The Adversiter Chronicle

viernes, 22 de junio de 2018

CRÓNICAS EN LA ÓRBITA DE LA ESTRELLA POLAR de W. Bishop


CAPÍTULO VII

Un halo de luz solar


El asteroide ha pasado por su elipse orbital y durante unas horas un halo de luz solar iluminó la penumbra. Se agradece ver un rayo de sol…
El núcleo neurona está en modo pasivo, debe de haber fregado allá abajo…
Joder, sigo pensando en “allá abajo” como si siguiera en órbita terrestre…
He de tener cuidado, podría estar en el comienzo del Síndrome de Bähaussen…
Hay algo que aún no he dicho, aun sabiendo que jamás volveré a habitar en una colonia con otros seres humanos, ni siquiera en los asteroides mineros. Supongo que al quedar todo registrado sigo sintiendo el estigma…
No eligen a los navegantes de misión de no retorno en asteroides por nuestras capacidades sino por nuestras incapacidades…
Catalogados en la Tierra como no productivos y no reproducibles, sólo nos queda aceptar ser navegantes. En la soledad del espacio no hay delirios, pero ese austriaco tras analizar cientos de archivos se dio cuenta de que el cerebro, la mente, crea realidades paralelas. No son delirios ni alucinaciones ni locura. Es un mecanismo de defensa de un órgano diseñado y evolucionado para convivir y sobrevivir. En la soledad del espacio hablar en voz alta ayuda pero somos elegidos por nuestra capacidad de distinguir delirio de Síndrome de Bähaussen. Las pruebas con navegantes Clase A demostraron que un navegante por muy inteligente y preparado que estuviera, terminaba volviéndose loco. Sencillamente no entendía lo que su mente le hacía hacer: hablar en voz alta para que otras misiones sacaran lecciones de la misión, estar solo sabiendo que los aparatos no detectan otra presencia…
En la Academia resulta aterrador escuchar sus últimas transmisiones. Terminaban agrediendo al núcleo neurona entrando en su programación, siguiendo su protocolo, anulaba los soportes vitales…
Fue entonces cuando decidieron sacarnos de nuestra reclusión y ofrecernos una nueva vida, una muerte en vida donde redimirnos de ser imperfectos. Una misión de no retorno en asteroides. Tendríamos tiempo de aprender los procedimientos durante la misión. Para nosotros el núcleo neurona no deja de ser un grillete como los que nos ponían de noche para dormir. Acabas comprendiendo al núcleo neurona, otra máquina inteligente inútil por si misma y que necesita de mi aprobación para actuar cuando hay conflicto. Mi guardián de mazmorra si pierdo el control...
Núcleo neurona es lo más parecido a Dios en esta inmensidad oscura y fría donde a veces puedes sentir un haz de luz solar.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 







 
                                                    



No hay comentarios:

Publicar un comentario