esta versión del clásico tampoco es manco a priori, encabezado por el Denzel Washington que vive en ese pedestal dorado de que sus películas se ven sí o sí aunque sean una castaña, pero se le perdona todo a estas alturas de un actor estrella con motivos, razones y talento para serlo...

El problema principal es que el original es irrepetible y si bien aquí no la cagan los efectos digitales como en otras versiones de títulos míticos, la cosa no acaba de cuajar empezando por el reparto, con nombres con gancho comercial y queridos junto a otros que se quedan en nada y luego el montaje les quita aún más protagonismo aunque siempre parecen secundarios al lado del Denzel, el D´Onofrio y Etahn Hawke cuya solvencia protagonista y taquillera ya nadie pone en duda. Pero si en 1960 el grupo de siete era tal aunque con personalidades y tormentos emocionales distintos, eran un conjunto plural y unido por motivos circunstanciales. Luego está el tema de lo políticamente correcto y el protagonista es negro, tal vez para olvidar la mítica calva del Yul Brynner…

Luego está el tema de meter un chino, que tuvieron su nunca reconocido protagonismo en el mundo de la conquista del lejano oeste, pero si fuera un chino semi esclavo del ferrocarril que huye de sus opresores podría pasar, pero no, es un experto en artes de cuchillos marciales y demás tópicos que se dan a los protagonistas de rasgos chinos para aumentar la cuota de mercado. Porque el problema es que hablan de rencillas entre sudistas y yanquis pero capitanea un negro, eso chirría un poco porque no nos cuadra que de aquella fueran no racistas, pero aceptemos afroamericano como jefe de la partida. El mejor es Vicent D´Onofrio, porque Denzel se limita a poner muecas y caretos, es una vez más ese
actor atormentado de personajes atormentados rayando en la demencia más absoluta. Logra que su personaje cale en la memoria, tal vez por falta de referencias a tal personaje en la de 1960, y es la nota que distingue a esta actualización del título. El único reproche es que tarda en morirse una eternidad, una agonía a base de flechazos que sólo se le permite a él y que parece un guiñó al respetable diciendo que no nos tomemos muy en serio la historia...

Ethan Hawke nos gusta siempre aunque haga ñoñeces en ocasiones y aquí logra sacar partido a su personaje al dotarle de profundidad gracias a sus gestos faciales, un actor que interpreta con todo su cuerpo. Lo malo es que no se entiende que el canguelo crónico que sufre que le hace ser una nenaza llorona, genial la interpretación y de repente aparece en el momento apropiado y matando como si fuese puesto de farlopa. Cuando minutaje antes renuncia a seguir y se marcha en la oscuridad, ya sabemos que aparecerá para salvar la papeleta a los buenos, otro fallo de guión que terminó de cagar la poca emoción que transmitía el metraje visto hasta ese momento. El Hawke está redondo como siempre pero su personaje es por los fallos de guión el más perjudicado y previsible, fallo del director no achacable al actor.

Peter Sarsgaard, otro actor que nos encanta, logra hacer olvidar la comparación con el mítico Calvera, azote de los destripaterrones y labriegos mexicanos de la frontera porque en esta versión es un terrateniente minero que amarga la vida a una población del oeste. No está la cosa para poner a los mexicanos de tercermundistas y para olvidar el original resulta una buena treta, pese a que luego el director y guionistas se empeñen en cagarla como en el chiste del tipo que va cayendo; lo repiten hasta tres veces y en una de ellas con segundas y claro, si se es veterano y se vio el original lo pillas pero nos tememos que las generaciones digitales, salvo que la hayan visto, vean la gracia. Un despropósito más de intentar marcar diferencias con la original con resultado final de caricatura...

Sólo hay una damisela protagonista y aunque Haley Bennett lo intenta, siempre aparece con cara de dolor y su personaje se difumina a medio camino de la venganza, a medio camino de que se enamore y a medio camino de que la maten. Luego hay momentos de escenas que se prolongan segundos sin venir mucho a cuento. Las balas nunca se acaban y los malos no aciertan una y lo del ametrallamiento del pueblo si fuera con una ametralladora pesada soviética podría pasar pero que una de tiro rotatorio de la época haga tales estragos como que chirría un poco bastante...

Versión en suma que supone una decepción pese a tratarse de un producto casi sin mácula en los códigos actuales del género de acción llevado al género del indios y vaqueros. Tras debatir durante todo el turno de la jornada laboral restante hemos llegado a la conclusión de que deja un amargo sabor de boca como nos ocurre con otras revisiones tipo La Cosa o Desafío Total. Pero aunque no tuviera el lastre de ser una versión, tiene un lastre de dirección y de guión con cierto infantilismo y fallos de coherencia como que tengan el realista detalle del humo que provocaban los disparos cuando adiestran en disparar a los lugareños pero luego en las ensaladas de tiros que se lían el humo desaparece por arte de magia...
Está bien pero está infinitamente mejor la original de 1960 y se queda a medio camino de una regularcilla película del oeste y de un comic mal llevado a la pantalla, siendo magnánimos.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 

 
 
 
theadversiterchronicle@hotmail.es
           


No hay comentarios:

Publicar un comentario